Pro Senectute, la organización profesional en Suiza

Pro Senectute es una organización suiza que se creó en 1917. Es la mayor organización profesional del país centrada en la mejora de la calidad de vida las personas mayores. Posee una sección y varias oficinas en cada cantón.

En la celebración de su Encuentro Nacional, al que se le dio el título de “En la Vía de un Envejecimiento Exitoso”, los especialistas ratificaron la urgencia de crear o mejorar los mecanismos destinados a garantizar que el bienestar en la tercera edad.

Entre las preguntas que se hicieron ante el acelerado envejecimiento de la población europea estuvo la de si hay que promover la actividad laboral más allá de la jubilación. Hay una tendencia a desmantelar los logros sociales de los países prósperos de Europa que tienen un componente economicista que asocia una vejez productiva con una vejez buena socialmente.

La conclusión fue que la sociedad debe propiciar que la persona pueda elegir la manera en que vive sus últimos años, de manera que se pueda envejecer de manera feliz cada uno a su manera y sin presiones sociales.

Pro Senectute considera que en Suiza, en el momento actual, se dan en general buenas condiciones para vivir bien en la tercera edad, pero se prevén grandes cambios a raíz de la evolución demográfica del país, que cuenta con una parte de la población mayor que debe recibir prestaciones complementarias para llegar justas al mínimo vital.

También se trataron indicadores tales como la salud física, la esperanza de vida o el sentimiento de satisfacción. A pesar que la calidad de vida ha mejorado en las últimas décadas, hay grupos vulnerables por falta de recursos y desigualdad entre las distintas generaciones y sobre todo entre las propias generaciones de más edad.

Para disminuir la desigualdad, la Comisión Nacional Suiza de Justicia y Paz ha propuesto para garantizar a largo plazo el sistema de jubilaciones crear un impuesto federal que grave las herencias. La tesis es que las personas que tiene una gran fortuna son pocas, mientras que las que tienen poco son las más.

Otro tema que se trató fue el de la solidaridad, que mientras que se mantiene dentro de la familia, fuera de ella está en riesgo, por lo que habría que crear vínculos de colaboración social y profesional entre generaciones. El pico de la desigualdad financiera está en Suiza entre los 55 y los 70 años.

Se planteó que se da una imagen de personas mayores felices, rejuvenecidas, que participan en eventos deportivos, sociales y culturales que no tienen nada que ver con la realidad de muchas personas que no disponen de una fortuna familias, tienen una escasa formación y que en su vida laboral han realizado trabajos que dejan secuelas físicas, por lo que se da una imagen irreal de la verdadera situación de la tercera edad.

En Suiza, a principios del siglo XX, cuatro de cada 10 personas tenían menos de 20 años y solo una de cada 17 tenía 65 o más, en el XXI la proporción es del 20,8% frente al 17,1% y para el 2035 se prevé una proporción de 19% a 26%. La esperanza de vida es de 84,4 años para las mujeres y de 79,7 para los hombres, con una media de edad de jubilación de 62 años.

La OCDE estima que el 18 % la población mayor suiza es pobre, sobre el 12 % de losjubilados perciben prestaciones complementarias, de ellos, entre el 3 y el 4 % están aún recibiéndolas en situación de pobreza.

Las diferencias son muy acusadas entre los mayores de 60 años, asó, mientras una de cada siete parejas de jubilados posee una fortuna de más de un millón de francos, una de cada diez dispone un fondo de menos de diez mil.

http://periodico.inforesidencias.com/noticia/963/mirando-al-exterior/mirando-al-exterior:-pro-senectute-la-organizacion-profesional-en-suiza.html