Las plataformas se suman a las series protagonizadas por la tercera edad

Entre las series de superhéroes, investigadores, policías, comedias de situación… todas protagonizadas por jóvenes o adultos de buen ver, con algún secundario de edad madura, pero no anciano del todo, se están colando series donde las personas mayores no solo aparecen de manera regular, sino que son los protagonistas.

La serie Grace y Frankie, protagonizada por dos mujeres en la tercera edad, sus exmaridos y su círculo de allegados en una de las más longevas de la plataforma Netflix. Está ya en la quinta temporada y sus actrices protagonistas, Jane Fonda y Lily Tomlin, rompen todos los moldes tradicionales de lo que se ha entendido tradicionalmente que debe hacer y sentir una persona mayor.

Otra serie triunfadora El método Kominsky, por la que su protagonista,Michael Douglas, ha ganado un Globo de Oro. En ella nunca es demasiado tarde para aprovechar las segundas, terceras, cuartas, o las que sean oportunidades que da la vida.

Otra serie basada en la tercera edad es Getting On, una comedia que duró tres temporadas que cuenta en clave de humor las vicisitudes de profesionales de la salud que atienden a los pacientes mayores. Y también se ofrecen películas como Nosotros en la noche, que vuelve a juntar a Jane Fonda y Robert Redford, medio siglo después de que interpretaron a unos recién casados en Descalzos en el parque, en la que se habla de la soledad, el paso del tiempo y las últimas oportunidades, o la reciente La última carcajada.

También tiene series que presentan las vivencias de varias generaciones en las que los mayores son personajes principales, como One Day at a Time y Ten Percent.

Es muy interesante que la industria del entretenimiento visual esté descubriendo a las personas mayores como posibles consumidores de sus productos y que cree series y películas en las que la tercera edad es protagonista más allá de la anécdota o el estereotipo. Pero incluso más interesante es que estas series interesen no solo a las personas mayores, sino al público general, pues tratan los temas propios del envejecimiento con humor, ironía, acidez y convierten la experiencia de hacerse mayor en otra fase de la vida que no es necesariamente triste y solitaria, aunque no se eludan estos temas.

Esta manera de proyectar la vida tras la jubilación pone en valor que en la tercera edad se pueden seguir teniendo planes, las oportunidades, el volver a empezar así se tengan 60, 70 u 80 años. Seguro que en breve podremos ver, como ya se ha reflejado con gran éxito en varias películas, series que cuenten peripecias en una residencia para la tercera edad.

https://www.inforesidencias.com/contenidos/noticias/nacional/las-plataformas-se-suman-a-las-series-protagonizadas-por-la-tercera-edad