Fotografiar animales «me enseñó que la vejez puede ser una bendición»

Tras haber cuidado a su madre, quien padecía Alzheimer, una fotógrafa le tomó pánico a la idea de envejecer. Para curarse, decidió comenzar a fotografiar animales viejos, buscando poder tomar otra óptica respecto del tema. Sin embargo, ¿dónde encontrarlos? ¿Dónde encontrar vacas, gallinas, cerdos viejos? Si en los mataderos, no suelen llegar a su 1º cumpleaños. Isa Leshko fue a buscarlos a refugios a lo largo de USA. Sitios donde llegan animales que fueron rescatados de mataderos o de granjas investigadas por crueldad. Se pasó días con ellos tirada en el piso para entrar en confianza y trabajó con la luz natural para no invadirlos.

24.5.2019
Urgente24

En su libro «A los que les fue permitido envejecer: retratos de animales viejos de granjas santuario», la fotógrafa Isa Leshko buscó capturar la belleza de animales que, tras haber sufrido torturas horribles, fueron rescatados y tuvieron la suerte de poder envejecer -algo muy raro para un animal de granja-.
La mayoría de los ejemplares que aparecen en las imágenes fueron rescatados de mataderos o granjas investigadas por autoridades por casos de crueldad animal, y puestos en refugios en USA.
«No hay nada como la relación con una mascota vieja -un perro o un gato-, que ha estado a nuestro lado durante años, formando un lazo inefable. Las consentidas mascotas, sin embargo, son una rareza entre animales que han sido domesticados. Los animales de granja, por ejemplo, suelen ser carneados antes de su primer cumpleaños. Nunca nos detenemos a pensarlo, pero las imágenes típicas que vemos de vacas, gallinas, cerdos y demás, son de animales jóvenes. ¿Qué veríamos si se les permitiera envejecer?», pregunta Leshko en el libro.
En entrevista con Marc Bekoff, de la revista Psychology Today, Leshko relata que empezó a tomar estas fotografías a partir de una experiencia personal. Tras haber cuidado a su madre, quien padecía Alzheimer, ella le tomó pánico a la idea de envejecer.
Así, empezó a fotografiar animales geriátricos para poder mirar este miedo desde una nueva óptica.

Mientras los fue conociendo y descubriendo sus historias, les tomó tanto cariño que la idea de hacer algo por ellos, de ser su voz, se volvió el centro de su trabajo.
Su objetivo es mostrar que estos animales sienten placer y dolor, alegría y tristeza, miedo y bronca. Aman a sus crías y sufren cuando son separados de ellas. Algunos son tímidos y reservados, otros extrovertidos y afectuosos. Algunos son solitarios, otros tienen amistades fuertes con otros animales. Cuando sus amigos mueren, ellos sufren.
«Me seguí centrando en animales viejos de granja porque no es menos que un milagro estar en la presencia de un animal de granja que ha llegado a la edad adulta», explicó Leshko.
Para tomar las fotografías, apunta la fotógrafa, pasó varios días acostada en el piso junto a los animales, ya que al principio ellos suelen ser desconfiados de las personas. Trabajó con luz natural para ser lo menos invasiva posible.
«Estar en presencia de animales de granja que desafiaron todos los obstáculos para llegar a la edad adulta fue una experiencia poderosa para mí. Me enseñó que la vejez puede ser una bendición y no una maldición», dijo.

https://www.urgente24.com/juntos-bien/equilibrios/fotografiar-animales-me-enseno-que-la-vejez-puede-ser-una-bendicion