Vacuna antigripal: qué deben hacer los mayores de 65 para dársela en forma segura

Autoridades y especialistas aconsejan informarse sobre qué modalidad de vacunación adopta cada jurisdicción, además de sedes, horarios y disponibilidad.

Florencia Cunzolo
14/04/2020 –
Clarín.com

Los adultos mayores son los más vulnerables frente a la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus​, por eso se les pide que, en la medida de lo posible, no salgan de sus casas salvo que sea estrictamente necesario y se apela a familiares, vecinos y/o voluntarios para que los ayuden con las compras de alimentos, medicamentos y con cualquier tipo de asistencia que requieran. Sin embargo, en estos días se convoca a quienes tengan más de 65 años a darse la vacuna antigripal y, salvo aquellos que pueden acceder a recibirla en su domicilio, la mayoría tiene que salir para aplicársela.

«Sabemos la importancia de la vacunación contra la gripe y el neumococo en poblaciones que tienen mayor riesgo de complicaciones y mortalidad. En el contexto de la pandemia por Covid-19 la vacunación se considera un servicio esencial, pero es fundamental una correcta planificación de la estrategia para que una recomendación (la de vacunarse) no se contraponga con otra (el distanciamiento social, en especial en poblaciones vulnerables)”, dice a Clarín Florencia Cahn, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE).

«Es todo un tema la vacunación del adulto mayor. Por un lado no queremos que salgan, pero por otro lado hay que vacunarlos», plantea Iris Aguilar, jefa del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) de Mendoza, provincia que implementó una exitosa campaña de vacunación en iglesias.

“Buscamos lugares fuera de los centros de salud y lo que hicimos fue coordinar con el arzobispado de la provincia para que nos habilitara las iglesias cabecera de cada municipio. ¿Las iglesias por qué? Porque nos garantizaban el distanciamiento social, colocando a una persona en cada extremo de un banco o banco de por medio, porque nos asegurábamos la ventilación y la circulación rápida y porque son lugares de referencia que todo el mundo conoce. El impacto de esos cinco días vacunando en iglesias fue muy grande, llegaron a colocarse entre 1.000 y 1.500 dosis en 5 horas en cada una, lo que nos llevó a tener un buen pool de adultos vacunados”, añadió Aguilar, también integrante de la SAVE.

Es que en tiempos de aislamiento social preventivo obligatorio, autoridades sanitarias, jefes y jefas de inmunización de cada provincia, farmacéuticos y vacunadores en general debieron buscar soluciones innovadoras para cumplir con esta medida de cuidado clave para prevenir complicaciones y hospitalizaciones por gripe y neumonía, otras patologías respiratorias potencialmente graves.

Este año la vacunación se realiza en forma escalonada: primero personal de salud y mayores de 65 años, para evitar que los mayores entren en contacto con otros grupos poblacionales (luego vendrán embarazadas y menores de 24 meses, y posteriormente personas de 2 a 64 años con enfermedades de base).

Desde el Ministerio de Salud enfatizan la importancia de informarse sobre cómo implementa cada jurisdicción la vacunación en los adultos mayores. «Fue un desafío para las 24 jurisdicciones, que pusieron en marcha muchísimas estrategias innovadoras para poder vacunar a este grupo de riesgo en el contexto del aislamiento. Se hicieron vacunaciones en automóviles, en plazas, en escuelas, en iglesias, en domicilios, en geriátricos, tratando de no mezclar población enferma con población sana, para que el ir a vacunarse no sea un riesgo de enfermedad por otra causa», comentó Analía Mykietiuk, directora de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles durante el reporte matutino del Ministerio de Salud.

Para la infectóloga Andrea Uboldi, ex ministra de Salud de Santa Fe e integrante del comité de expertos que asesora al gobierno provincial en la gestión de la pandemia, el mensaje para los adultos mayores tiene que ser: «Es importante que sepas dónde te tenés que vacunar. Consultá antes de salir. Si no lo podés hacer, pedí ayuda para que otro te averigüe. Es muy importante que te vacunes y también el tránsito seguro: si podés, andá caminando, tratá de no tomar transporte público; si no podés ir solo porque tenés alguna dificultad, consultá al teléfono de contacto en cada localidad para que alguien pueda acompañarte o transportarte; recordá tocar la menor cantidad de objetos posibles en el camino; mantenerte distanciado del otro y si tenés un tapabocas colocátelo”.

En la Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, la vacunación de los mayores de 65 años que se atienden en el sistema público de salud arrancó el jueves 9 y se extenderá hasta el 7 de mayo en 80 puntos que incluyen escuelas, centros comunitarios e iglesias. No hay que concurrir a hospitales ni centros de salud. Para que se realice en forma organizada, se estableció un cronograma en base a sexo y terminación del número de DNI. «Solo salí para vacunarte o cobrar la jubilación», les piden a los mayores desde el Gobierno porteño.

En la Provincia de Buenos Aires, cada municipio implementa estrategias diferentes, por lo que es clave que los mayores o sus familiares averigüen qué modalidad se está llevando a cabo antes de acudir a vacunarse. Quilmes, Berazategui, Lomas de Zamora, Marcos Paz, Pilar, entre otros, realizan vacunación a domicilio. La Matanza, el partido más poblado del GBA, realizó operativos en las filas de los bancos los días de cobro de jubilados –algo que también realizaron otros municipios- y dispone postas rotativas en plazas y puntos clave. En Avellaneda, personal de las unidades sanitarias recorre los barrios, en el departamento de vacunas se dispuso una organización especial para evitar aglomeraciones y se descentralizó la actividad a polideportivos, comedores y complejos habitacionales.

Los afiliados a PAMI de todo el país deben concurrir a las farmacias habilitadas más cercanas a su domicilio con credencial y siempre con turno previo. El turno es clave porque las farmacias llevan adelante medidas de seguridad que contemplan el evitar filas -además de elementos de protección para el personal y desinfección del gabinete-, pero también para asegurarse que la vacuna esté disponible, ya que muchas farmacias ya se quedaron sin stock.

«Hay gran demanda, todos quieren vacunarse en la primera tanda. Pero si bien el Ministerio de Salud y PAMI lograron adelantar el inicio 15 días, la campaña continúa y se hace en varias tandas», afirma a Clarín Isabel Reinoso, presidenta de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA). «No se terminaron totalmente, debe quedar entre un 20 y un 25% del primer envío», estimó y añadió que “las previsiones hechas en diciembre para este año volaron por el aire».

El Ministerio de Salud compró 11.740.000 vacunas antigripales, casi 2 millones más que el año pasado. «Nunca el laboratorio entrega todas las dosis juntas porque la producción continúa y se debe esperar a que ANMAT libere los lotes para continuar con la distribución», señaló Reinoso.

En este sentido, ante la consulta de Clarín, desde la Dirección Ejecutiva de PAMI informaron que se están aplicando las vacunas contra la gripe en las farmacias adheridas en todo el país, respetando el cronograma que se diseñó para garantizar el distanciamiento físico, y adelantaron que mañana 15 de abril «se repondrá un nuevo lote de las dosis que provee el Ministerio de Salud de la Nación en los lugares donde puedan haberse terminado».

En tanto, el coordinador médico de PAMI, Eduardo Pérez, apuntó que varias jurisdicciones recién están empezando la inmunización. «Hay que tener en cuenta que la campaña de vacunación contra la influenza comienza en abril y habitualmente termina los últimos días de julio, dependiendo de la temporada», dijo Pérez y pidió a las personas afiliadas “paciencia, que no se agolpen en las farmacias y que no se preocupen porque el período de inmunización dura varios meses” e hizo hincapié en el hecho de que la vacunación antigripal no protege contra el nuevo coronavirus. «Por supuesto que es importante para prevenir las infecciones del invierno, pero no previene del Covid-19 y, teniendo en cuenta que durante abril y mayo habrá más vacunas disponibles, en estos momentos el beneficio de no transitar es mucho mayor».

También es altísima la demanda en el sector privado. Romina Gigliotti, presidenta de Vacunar -uno de los vacunatorios privados que mayor demanda atiende- contó a Clarín que en un principio, habían dispuesto un horario de atención exclusivo para los mayores de 65, de 8.30 a 10.30, pero tuvieron que cambiar de modalidad porque se generaban problemas si no lograban finalizar a tiempo. «Se vivieron situaciones terriblemente angustiantes porque los que venían con su turno no querían esperar a que se terminen de vacunar los mayores».

Y añadió que la demanda de turnos en los centros y de pedidos de vacunación a domicilio fue tal que llegó a colapsar el sitio web. Actualmente están otorgando por día 2.000 turnos en las 21 sucursales distribuidas en Ciudad y Gran Buenos Aires y visitan unos 400 domicilios.

https://www.clarin.com/buena-vida/vacuna-antigripal-deben-hacer-mayores-65-darsela-forma-segura_0_PZiTRKngu.html