Premio revelación a los 84 años: la emocionante historia de la actriz que ganó un Goya

Nunca es tarde para empezar y Benedicta Sánchez lo demostró. Llegó a la actuación gracias a su hija. Y dio un discurso que hizo llorar a los presentes.

Clarín
27.1.2020

A los 84 años Benedicta Sánchez nunca imaginó que podía convertirse en una estrella de cine. Pero su hija la llevó a un casting y terminó siendo una parte imprescindible de Lo que arde, la película Oliver Laxe. Tal es así, que la señora se llevó la estatuilla que la coronó como actriz revelación durante la entrega de los premios Goya. Demostró que nunca es tarde para arrancar con una pasión.

Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia fue cuando Sánchez subió al escenario a recibir su premio. «La vida te da sorpresas y esta es una muy grande en toda mi larga existencia. Se lo dedico a mis padres que partieron, a mi hija que me llevó al casting, a Oliver Laxe y su equipo, que no creo que haya una princesa a la que hayan tratado mejor».

Sin un discurso preparado, pero con una emoción que la desbordaba, Sánchez no sabía bien como seguir: «Me faltan palabras, familiares políticos y de sangre ¡Ayúdenme!, díganme cosas para que yo pueda decirlas porque sino me quedo enmudecida». Y con mucha espontaneidad causó risa entre el público: «¿Me puedo ir ya? Gracias en especial para mi hija y mis queridos nietos, que no se olviden de la yaya que les quiere mucho», cerró la debutante en la pantalla grande.

Sánchez se convirtió en la persona de mayor edad en ganar un Goya. Superó a Rafaela Aparicio, que lo obtuvo con 83 años en 1989 por El mar y el tiempo. Pero el récord duró solo unos minutos. Veinte premios después al de actriz revelación, se entregó el de mejor interpretación femenina de reparto, que se lo llevó Julieta Serrano, de 87, por su papel en Dolor y gloria. La marca llevaba 30 años sin romperse y se batió dos veces en pocas horas.

En una entrevista con El mundo, la actriz habló sobre su vida y dejó en claro que lleva «bien vividos» cada uno de sus años: se casó muy joven, viajó por todo el mundo, fue fotógrafa en Brasil, sufrió mal trato, se separó de su marido, se hizo vegana, y contó que es una librera especializada en filosofía.

De los largometrajes nominados al Goya a mejor película, con sus cerca de 400 mil euros de taquilla y más de 73 mil espectadores, Lo que arde fue la película menos vista.

Sin embargo, el filme batió récords significativos. De los estrenos limitados (menos de 50 pantallas en toda España) fue la película más vista del año. También fue la filmada en gallego con mayor recaudación de la historia. Según la revista Vanity Fair, en Galicia el suceso fue tan grande que personas de las aldeas bajaban a los cines para conocer el drama de esta madre.

El filme se centra en Amador (Amador Arias), un pirómano, que cumple condena luego de haber provocado un incendio. Regresa a su casa, en un pueblo perdido entre la montañas de Galicia, a vivir son su mamá, Benedicta (Benedicta Sánchez), su perra Luna y sus tres vacas. Sus vidas transcurren tranquilamente, hasta que un fuego violento arrasa la zona.

Para la Argentina hubo buenas noticias en los Goya: La Odisea de los giles, filme dirigido por Sebastián Borensztein, se llevó la estatuilla a mejor película extranjera de habla hispana.

https://www.clarin.com/espectaculos/cine/premio-revelacion-84-anos-emocionante-historia-actriz-gano-goya_0_36cjY99b.html