Adoptar una mascota puede mejorar la calidad de vida de los adultos mayores

Que los adultos mayores pueden necesitar compañía para desenvolverse mejor en su día a día no es un dato nuevo. Sin embargo, algunos estudios demostraron, en los últimos años, que ese compañero ideal para mejorar la calidad de vida de nuestros abuelos y abuelas puede ser un perro o un gato.

La Nación
2 de noviembre de 2018

Profesionales del departamento de psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Nueva York, llevaron a cabo una investigación para comprobar si convivir con una mascota puede promover el bienestar emocional y físico en la tercera edad. Relevaron las situaciones de 830 personas de 60 años o más, con resultados positivos: los adultos mayores con mascotas se mostraron un 36% menos solitarios, y esto a su vez derivó en una disminución de secuelas propias del abandono o la sensación de soledad, como afecciones cardiovasculares y depresión.

Este “beneficio” es aún más evidente en las mujeres, quienes, según el Hospital General de Massachusetts, manifiestan una mayor empatía con los animales: un estudio reveló que al ver fotos de sus hijos o de sus perros, las mujeres analizadas presentaron actividades cerebrales muy similares.

Para tener en cuenta

“Las personas que buscan adoptar una mascota en este periodo de la vida son en su mayoría jubilados cuyos hijos partieron de su hogar. En estos casos, les recomendamos sumar a su familia un animal adulto, ya que su carácter y comportamiento está desarrollado, lo que evitará un esfuerzo extra para su crianza y educación”, sostiene Tamara Cursach, responsable de divulgación científica de la marca argentina de alimento balanceado Vitalcan.

Sobre el impacto en la salud física de los adultos mayores, Cursach agrega que “los perros necesitan realizar paseos y ejercicios diarios, y esta es una actividad que favorece también a los adultos y les permite llevar una vida más activa. Este tipo de actividades ayudan a evitar el sedentarismo y reforzar el vínculo con ellos”. Además, aconseja buscar perros acordes al tamaño de las viviendas de los adoptantes o decidirse por un gato, ya que también es una excelente compañía y requiere menos espacio. Por último, si se quiere buscar una raza específica, lo ideal es inclinarse por animales que se caractericen por su temperamento tranquilo, que sean sociables y cariñosos.