La vida de la mujer más solitaria del mundo en Siberia

Agafia Lykov es una mujer de 77 años que vive en el bosque de Siberia. Su familia huyó de Stalin en el siglo XX, pero ella no quiere abandonar su hogar.
11 DE DICIEMBRE DE 2021
Urgente 24

Karp Lykov, el padre de Agafia Lykov, en 1936 decidió abandonar la ciudad para refugiarse en Siberia de la persecución a creyentes que llevó a cabo Stalin. Todo lo que hacían era sobrevivir en el aislamiento, sin radio ni televisión, en la región de Jakasia del sur de la Siberia soviética, para evitar ser ejecutados por el régimen comunista.
Tal es así que nunca se enteraron ni de la segunda guerra mundial, ni de la guerra fría. Recién en 1978 cuatro geólogos que viajaban en un helicóptero explorando el territorio avistaron primero un jardín hecho por los Lykov y después, la cabaña donde vivían desde hace 42 años.

Como menciona la BBC, Karp y su esposa, Akulina, eran lo que se llama dentro de la iglesia ortodoxa rusa «viejos creyentes», cristianos que eran partidarios de los ritos y la liturgia más antigua. Estos «viejos creyentes» no aceptaban una profunda reforma que se había dado dentro de su iglesia en 1654 y que se conoció como la reforma de Nikon. Por eso habían sido perseguidos no sólo por los zares, sino también por el régimen comunista que se impuso en el país a partir de 1917.

Agafia ha estado sola desde 1988 dado que su padre, madre y hermanos se encontraban todos muertos
La mujer que se crió y vive en Siberia tiene costumbres totalmente desfasadas para la época actual y además de ser la mujer más solitaria del mundo, parece que también es la más ermitaña. Por ahora, sólo tiene un deseo:
Espero poder vivir hasta los 80 años. Después querré ir al cielo: esa es mi próxima parada.
El pueblo más cercano, Tashtagol, se encuentra a 250 kilómetros, cerca de la frontera de Mongolia; y únicamente se puede acceder luego de una caminata de dos semanas a pie. Sin embargo, el Covid-19 también llegó allí, y Agafia sobrevivió sin tratamiento, al cual no quiso acceder por motivos religiosos.
Aislamiento estricto
Su familia vivió en el bosque de Siberia 40 años sin contacto con otro ser humano que no sea de la familia. Su economía fue estrictamente de subsistencia. Se cree que en base a cultivos de papas y hortalizas, pesca y los productos obtenidos de la cría de cabras. Ahora, la mujer se ha mudado gracias a la ayuda de un magnate ruso que le donó una cuantiosa suma de dinero para construirle un nuevo hogar. El inicio de la construcción, una sencilla casa de madera de un piso, según los deseos de Agafia, comenzó en diciembre del año pasado. Debido a la inaccesibilidad de la región, hubo que construir la casa por etapas. Los troncos se trasladaron en tres vehículos y un tractor hasta un centro de recreación junto al río Ada, a 250 kilómetros de la vivienda de Agafia. Desde ahí el material fue transportado en hidrodeslizadores. En total, se necesitaron alrededor de 18 viajes de este tipo, ya que una balsa solo puede llevar una tonelada y media. Agafia pudo mudarse a su nuevo hogar en marzo, la primera vez que ha dejado la casa de sus padres, construida hace 80 años.

Hoy sólo recibe las visitas de investigadores o periodistas que van a visitarlas. Agafia se niega a mudarse a una ciudad, quiere morir donde murieron sus padres y vivieron casi toda su vida.

https://urgente24.com/foco/la-vida-la-mujer-mas-solitaria-del-mundo-siberia-n530900