La abuela influencer: a los 88, la Nona Violetta se volvió furor con sus recetas en YouTube

Es de Campana, su nieta la filma cuando cocina y ya tiene 1.700 seguidores.

Tiffany Del Mastro
Clarín
25/08/2020

Para Violetta Fantini manejar la tecnología, a los 88 años, es poder llamar desde el teléfono fijo a sus hijos y nietos. Así les puede compartir lo que extraña los encuentros familiares previos a la cuarentena, donde los 14 parientes se congregaban en su mesa para disfrutar de sus especialidades italianas: las pizzas de los viernes y los ravioles del domingo.

La harina vuela por la cocina de azulejos turquesa, donde suena la radio de fondo. Las manos frenéticas de Violetta pueden batir el relleno de espinaca y amasar la masa sin descanso. Como inmigrante italiana conoce cada paso de la receta de memoria.

Su hija –quien vive en el piso de arriba de su hogar– entra cautelosa y decide tomarle unas fotos para eternizar el momento y permitirle al resto de la familia –que aún no puede reunirse– verla de manera virtual mientras prepara los ravioles caseros.

Por la difusión que generan los botones «compartir», las capturas espontáneas terminaron publicadas en el grupo de Facebook «Hijos y nietos de italianos» y a lo que era una intimidad familiar se sumaron centenares de cibernautas pidiendo la tentadora receta.

Su nieta Sol, oportunista, aprovechó la ocasión y se preguntó: «¿Y si grabo a la nona cocinando y, luego, lo comparto en las redes?». Así, posicionó la cámara y le pidió a su abuela que le explicara una de sus especialidades, que luego terminaría publicando en el canal de YouTube.

Con soltura, Violetta se puso el delantal y detalló cómo se hacen los cilli pieni (unas masitas dulces y rellenas), convencida de que le estaba enseñando tan solo a su nieta que se encontraba a su lado.

Lo que no sabía era que a sus 88 años estaba incursionando en las redes y que pronto se transformaría en un furor: una influencer culinaria con más de 1.700 suscriptores en vilo y 11.000 reproducciones por video. «La cuarentena tiene la culpa», dijo entre risas la mujer que posee un marcado acento tano.

Si bien en una oración pronuncia más vocablos en italiano que en castellano, ya pasaron 66 años desde que llegó a la Argentina.

«Con mi familia seguimos manteniendo el dialecto intacto. Las raíces nunca se pierden», explicó la abuela que aún cocina sus pastas dentro de una calare («olla» en italiano) de cobre, de los pocos tesoros que se trajo al emigrar de su pueblo Fossacesia, provincia de Abruzzo.

Dejó Italia a los 22 años para encontrarse con su marido Juan Di Lallo, quien había viajado dos años antes (1952) para conseguir un terreno en Campana, Provincia de Buenos Aires. Es en aquel lote donde luego edificarían la casa familiar que al día de hoy alberga a Violetta y parte de su familia en el piso de arriba.

«Mi amor por la cocina viene de la infancia. Me encantaba ver a mi madre cocinar. Me ponía un banqueta y amasaba con ella», rememora. De hecho, hay veces que comparte anécdotas de su historia en los videos, mientras espera que se hagan las preparaciones.

A Violetta le gusta oír a su nieta leer lo que la gente comenta y ver las fotos de quienes hicieron uno de sus manjares. Aún le cuesta comprender cómo hay personas que la miran desde distintas partes del mundo.

«La sorpresa más grande fue cuando le mandaron un mensaje de aliento sus parientes que quedaron en Italia (Milán) y los otros que emigraron a Canadá», agregó Sol.

Incluso, la popularidad que ocasionaron las grabaciones hizo que los vecinos de su barrio le pusieran nombre a su rostro reconocible y la saludaran por la calle. Es que, como cuentan sus parientes, «es una vecina muy conocida por todos: calle que camina, comerciante que la saluda».

Ahora, desde hace un mes que la virtualidad le brindó un nuevo pasatiempo para transitar la cuarentena. Tiene tan incorporada la dinámica de los programas gourmet –como El Gran Premio de la Cocina, su favorito– que al momento en que su nieta prende la cámara, siempre está preparada con una sonrisa.

«Parece una conductora, se nota que lo disfruta. Ya le dijimos que hasta podría tener su propio programa de televisión y se demuestra encantada», concluyó Sol, emocionada.

https://www.clarin.com/zonales/abuela-influencer-88-nona-violetta-volvio-furor-recetas-youtube_0_1eFaMJGne.html