Los adultos mayores invaden TikTok

Estamos viviendo una explosión de videos virales en TikTok protagonizados por personas con más de 60 años. Causas y consecuencias de este fenómeno inesperado.

La Voz
Brenda Petrone Véliz
martes, 21 de septiembre de 2021

Todos los días, TikTok da a conocer una importante cantidad de videos protagonizados por adultos mayores. Ya sea desde sus propios perfiles o desde cuentas de otras personas, su participación está rompiendo con el prejuicio que consideraba que esta red social era exclusiva para jóvenes.

Hay cada vez más usuarios que se sorprenden cuando ven el impacto que generaron los videos con personas mayores bailando, cocinando, haciendo ejercicio o incluso contando historias. En este fenómeno se cruzan la fama y el mensaje de quienes advierten que no debe olvidarse el respeto hacia las personas mayores .

En Latinoamérica hay muchas personas mayores que suben videos junto a sus seres queridos y terminan siendo virales sin proponérselo. Por ejemplo, la cuenta de TikTok de Melissa Díaz (@iammelidiaz) creció abismalmente el año pasado cuando publicó el primer video con su abuelo, Jorge Díaz.

Este medio conversó con ella vía Zoom. La joven peruana cuenta que todo comenzó cuando quiso armar su propia “videoteca” para no perder las grabaciones que tenía con su abuelo. Sin imaginarlo, subió un video donde Jorge entraba a su cuenta de Apple, y en cuestión de minutos, la gente comenzó a compartirlo. Luego, Melissa le explicó en qué consistía TikTok, le propuso seguir creando contenido y él accedió.

Melissa cree que encontró un vínculo entre su abuelo y los usuarios que lo siguen. “Muchos no han vivido con sus abuelos, otros no los han podido conocer e incluso algunos los perdieron en la pandemia”, deduce.

Melissa explica que Jorge siempre estuvo interesado en la tecnología ya que “es una persona bastante curiosa”. Cuando se volvieron virales, el hombre de 95 años se llevó una sorpresa. “Ni me imaginaba que podría llegar a pasar eso. Luego vi la oportunidad de expresar todo lo que sabía. He tenido que repasar algunas cosas porque la ciencia va a cambiando. Tengo que estar al día”, relata el entrevistado.

Hoy en día, Jorge les lee fragmentos de su autobiografía a sus seguidores vía streaming y les enseña sus conocimientos sobre medicina ya que es neonatólogo y especialista en salud pública y epidemiología. “Él lo ve como un trabajo y una responsabilidad”, destaca su nieta.

“Cuando Melissa me conectó a TikTok yo pensaba leer las partes de mi autobiografía que les podía llegar a interesar, pero ahora les hablo de la actualidad, de la epidemia y de los valores. Parece que les gusta. Los jóvenes son los que me hacen más preguntas. Yo me imaginaba que quizás mi público era mayor de edad, pero no”, cuenta Jorge Díaz.
Belito y la pizza napolitana

La cuenta de la creadora de contenido, Lucía (@luchitaisg), también pegó un gran salto cuando se viralizó un video improvisado que hizo con su abuelo, Belito García, pidiendo “una pizza napolitana con mucho ajo”.

El protagonista, vecino de la ciudad de Buenos Aires como su nieta, cuenta que “fue una gran sorpresa” cuando vio lo que había generado el posteo. “Imagínense, una persona como yo, que está casi en los 87 años, a esta altura de la vida recibir una cosa así… ¡hay que estar contento y alegre! Me pone en contacto con la juventud qué es lo primordial en nosotros”, expresa Belito del otro lado de la pantalla del Zoom.

A partir de allí, la joven de 19 años le abrió una cuenta propia a su abuelo (@belitorafael) y hoy en día siguen armando videos juntos. “¡Hasta grabamos sobre algunas fechorías que yo hice en mi juventud! Conté que me escapaba de la escuela por la ventana y se sorprendieron”, recuerda gracioso Belito.

También comparten discursos más serios destinados a los jóvenes, a los médicos y demás grupos sociales. Según Lucía, “él quiere usar la plataforma para influenciar de buena forma”.

“Quisiera hablarle a los jóvenes porque son el futuro de todos los países. Para nosotros se cumplió un ciclo. No supimos actuar y ya es demasiado tarde. Como miembro de esa corriente de gente mayor que muchas veces no supo actuar, quiero que ellos se encaminen para llevar una vida de progreso. Que estudien, que trabajen y que empleen el cerebro. El mensaje es ese. Que la vida se convierta en un paraíso de amor y no de odio”, enuncia Belito.
La pandemia ayudó

Según el blog de la app Sensor Tower, dedicada a posicionar apps en las tiendas virtuales, TikTok se convirtió en la primera aplicación móvil -que no es de Facebook- en alcanzar las 3.000 millones de descargas durante el 2021 en todo el mundo. A raíz del consumo registrado, la plataforma es actualmente una novedad en ascenso.

La periodista y fundadora de la consultora porteña Cultura de la Influencia, Miriam De Paoli, considera que el crecimiento de los videos virales con adultos mayores se debe principalmente a dos fenómenos combinados: “Por un lado, la pandemia aceleró el acercamiento de toda una franja generacional a las herramientas de internet, entre ellas las redes sociales; y por otro lado, muchas personas mayores tienen mucho contenido para brindar”.

De acuerdo con la especialista, los usuarios de más de 60 años tienen muchos conocimientos e historias para ofrecer y “cuando lo empiezan a brindar en redes generan rápidamente una comunidad etaria diversa”. Este “contenido de valor” impacta en el mundo digital y se vuelve viral en cuestión de segundos.

En este sentido, Melissa Díaz dice que la mayoría de las personas que siguen a su abuelo “se quedan impactadas” por los relatos que cuenta Jorge acerca de sus tiempos como médico. Por su parte, Belito reconoce la potencialidad de lo que produce con su nieta y se siente muy feliz ante las devoluciones de la gente. “Para una persona mayor tener el reconocimiento y el afecto de los jóvenes es como un sedante en su vida”, expresa.

Para De Paoli, las personas mayores encontraron en las plataformas tres cosas: “Primero, un lugar para relacionarse con sus hijos y nietos, hablar y comunicarse; segundo, entendieron que pueden encontrar temas alineados a sus gustos; y tercero, comenzaron a entretenerse y aprender rápidamente los códigos del lenguaje digital”.

En este punto es importante aclarar que, como dice la periodista, “estamos hablando de personas que tienen edad, no que no tienen capacidad de comprensión”. Por eso, señala, “no seamos etaristas de creer que porque una persona tiene más años es incapaz de reconocer, identificar y aprovechar estas oportunidades y relacionarse con las herramientas digitales”.
Contenido y mutuo acuerdo

En algunas cuentas las personas mayores son las que producen su propio contenido; en otras, son filmadas por sus amigos y/o familiares en bailes, discursos o desafíos del momento. Sea cual sea el motivo, Isolina Dabove, abogada, investigadora del Conicet y doctora en derechos humanos, considera que estos videos son buenos en la medida en que “promueven el envejecimiento activo y saludable”.

“Tenemos que difundir una imagen positiva de los adultos mayores porque si no la gente sigue pensando que todas las personas en nuestras vejeces son pasivas, costo-sociales, enfermas, etcétera”, afirma la entrevistada.

Por ejemplo, Melissa Díaz puntualiza que los videos que hace con su abuelo están destinados a desarraigar la idea de que “los abuelos son como niños”. “No es así y yo trato de demostrarlo con mi abuelito. Él es una persona que hace sus cosas, siempre tiene la iniciativa, es independiente y toma sus propias decisiones. Tenemos una idea errónea de lo que son los abuelos”, justifica en la nota.

Por su parte, las especialistas sostienen que la persona mayor tiene que dar consentimiento sobre el uso de su imagen en fotos y videos publicados, debe estar informada en todo momento acerca de lo que se sube a las redes y conocer aproximadamente el impacto que puede generar.

“Esta idea provocada por los viejismos de ‘le saco una foto y la subo a la red sin importarme nada’, hace que muchas veces las personas mayores se vean vulneradas en su intimidad e imagen”, sostiene Dabove.

Para la creadora de Cultura de la Influencia, cuando un contenido se vuelve viral, “es imposible frenarlo”. “Todo lo que subimos a la red a partir del momento en que apretamos el botón de compartir, deja de estar en nuestras manos”, sentencia. Por eso es muy importante que el adulto mayor tenga toda la información posible.
Abuelos no, personas mayores sí

En las historias de Jorge y Belito, Melissa y Lucía se dirigen a ellos como sus abuelos ya que, según Davobe, hay un “lazo de parentesco” que los une. Sin embargo, desde el punto de vista ético y jurídico, esto no implica que el público ajeno a esa relación familiar pueda nombrarlos de la misma manera.

“No me parece una costumbre correcta porque la abuelidad es una definición incompleta de la persona. No todos han sido padres o madres o, aunque lo hayan sido, no todos tienen nietos o nietas. Quizá lo decidieron así y nosotros le estamos dando un rol o función familiar a una persona que decidió no tener hijos”, define la entrevistada.

Aún así, la profesional reconoce que hay personas mayores que no tienen problema de ser llamadas cariñosamente “abuelos”. Por ejemplo, Jorge Díaz aclara que prefiere que le digan “abuelito” ya que “abuelo es muy despectivo”. El tema está en no etiquetarlos naturalmente de esa manera y cualquier cosa llamarlos por su nombre.
Influencers en crecimiento

Para ser influencer no basta sólo con aumentar de seguidores. Según De Paoli, un influencer es “una persona que tiene una comunidad, que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto y que por su presencia e influencia puede llegar a transformarse hasta en una marca personal”. Es importante que esta persona sea aceptada por aquellos con los que mantiene “una interacción real”.

Sin embargo, TikTok funciona de forma diferente ya que para influenciar “no se tiene que generar una comunidad” necesariamente. “Si tu video fue viral, los seguidores crecen automáticamente, por lo tanto el número de comentarios y la cantidad de visualizaciones del video nunca es cercano a la cantidad de seguidores”, explica De Paoli.

Por lo tanto, los adultos mayores que se hicieron virales pueden ser influencers en la medida en que hayan construído una comunidad y sólo si continúan generando contenido de valor. “Tener un posteo que se haga viral es una cosa, pero para mantenerlo en el tiempo necesitas generar contenido”, sostiene la especialista.

Una vez viralizados, Belito y Lucía pasaron de hacer sólo producciones divertidas a crear mensajes mucho más potentes. “Ahora que tenemos está posibilidad de llegar a mucha gente usamos esto más como una herramienta. Yo siempre veía influencers que tenían la misma cantidad de seguidores que tengo yo ahora, pero que no hacían nada para llegar de una forma positiva”, explica la joven.

Por su parte, Melissa y Jorge también continúan generando contenido, pero no se consideran influencers. “No creo que seamos influencers, pero sí creo que mi abuelo puede ser una influencia en las nuevas generaciones en el hecho de valorar la vida en todo sentido”, sostiene la entrevistada.

https://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/sorpresa-los-adultos-mayores-invaden-tiktok/