Volvieron a hacer el viaje de egresados 50 años después

Se fueron a Bariloche para festejar que cumplían medio siglo como exalumnos.

Clarín
27.11.16

El viaje más esperado de la secundaria es, sin dudas, el del último año. El anhelo por llegar a Bariloche, viajar con compañeros y amigos, disfrutar de diez días en los que se comienza a dejar una etapa para empezar otra, se vuelve lo más preciado de esos últimos días en el colegio.

Los 27 alumnos de la promoción ‘66 del entonces Comercial de San Isidro (hoy Media Nº 13) partieron a cumplir ese sueño en febrero de 1967. Pero su amistad no quedó en aquel viaje, y 50 años después, un grupo regresó para festejar sus bodas de oro de ex alumnos.

Siete de ellos fueron los que decidieron compartir nuevamente la experiencia y la alegría de viajar juntos, a principios de este mes. “La intención no era hacerlo de la misma manera porque creemos que nada se repite en la vida, pero sí queríamos rendir un homenaje a esa ‘epopeya’ y a todos aquellos que no pudieron participar esta vez pero sí estuvieron en el primer viaje”, sostiene José Miguel Guntín, uno de los viajeros. Y agrega: “Tal vez el verdadero homenaje se lo hicimos a la amistad”.

Sin dudas, es ese el sentimiento que une a Guntín, Rubén Oscar Bonomi, Ernesto “Coco” Prezzia, Héctor Rubinstein, Juan Carlos Floreani, Carlos Bibulich y Rodolfo Rivas, el ex abanderado que define al grupo como “los siete mosqueteros”. Estos hombres pasaron una semana en San Carlos de Bariloche como los adolescentes de aquel momento. “Recorrimos lugares donde estuvimos en aquella aventura de fin de curso, como el Tronador, la Cascada de los Alerces, el Bosque de Arrayanes, la Isla Victoria y el Lago Espejo”, cuenta Bonomi.

Una gran diferencia fue que esta vez todos viajaron acompañados por sus esposas. Por supuesto, no se privaron de ir a bailar. “Fuimos a cenar a un lugar llamado El Refugio, con vista a todos los lagos de Bariloche y aprovechando que esa noche era exclusiva para nosotros, llevamos nuestra propia música y nos divertimos al ritmo de Charles Aznavour, por ejemplo”, relata Rubén.

Esa noche tuvieron otra cena, a la luz de las velas, y de a poco se despidieron de un nuevo viaje que se suma al recuerdo de otros tantos que vivieron juntos. Los recuerdos se hicieron presentes y llegaron a su memoria las grandes aventuras vividas hace 50 años. “Somos amigos desde los 13 y no hay día que pasemos sin estar comunicados compartiendo novedades, bromas, proyectos y también diferencias”, asegura “Coco”.

Bonomi destaca que Bibulich es quien impulsa los encuentros, y que su entusiasmo no se detiene. “Una de las noches en Bariloche, mientras cenábamos, Carlos se levantó y con papel y lapicera en mano organizó rápidamente un sorteo sobre los distintos lugares a los que podríamos viajar el año que viene”, dice, seguro de que estos meses serán de preparativos para concretar una nueva experiencia juntos en 2017.

http://www.clarin.com/sociedad/Volvieron-hacer-viaje-egresados-despues_0_1693030817.html