El secreto para vivir más de 85 años: ser una persona optimista

Una investigación realizada por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, la Facultad de Medicina de Harvard y el Centro Nacional para el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) de Boston y publicado en la revista científica estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences tuvo como resultado que «los niveles más altos de optimismo se asociaron con una vida más larga y mayores probabilidades de alcanzar los 85 años».

urgente24.com

Muchas personas buscan la pócima para vivir más y mejor, pero la realidad es que estaría en nosotros mismos. Según estudios, ser optimistas prolonga los años de vida.

Una investigación realizada por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, la Facultad de Medicina de Harvard y el Centro Nacional para el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) de Boston y publicado en la revista científica estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences tuvo como resultado que «los niveles más altos de optimismo se asociaron con una vida más larga y mayores probabilidades de alcanzar los 85 años».

El estudio se basó en datos de 69.744 mujeres en el Estudio de Salud de Enfermeras y 1.429 hombres en el Estudio de Envejecimiento Normativo de Asuntos de Veteranos.

Estar en el grupo con miradas positivas se relacionó con una vida útil más larga del 11-15%, en comparación con el grupo «negativo». Los hallazgos sugieren que el optimismo puede ser una estrategia importante para promover el envejecimiento saludable.

«Existe mucha evidencia que sugiere que la longevidad va acompañada de la buena salud y nuestros hallazgos plantean la posibilidad de promover un envejecimiento saludable cultivando factores psicológicos como el optimismo», comentó Lewina Lee, autora del estudio, psicóloga de investigación clínica en el Centro Nacional para TEPT en el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE.UU. en Boston y profesora asistente de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Boston.

«Este estudio tiene una gran relevancia para la salud pública porque sugiere que el optimismo es uno de esos activos psicosociales que tiene el potencial de extender la esperanza de vida humana. Curiosamente, el optimismo puede modificarse usando técnicas o terapias relativamente simples», indicó a Today.

Otras investigaciones encuentran que solo alrededor del 25% de nuestro optimismo está programado por nuestros genes. El resto depende de cada uno y de cómo es la actitud a lo que depara la vida. «Hay investigaciones que indican que el optimismo en realidad puede mejorarse o fomentarse a través de ciertos tipos de entrenamiento. Por lo tanto, abre la posibilidad de que cultivar el optimismo y otros atributos positivos puede conducir a mejoras significativas en los resultados relacionados con la salud, incluida la longevidad”, expresó el neurocientífico Richard Davidson, profesor de psiquiatría en la Universidad de Wisconsin-Madison y fundador y director del Centro de Mentes Saludables a CNN.

Cómo entrenar el optimismo

Davidson practicó meditación y tuvo resultados muy buenos. Solo 30 minutos diarios de práctica de meditación en el transcurso de dos semanas le fueron necesarios para producir un cambio medible en el cerebro.

“Cuando este tipo de ejercicios mentales se enseñan a las personas, en realidad cambia la función y la estructura de su cerebro de una manera que creemos que respalda este tipo de cualidades positivas. Y eso puede ser clave para producir el impacto más profundo en el cuerpo”, indicó el neurocientífico.

Otras estrategias pueden ser:

*Ser más agradecido: Estudios demostraron que practicar el agradecimiento mejora las habilidades de afrontamiento positivo.

*Imaginar tu mejor «yo»: Imaginar un futuro en el que se hayan alcanzado todas las metas de la vida y con problemas resueltos. Una idea puede ser escribir durante 15 minutos acerca de un día futuro en vida en el que todo lo deseado se haya cumplido. En un estudio de 2011, estudiantes practicaron este ejercicio durante 15 minutos a la semana por ocho semanas. El resultado fue que se sintieron más positivos y estos sentimientos duraron unos seis meses.