¿Cuáles son las principales consecuencias de la falta de control de la presión arterial?

Si se mantiene elevada a lo largo del tiempo puede provocar diversos trastornos riesgosos para la salud

Iprofesional.com
24.7.2018

La presión arterial alta, conocida como hipertensión, es una afección que puede dañar silenciosamente el cuerpo durante años antes de presentar síntomas. La falta de control de esta enfermedad puede provocar severos daños en la salud de quienes la padecen, particularmente en algunos órganos como el corazón, el cerebro o los riñones. Según las estadísticas de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, aproximadamente la mitad de las personas con hipertensión sin tratar mueren a causa de una enfermedad cardíaca relacionada con un flujo sanguíneo deficiente -enfermedad cardíaca isquémica-, y un tercio fallecen como resultado de un accidente cerebrovascular.

Con tratamiento y cambios en el estilo de vida, se puede ayudar a controlar la presión arterial alta para reducir el riesgo de presentar complicaciones que pueden poner en riesgo la salud del paciente.

Daño arterial

La hipertensión aumenta progresivamente la presión de la sangre que circula por las arterias. Como consecuencia, pueden sufrir daños severos e irreversibles. La presión arterial alta puede dañar las células del revestimiento interno de las arterias. Cuando las grasas de la alimentación ingresan al torrente sanguíneo, se pueden acumular en las arterias dañadas. A la larga, las paredes de las arterias se vuelven menos elásticas, lo que limita el flujo sanguíneo a todo el cuerpo

¿Cuáles son las principales consecuencias de la falta de control de la presión arterial?