La sorprendente historia de la anciana de 97 años que venció al coronavirus

Es de Pilar, estuvo internada 19 días y regresó entre aplausos al hogar donde reside. Sobrevivió a la guerra civil española, sufrió la muerte de sus hijos y fue voluntaria en hospitales.

Héctor Lescano Rojas
15/06/2020 –
Clarín.com

En medio del constante incremento de casos positivos y muertes por coronavirus, en Pilar se vivió una situación tan atípica como esperanzadora. Una anciana de 97 años consiguió superar la enfermedad pese a su avanzada edad.

Después de permanecer internada durante 19 días, fue dada de alta y regresó al hogar de personas mayores donde vivía hasta que la afectara la pandemia. Se convirtió así en la paciente de mayor edad en vencer al virus.

«Era un diagnóstico raro. El 26 de mayo se la llevaron a la guardia desde el hogar en el que está alojada por una posible obstrucción intestinal. Le hicieron el hisopado y dio positivo. Ese resultado era lo último que esperaba», cuenta su hija «del corazón», quien pide preservar su identidad y el de la paciente recuperada de la que todos hablaron este lunes en Pilar.

La anciana vive en el distrito desde hace unos 18 años. Contrajo Covid-19 a fines de mayo, según confirmaron en el hospital municipal de Escobar Juan C. Sanguinetti, donde entró con un cuadro febril, hipertensión arterial alta y vómitos.

«Ella es una persona muy fuerte. Vivió circunstancias de vida muy particulares, pero preservó siempre intactos sus valores. Es un ser de amor que siempre se brindó hacia el prójimo a pesar de las cosas feas que pasó», describe su hija emocionada.

En el video que se viralizó, donde emociona el aplauso de los médicos y quienes la acompañaron hasta su alta, no se percibe la historia de esfuerzo y superación de la mujer que hoy tiene 97 años.

De joven debió abandonar su tierra para migrar a Argentina. Las consecuencias de la Guerra Civil todavía se hacían sentir en España cuando ella y su marido buscaron un futuro mejor en Sudamérica.

«Sobrevivieron a la guerra y resolvieron venirse porque allá estaban muy mal. Se hizo la ciudadanía argentina y se convirtió en una mujer emprendedora y muy trabajadora, pero también sufrida. Tuvo dos hijos varones y un nieto, pero fallecieron», relata su hija, y destaca la fuerza de su madre para superar las adversidades.

Mientras vivía en la Ciudad de Buenos Aires, trabajó como voluntaria en los hospitales Casa Cuna, Muñiz y Ricardo Gutiérrez, cuidando pacientes. Después se mudó a la zona Norte del Conurbano bonaerense. «Era muy solidaria. Vivió ayudando a los niños y a la gente que llegaba de las provincias. Siempre se hacía tiempo para el prójimo, más allá de su edad. A los 91 seguía haciendo cosas. Es todo amor», cuenta su descendiente.

Su caso llamó la atención de todo el mundo médico y de las autoridades de Pilar. El intendente Federico Achával, presente en el Hospital Solidario COVID Austral, donde la paciente estuvo en la última etapa de su internación, dijo: «Se trata de una mujer que dio peleas a lo largo de toda su vida. Y hoy ganó una muy importante venciendo al virus. Estas historias nos muestran que todos los esfuerzos valen la pena. Su recuperación nos emociona y llena de orgullo».

«Cuando el resultado del hisopado dio positivo, cundió el pánico. Fue todo un sufrimiento. Ella perdió el don de la palabra. Es como que estaba indefensa», agrega su hija. Y destaca: «Me costó poder comunicarme con el hospital Sanguinetti. Pero cuando lo hice, pude comprobar que los profesionales trabajan a destajo y a consciencia, aún con riesgos de enfermarse. Me mantenían informada de su condición».

La anciana supo ganarse el afecto de todos los médicos y enfermeros que se cruzó. «Me decían que era una ternura, que le tiraban besos de lejos y ella respondía. No sé cómo hacía para comunicarse y hacerse entender», reflexiona conmovida la hija.

Con el paso de los días y las primeras mejorías, la trasladaron del Sanguinetti al centro de salud que construyó el hospital universitario Austral en Pilar.

«Fruto del coronavirus experimentó una neumonía. Pero estaba sana del corazón. Ella inauguró ese centro de salud. Fue la primera en atenderse, estaba solita. Horas después llegó un chico de 24 años», apunta su familiar más cercana, y cuenta que ya volvió al hogar donde residía, donde vuelve a comer de a poco por la boca, escucha radio y logra comunicarse.

Lo que es una incógnita para la anciana de 97 años y su hija es cómo se contagió. «En el hogar estaban aislados desde una semana antes de que empezara la cuarentena y no hubo ningún otro infectado. Tal vez se contagió en el traslado, pero no lo sé. Sí sé que en los hospitales Sanguinetti y Solidario del Austral trabajaron a destajo y sin parar. Es impresionante cómo cuidaron y se preocuparon. Les voy a estar siempre agradecida por su dedicación», cierra su hija.

https://www.clarin.com/zonales/sorprendente-historia-abuela-97-anos-vencio-coronavirus_0_hmmOv-4EM.html