Tiene 77 años y baila tango todos los días durante la cuarentena: “Así extraño menos la milonga”

Norberto Landerreche decidió afrontar la pandemia con paz y sabiduría. Cada mañana se propone mejorar en el baile y buscar nuevos objetivos. Lo entristece no haber podido conocer aun a su nieto que nació durante el aislamiento: “Ya llegará el día de tenerlo en mis brazos”

Por Camila Hadad
22 de abril de 2020
infobae.com

Norberto Landerreche (77) es sinónimo de fortaleza mental. Esta cuarentena decidió ponerse objetivos a cumplir para poder calmar la ansiedad de la mente. Periodista y amante de los viajes, “desde que me empezó a ir bien en mi profesión empecé a viajar todos los años en un crucero con mi esposa”, cuenta. Justo en este 2020, por un tema de salud, decidió preservarse y no embarcó. El destino quiso que fuera una decisión acertada: llegó la pandemia de coronavirus.

La cuarentena lo encontró en su casa de Capital Federal con su mujer brasileña, Nida. Encerrado en su casa, cumpliendo con el aislamiento, fue abuelo. “Lo más insoportable que me ha ocurrido es no haber podido conocer todavía a mi segundo nieto, Federico, que nació el 1 de abril. Mi hijo y mi nuera pudieron mostrármelo solo una vez a través del vidrio de la puerta del edificio donde viven. No haberlo podido tener en brazos y besarlo fue desesperante, sin saber cuando podré hacerlo. Pero ya llegará ese día… Algo similar ocurre con mi mujer: su único hijo hijo vive en Brasil y la hará abuela por segunda vez en julio pero seguramente no podrá ver a su nieto por mucho tiempo”.

Landerreche afirma que no le tiene miedo al coronavirus. Solamente le preocupa que afecte a algún ser querido. “Soy realista y tomo la pandemia como un naipe más en la baraja de la vida. Tengo optimismo en que va a ir decreciendo. Con mi esposa hacemos lo posible para adaptarnos a la nueva situación sin dramatizar en exceso y tratando de convertir cada minuto del día en algo positivo. Hacemos, con las limitaciones del caso, todo aquello que nos proporciona placer”, dice.

Norberto y Nida aprovechan estos días para recordar su historia de amor y además bailar tango. “Perfeccionamos nuestra técnica y ensayamos pasos nuevos. Tambien hacemos footing en la terraza del edificio, pesas y gimnasia, una hora por día sin dejar de cumplir nunca. Jugamos mucho ping pong en una mesita improsvisada… en esto somos buenos. También mucho Whatsapp y Facebook. En mi caso, juego ajedrez por internet con rivales de todo el mundo. Y, por supuesto, disfrutamos de una buena mesa, con comidas especiales, sin abusar», revela.

Y expone su costado tanguero. “Extrañamos mucho ir a las ‘milongas’. Ibamos día por medio y no sabemos cuando volverán, seguramente será la última actividad en normalizarse, dado que el abrazo y la proximidad de los cuerpos es lo más tentador para el virus”, expresa nostálgico el periodista.

Cuando se le pregunta sobre la medida que intentó el Gobierno sobre las personas mayores de 70 años dice que fue un gran error. “No se puede subestimar así la inteligencia y la responsabilidad de los adultos. Me sentí como un nene a quien el papá lo reta porque ensució la pared con un crayón». Norberto vive de su jubilación y del alquiler de dos monoambientes que tiene en la Capital. La jubilación la cobra vía home banking y cuenta que no va personalmente al banco porque le da terror.

Norberto dice que extraña mucho a su familia. Anhela con todo su corazón que todo vuelva a la normalidad. Con sus hijos, sus primos y nietos se comunican diariamente en forma virtual. Afortunadamente no necesitan ayuda. “por ahora nos autoabastecemos solos y bien”. Él y su esposa cumplen con todos los protocolos de cuidado personal, usan barbijo y guantes descartables cuando salen a la calle, utilizan mucho alcohol en gel y se lavan cinco veces al día con agua y jabón.

El COVID-19 cambió muchas cosas en su vida, pero no su pasión tanguera: “Cuando bailamos el virus no existe”, afirma.

https://www.infobae.com/sociedad/2020/04/22/tiene-77-anos-y-baila-tango-todos-los-dias-durante-la-cuarentena-asi-extrano-menos-la-milonga/