La “abu” dice que sí y mamá que no: ¿qué hacer?

24 de septiembre de 2016

Los abuelos suelen ser mucho más permisivos con los niños que sus padres y eso es, no pocas veces, causa de conflicto en la familia.

revista Rouge

Los abuelos suelen ser mucho más permisivos con los niños que sus padres y eso es, no pocas veces, causa de conflicto en la familia. ¿Qué papel deben jugar la abuela y el abuelo en la educación de los menores? ¿Pueden tener reglas distintas de las que se les enseña en casa de sus padres?

Los ejemplos son múltiples y los criterios divergentes pueden surgir todos los días. La abuela les da a los niños chocolates cuando los padres opinan que no deberían comer dulces todos los días.

Pero los abuelos a veces no sólo son más permisivos. También puede suceder lo contrario: que quieran que los niños adopten comportamientos y costumbres que sus padres no tienen.

“Si los abuelos quieren rezar antes de cada comida, pueden hacerlo y también pedirles a los niños que respeten ese momento, pero no deberían obligarlos a que recen con ellos”, opina la especialista Christine Sowinski.

Otro punto muy común de disputa es el de las comidas. ¿Los niños deben terminar todo lo que se les ha servido?

“Los abuelos no deberían servirles porciones enormes”, opina la experta consultada. De ese modo, los niños aprenden que no es bueno desperdiciar comida y los abuelos, a su vez, tampoco tienen por qué forzar al niño a comer más de lo que querría.

Para Sowinski no es un problema que existan diferentes reglas en cada casa. “Los abuelos no son una prolongación de los padres. Pueden enseñarles a los niños otras cosas”, comenta. De ese modo, los pequeños conocen un mundo en casa, un mundo en el jardín de infantes y otro en casa de los abuelos. “Para ellos, la multiplicidad puede ser positiva.”

La “abu” dice que sí y mamá que no: ¿qué hacer?