A los 91 años publicó su primer libro de poesía y ya prepara el segundo

Clara Botiglieri se inspira en las relaciones afectivas. “El amor es mi motor, escribir me alegra los días”, dice.

Constanza Oronel
25/11/2019
Clarín.com

José Martí dijo: “Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”. Y Clara Botiglieri (91) las cumplió al pie de la letra.

A los cuatro años, la niña que se crió con sus tíos aprendió a leer y a escribir mientras ellos ojeaban el diario de principio a fin. Eso provocó que cuando su padre la iba a visitar y llegaba con libros de regalo, todo fuese fiesta. “Mi papá era payador -cuenta la vecina de Boulogne-. Esperaba con ansias las novelas y poesías que me traía mes a mes”.

Pero a pesar de ser una fiel amante de la lectura y nutrirse de diversos textos literarios, su verdadera pasión la encontró detrás de una birome y un papel. Y cuando vio cómo las letras que salían de su puño se transformaban en versos de amor, entendió que la escritura sería parte de su esencia. “Escribir me alegra los días”.

Con 20 años y una infancia con carencias materiales, la joven decidió poner su pluma en las relaciones afectivas entre parejas, hermanos, padres e hijos. Este mes, después de casi siete décadas, publicó “Luces y sombras del amor”, su primer libro con los poemas escritos durante toda su vida.

“El Círculo de Poetas de Boulogne me cumplió el sueño de poder escribir mi propia obra -admite emocionada-. Las personas que asistieron a la presentación pudieron conocer mi alma, porque en esos textos están mis vivencias y mis penas”. Además, asegura que recibió muchos halagos, pero se sorprendió cuando la compararon con Alfonsina Storni, Rubén Darío y Antonio Machado. Aunque su favorito siempre será Almafuerte. “El le enseñaba a los pobres del pueblo y lo echaron porque no era maestro -explica-. Yo hice lo mismo en La Rioja. Cuando me cruzaba chicos en la calle y me decían que no podían ir al colegio, los invitaba a estudiar a mi casa y les enseñaba a leer”.

Para que no le falte ningún mandato social, se aseguró de plantar muchos árboles en el jardín de su casa y fue madre de tres hijos, abuela de 12 nietos y bisabuela de nueve bisnietos. “En la familia somos muchos los que tenemos este don literario. Mi bisnieta de seis años dice que de grande quiere ser poetisa.Es genético, está en el ADN”, comenta entre risas.

Ejemplo de perseverancia y superación, Clara nunca dejó de perseguir sus metas y anhela que sus logros motiven a otras personas de su edad a no bajar los brazos porque “siempre se puede lograr”. Hoy, está preparando su próximo libro de historias rimadas y continúa plasmando palabras en su cuaderno espiralado. “Hace poco encontré las cartas que nos escribíamos con mi marido cuando él viajaba por trabajo al interior del país. Las leo y me inspiran. El amor es mi motor”.

https://www.clarin.com/zonales/91-anos-publico-primer-libro-poesia-prepara_0__Ct7HQR8.html