Obesidad: el país, al tope en venta de comida rica en azúcar, grasa y sal

Comparte esa ubicación con México y Chile; alertan que el consumo elevado de productos ultraprocesados puede provocar enfermedades cardiovasculares y diabetes

Fabiola Czubaj
LA NACION
VIERNES 20 DE ENERO DE 2017

Argentina recibió, ayer, un llamado de atención: ocupa el tercer lugar en el ranking regional de venta de comida ultraprocesada, como snacks, golosinas, bebidas azucaradas, helado y embutidos. El consumo elevado y habitual de esos productos ricos en azúcar, grasa y sal está entre los principales factores de riesgo de sobrepeso y obesidad, además de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

En el informe “Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América latina y el Caribe”, que se presentó ayer, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) le atribuyen a la masificación de esos productos cambios poco saludables en el patrón nutricional.

En el documento, ambas organizaciones advierten que el 58% de los habitantes de la región tiene sobrepeso, es decir, 360 millones de personas. Un 23% de esa población, o 140 millones, tiene obesidad. “En más de 20 países de América latina y el Caribe, la tasa de obesidad femenina es 10 puntos porcentuales mayor que la de los hombres”, señalan. En los chicos, preocupa “una tendencia al alza” de la obesidad y el sobrepeso.

Seis de cada 10 argentinos mayores de 18 está excedido de peso; eso incluye un 20% de adultos con obesidad. Entre los 13 y 15 años, las cifras son, respectivamente, del 20,6% y el 5,9%, de acuerdo con un informe del Ministerio de Salud de la Nación del año pasado.

La directora de la OPS, Carissa F. Etienne, advirtió ayer a través de un videomensaje que se proyectó durante la presentación en la sede de la FAO en Santiago, Chile, que “la región enfrenta una doble carga de la malnutrición que se combate con una alimentación balanceada, que incluya alimentos frescos, sanos, nutritivos y producidos de manera sostenible, además de abordando los principales factores sociales que determinan la malnutrición”. Citó, por ejemplo, la falta de acceso a alimentos saludables, a agua y saneamiento, y a servicios de educación y salud.

Click Aqui
La presencia cada vez mayor de los productos ultraprocesados en el mercado, según comentaron los voceros de la OPS y la FAO, es inversamente proporcional al consumo de productos más saludables.

De acuerdo con el informe, el mayor aumento de las ventas de productos y bebidas ultraprocesados entre 2000 y 2013 se dio en Uruguay (146,4%), Perú (107%) y Bolivia (129,8%). En otros países, varió entre el 8 y el 59,8%, mientras que en la Argentina cayó un 4,4%, según indican los datos proporcionados por el país a 2015. “Esto último es particularmente llamativo, ya que la Argentina es el tercer país con mayor venta de ultraprocesados en la región; en ese sentido, la trayectoria de sus ventas se aleja de la tendencia regional y se asemeja más a la de los países desarrollados”, indican la OPS y la FAO.

América latina es la cuarta región del mundo que “mantiene una mayor venta al detalle” de esos productos: 129,6 kilos anuales per cápita. En el ranking de 13 países, México, Chile, Argentina y Uruguay superan ese promedio regional. En la Argentina se venden 185 kg anuales por habitante, después de México, con 214 kg y Chile, con 201,9 kg. Eso los ubica, respectivamente, en el cuarto, séptimo y 14º puesto entre 80 países relevados en el mundo.

Tentadores

La comida ultraprocesada atrae porque son productos duraderos, prácticos y accesibles. “Se los ve como saludables; se anuncian y se comercializan de manera masiva y pueden sustituir los patrones tradicionales -afirma la OPS-. Algunos ingredientes derivan de alimentos como aceites, grasas, almidones y azúcares, y otros se obtienen mediante el procesamiento de componentes alimentarios o bien se sintetizan a partir de otras fuentes orgánicas. La mayoría de los ingredientes son preservantes, estabilizadores, emulsificantes, aglutinantes, aumentadores de volumen, endulzantes, resaltadores sensoriales, colorantes y saborizantes.”

Pero no los demonizan. En pequeñas raciones y con otras fuentes saludables de calorías, la OPS y la FAO acuerdan que son inofensivos. “Su naturaleza artificialmente sabrosa -dicen-, sumada a su amplia presencia en los mercados, vuelve muy improbable que sean consumidos en pequeñas cantidades; al contrario, usualmente desplazan el consumo de alimentos frescos o platos caseros y llegan a transformarse en elementos dominantes del patrón alimentario.”

“Las tasas alarmantes de sobrepeso y obesidad en América latina y el Caribe deben ser un llamado de atención a los gobiernos de la región para introducir políticas que aborden todas las formas del hambre y malnutrición, vinculando seguridad alimentaria, sostenibilidad, agricultura, nutrición y salud”, consideró el representante regional de la FAO, Eve Crowley.

También llamó la atención sobre los desperdicios: cada año, se pierden o desperdician unos 127 millones de toneladas de alimentos en la región.

Definición

Los productos ultraprocesados son formulaciones industriales hechas a partir de sustancias derivadas de los alimentos o sintetizadas de otras fuentes orgánicas. Algunos de ellos son: snacks, helados, golosinas, cereales endulzados, barras energizantes, gaseosas y energizantes, entre otros.

Ranking

México lidera la venta de ultraprocesados, con 214 kilos anuales per cápita; lo sigue Chile, con 201,9 kilos

El país aparece tercero, con 185 kilos, y 14° en el mundo

http://www.lanacion.com.ar/1977434-obesidad-el-pais-al-tope-en-venta-de-comida-rica-en-azucar-grasa-y-sal