Juana y Regino, todo un ejemplo de que el amor no entiende de edad

Juana y Regino anunciaron su deseo de contraer matrimonio a sus 90 y 87 años, respectivamente, tras haberse conocido en la residencia DomusVi Valdemoro (Madrid). Y los novios han celebrado su boda en el centro, ante unos invitados conmovidos por este acontecimiento, tan único como emotivo.

Geriatricarea.com

Desde que comunicaron su voluntad de formalizar sus sentimientos y contraer matrimonio, familiares, residentes y trabajadores de la residencia, se han volcado en los preparativos de la boda. Las palabras de Juana, esposa ya de Regino, resumen en pocas palabras la filosofía de vida que hay detrás de este emotivo acontecimiento. “Hay que vivir y disfrutar siempre el momento”, enfatizó la novia.

Juana nació hace 90 años en Madrid y llegó al centro residencial por decisión propia. Se define como una mujer muy coqueta a la que le gusta ir siempre arreglada e impecable, no en vano, fue modista en su juventud. Juanita -como así le gusta que le llamen- es alegre, dinámica y con una mentalidad muy abierta. Adora jugar a las cartas, escuchar música madrileña y, sobre todo, bailar, una afición que comparte con Regino, su esposo.

Regino tiene 87 años, nació en Aranjuez e ingresó en el centro durante los meses de confinamiento. Pese a no haber podido ir al colegio durante su infancia, es curioso y emprendedor y, por ello, acude a uno de los talleres de alfabetización que ofrece el centro, tres veces por semana, con el objetivo de aprender a leer y a escribir.

La directora del centro DomusVi Valdemoro, Rocío Martín, fue la encargada de presidir el acto y de entregar los votos a los novios. El enlace, contó con la presencia de familiares de la pareja y además, con un invitado muy especial, Sergio Parra, el alcalde de Valdemoro, que dio una gran sorpresa a los novios.

Juana y Regino, todo un ejemplo de que el amor no entiende de edad