Trabajar la gerontología con todas las edades

Especialista señala que “hay muchos logros” en el campo gerontológico; más espacios, profesionales capacitados y documentos internacionales que “ponen acento en las temáticas del envejecimiento”. Sin embargo, considera que se debe ampliar la oferta de proyectos intergeneracionales, trabajar con personas adultas mayores pero también “mirar otras edades”.

Natalia Muñiz
Diario Popular
4.6.2017

Muchos gerontólogos y profesionales de distintas disciplinas desarrollan programas destinados exclusivamente a personas adultas mayores. Y si bien se promueven proyectos intergeneracionales, los especialistas consideran que hay que ampliar esa oferta.

“La Gerontología es un campo interdisciplinario que trabaja cuestiones acerca del envejecimiento -un proceso que se va dando a lo largo de toda la vida- y la vejez; por lo que hay que trabajar con todas las edades”, señala a Diario Popular el co-coordinador general del Programa Gerontológico de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Burlando Páez.

En este sentido explica: “Para mí es un vicio profesional trabajar lo gerontológico solamente con personas adultas mayores. Hay que correrse del pensamiento que si trato temas de Gerontología no miro a otras edades. Y no digo no mirar a las personas mayores; sí, hay que hacerlo. Pero también a todas las edades, el proceso de vida completo”.

Burlando Páez destaca que “los datos estadísticos marcan el tema de las franjas etarias y ahí se empieza a segmentar con el criterio que tiene que ver con la edad, pero también una persona de 50 años puede tener características de un adulto mayor”, por lo que insta a “replantear nuevas formas de pensar el envejecimiento”.

En este punto explica que “la Organización Panamericana de la Salud (OPS) habla de curso de vida saludable, proponen correrse de esta cuestión de edad y empezar a pensar en los efectos acumulativos del proceso de vida”.

“Llevándolo al campo gerontológico -indica- hay que pensar en los efectos acumulativos en el proceso de envejecimiento”, agrega.

Los avances

Burlando Páez también es coordinador general de la Residencia Posbásica Interdisciplinaria en Gerontología del Ministerio de Salud porteño, programa que organizó las VIII Jornadas “La Gerontología a lo largo de la vida”.

Al respecto destaca que en el cierre del evento “se planteaba que los gerontólogos, entre otras tantas cosas, también tenemos que trabajar para que, dentro de unos años, una persona mayor estudiando una carrera universitaria o inscribiéndose en una academia de danza no sea una rareza, que sea uno más entre múltiples edades”.

“Que no sea raro que una persona mayor se replantee su identidad sexual, que quiera ser seductora, gustar, o se separe, se case, genere nuevos vínculos, estudie. Hay que ir hacia lo intergeneracional, que los límites que tienen que ver con lo generacional se vayan diluyendo”, sostiene.

Los desafíos

Por otra parte, el especialista afirma que “hay muchos logros en el campo gerontológico. Si uno compara con veinte años atrás -lo cual no es mucho tiempo en el desarrollo de una especialidad- se avanzó muchísimo y se nota”.

Burlando Páez destaca que hace dos décadas “había menos cursos, menos carreras, era un ámbito más chico, y hoy contamos con más espacios, programas, profesionales formados, con más documentos internacionales que avalan y ponen el acento en las temáticas del envejecimiento”.

Sin embargo indica que “hay que debatir estrategias y seguir avanzando”.

En este sentido, el profesional remarca: “Todavía hay pocos trabajos intergeneracionales. Insisto que hay que trabajar también con adultos mayores. Pero cuando uno propone mirar otras edades, aún nos cuesta, porque además muchas veces las instituciones marcan un camino que va por el tema de pensar en grupos etarios”.

Asimismo cuestiona que “algunas actividades están diseñadas para un tipo de persona mayor, se tiende a estereotipar, y me parece que hay que escuchar más, sensibilizar, pensarnos y vernos como futuras personas mayores”.

La importancia de la proyección

En tanto, el especialista advierte que socialmente “se sigue negando la vejez, aún está el rechazo, es algo que no se quiere ver y por momentos tiene connotaciones negativas; por ejemplo, lo observamos en la publicidad, en representaciones que no son positivas”.

De igual forma sostiene que “tampoco hay que armar una ficción (de la vejez), idealizarla, porque ninguna edad lo es, la vida no es un paraíso, uno la tiene que ir armando, construyendo”.

“Uno tiene que hacerse preguntas acerca de su envejecimiento y proyectarse. Entender que la vejez tiene que ver con este proceso, por como uno vive y aprende a lo largo del curso de vida”, entre otras cuestiones, concluye.

Cabe recordar que en la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores se entiende por envejecimiento al “proceso gradual que se desarrolla durante el curso de vida y que conlleva cambios biológicos, fisiológicos, psicosociales y funcionales de variadas consecuencias”, las que se asocian a “interacciones dinámicas y permanentes” entre la persona y el medio. En tanto, la vejez es “una construcción social” de una etapa del curso de vida.

https://www.diariopopular.com.ar/vida/trabajar-la-gerontologia-todas-las-edades-n311119