Luis Cámera: “Cuando termine todo esto, las personas mayores van a tener mucha voz. Será una revolución”

Desde que comenzó la cuarentena obligatoria, cada vez más se habla de los adultos mayores de 65 años, que en nuestro país son casi el 12 % de la población, según las últimas cifras del INDEC. Se ha visibilizado la dificultad de este sector con la bancarización, el uso de plataformas digitales y de cajeros automáticos. El 58,5 % no usa internet, el 82,2 % no accede a una computadora mientras que, en cambio, sólo un 35,4 % no usa celular, de acuerdo a cifras del mismo organismo estatal del cuarto trimestre del 2018.

Alejandro Czerwacki
18/04/2020
Clarín.com

El doctor Luis Cámera es un reconocido médico y creador del Programa de Medicina Geriátrica del Hospital Italiano, lugar donde sigue atendiendo. “Sí, para ellos el contacto personal es muy importante y no quieren manejarse con máquinas –explica a Clarín. Sumado a todo este cambio repentino por el virus, existen también dificultades cognitivas para usar cierta tecnología y la necesidad de estar frente a otra persona y explicarles qué necesitan”.

-¿Cómo cree que seguirá afectando a los adultos mayores este aislamiento?

Es difícil saberlo pero cuando pase la pandemia habrá un reacomodamiento general para tratar de volver al estado previo a esto y es posible que haya grandes perdedores y algunos ganadores. Dentro de los grandes perdedores pueden estar los ancianos vulnerables y muy frágiles, muchos de los cuales en el mundo, por esta pandemia, han muerto solos y que sus seres queridos no pudieron despedirse y viceversa.

-¿Qué relación hace entre mayor expectativa de vida de este segmento etario y estos contextos que estamos atravesando?

El mundo moderno, a través de medidas socio sanitarias, ha logrado tremendos avances en la salud en gran parte de la población y en no mucho tiempo se generó un alargamiento de la vida de manera francamente significativa. El desafío nuestro es tratar de enfermarnos lo más lejos posible de cuando nacemos, muy poco antes de morir. Sin embargo, todo este problema del virus y el aislamiento puede agigantar un fenómeno a nivel mundial que estamos viviendo y se llama ageísmo, que es una discriminación muy clara a las personas mayores probablemente departe de los millennials, con un cierto hastío con ellos. Es posible que los logros que hemos obtenido con la prolongación de la vida se vayan a ver frenados por decisiones que pasen por lo económico y político. Temo que este ageísmo se pueda agigantar aún más y que se te tomen decisiones de cierta gravedad para ellos.

-¿A qué se refiere?

En algunos países se debate el qué hacer con la jubilación, cómo se las pagamos y todo ese mar de fondo que puede estar impactando en la gente joven que siempre ha visto a los ancianos como en el final de su vida. La pelea está surgiendo en este momento porque muchas de esas personas de 65 a 80 años están muy activos, con ganas de hacer cosas y están disputando espacios de la gente joven. Vemos a Mirtha Legrand que cuando habla, los asesores políticos tiemblan y es una persona de novena década de vida y un fenómeno único.

-¿Quiénes pueden frenar entonces a los adultos mayores activos?

Básicamente los planteos que desde una visión macroeconómica o estadística nos ven como rivales y más aún si hacemos un esfuerzo tremendo para que vivan la mayor cantidad de tiempo. Esto va a generar más aislamiento en esas personas, más si afuera les colocan el rótulo de anciano. El proceso de envejecimiento ha cambiado tanto que si tomáramos a las mujeres europeas viven casi treinta años por encima de la jubilación. Y mientras tanto Lagarde (Christine), que estaba en el FMI, pidió bajar todas las pensiones por el riesgo de que la gente viva más de lo esperado y esto haga colapsar el sistema económico de las pensiones. Fomenta ese ageísmo, aunque ella misma esté llegando a esa edad. Hablaba del riesgo de la longevidad y la amenaza para las finanzas públicas.

-Esta cuarentena se prolonga, y las personas mayores deben guardar especiales recaudos, sin salir de sus casas. ¿Cómo seguir alentándolos sin deprimirlos o retarlos?

Desde el punto de vista anímico todos nos vamos a deprimir, no solo los más grandes, frente a la situación del impacto de la pandemia y de lo económico que está teniendo. No es fácil sostener la moral con toda esa información que hay alrededor, es dura de escuchar. Pero la estrategia del aislamiento físico no significa que también lo sea en lo emocional ni cognitivo ni informativo, hay que tratar de mantener los estímulos lo mejor posible. Si bien algunas personas pueden quedar con algún daño psicológico, la mayoría de los ancianos de más de 75 años son muy fuertes psicológicamente y van a seguir haciendo cosas y que no nos sorprendan que ellos quieran ser también voluntarios.

-¿Habla de la fortaleza que hay en ellos mismos?

Si, son personas que están llegando muy activos intelectual y laboralmente, que toman decisiones, con una experiencia muy lograda y ganas de hacer cosas. Ya no es la imagen de una persona que está esperando la muerte. Tenemos la oportunidad de hacer un segundo ciclo de vida: ya cumplimos con el tener pareja, hijos y eventualmente nietos. Y esto genera una tremenda transformación y así como existirá el ageísmo, habrá una cantidad de ancianos con una potencia de querer hacer cosas significativas. Es una generación curtida de trabajo y de enfrentar las dificultades. No están esperando que la gente le de cosas, salen a construir su propio destino. Algunos van a caer pero la mayoría va salir. Este segundo período de vida es para cuando termine todo esto y las personas mayores van a tener mucha voz dado que son muy activos. Será la revolución de los ancianos.

Señas particulares

​​El doctor Luis Cámera tiene 66 años y se recibió de médico en la UBA en 1977. Es médico clínico del Hospital Italiano desde 1982 y allí , en 1994, fue generador del Programa de Medicina Geriátrica, del que la institución es pionera y donde fue su jefe hasta hace poco. Dentro del programa generaron capacitación docente en psicogeriatría, demencia y son referentes como docentes en temática de geriatría entre médicos clínicos, generalistas y de familia. Fue co-fundador de la Sociedad Argentina de Medicina y presidente del Foro de Medicina Clínica (FMC). Fue nombrado Visitante Ilustre en diferentes ciudades latinoamericanas.

https://www.clarin.com/opinion/luis-camera-termine–personas-mayores-van-tener-mucha-voz-revolucion_0_hl9M36ous.amp.html