La fanática de 95 años con Alzheimer que quiso ver a Nadal antes de olvidar “qué es el tenis y lo que significa Rafa”

Tras hacerse pública la situación, la organización del Masters 1000 de Madrid permitió el encuentro de la mujer con el tenista, que perdió contra Alexander Zverev pero le cumplió el sueño a Manuela.
7 de mayo de 2021
Carlos Delfino
LA NACION

1
Para el mundo del tenis, el foco este viernes estuvo en la primera derrota sobre polvo de ladrillo del español Rafael Nadal ante el alemán Alexander Zverev, que sucedió en los cuartos de final del Abierto de Madrid en un 6-4 y 6-4 que se extendió por casi dos horas. Sin embargo, ese partido tiene una historia en simultáneo que trascendió los límites de la Caja Mágica en la que se disputó y, más allá de la desilusión de los locales por la caída de su ídolo, generó sonrisas, emoción y aplausos para una actitud del mallorquín.

Manuela Navarro Esteban tiene 95 años y estuvo allí, en la butaca 22 de la cuarta fila del estadio. En el puñado de personas que pudo asistir al juego no pasó inadvertida, aunque su relación con el deporte de las raquetas fuera simplemente la de una entusiasta aficionada. La señora tiene principio de Alzheimer y su nieto, Carlos Carrizosa, hizo público el deseo de su abuela de verlo jugar en vivo a Nadal “antes de olvidarse de lo que es el tenis y de lo que Rafa significa para ella”. Apenas se enteraron, las autoridades del Masters 1000 organizaron el encuentro.

El crack no ganó ni un set, pero desplegó su magia para hacer feliz (una vez más) a Manuela. Rafa la recibió en los pasillos del estadio y dio un paso más: que el sueño no fuera cumplido simplemente desde las tribunas. Estuvieron cara a cara, barbijo a barbijo, en la tarde madrileña. “Espero que disfrute tanto de este día como lo estoy disfrutando yo”, anunció Carrizosa, tras pagar los 92 euros para estar en el sector Este de la cancha en la que se midieron el primero y quinto clasificado del torneo.

Manuela vio cada punto del partido como aquel chico que recibe de regalo su primera pelota y se llevó mucho más que una foto junto al 13 veces ganador de Roland Garros. “Lo he tenido delante mío, muy cerca, y ha estado hablando conmigo un buen rato”, contó Manuela. Estaba emocionada. Dijo que se sentía nerviosa tras la amena charla. No era difícil adivinar que debajo del tapabocas la sonrisa de la mujer se mantuvo como si lo hubiera visto levantar la Copa.

https://www.lanacion.com.ar/deportes/tenis/la-fanatica-de-95-anos-con-alzheimer-que-quiso-ver-a-nadal-antes-de-olvidar-que-es-el-tenis-y-lo-que-nid07052021/