Tecnológicos, viajeros, inversores, satisfechos… y mayores de 60

Un estudio de la Universidad de Salamanca demuestra su enorme potencial como vector económico

CARLOTA FOMINAYA – – 02/02/2016
abc.es

Son datos poco conocidos pero que ponen en evidencia otra realidad del también llamado «segmento plateado» de nuestro país: más del 68,5% de los mayores de 60 años tiene conexión a internet, son más fieles a las marcas y pagan más por la calidad que los jóvenes, gastan en mayor medida cuando viajan que estos, son los que más invierten en Bolsa y, si encima pasan de los 70, son definitivamente más felices. El indiscutible envejecimiento de la población (9.966.393 individuos mayores de 60 años, conforme a datos del INE de 2015) conlleva innumerables retos y desafíos sociales, pero también puede ser considerado como una oportunidad para estimular la actividad empresarial y el desarrollo económico de nuestro país.

Esta es, al menos, la conclusión del «Estudio sobre Economía del Envejecimiento» de los españoles que acaba de publicar la Fundación General de la Universidad de Salamanca. Solo recientemente, prosiguen los autores del estudio, los catedráticos de Comercialización e Investigación de Mercados Pablo A. Muñoz y Óscar González, y el profesor Álvaro Garrido, ha empezado a valorarse el potencial económico de los mayores de edad y su atractivo para generar oportunidades que estimulen la actividad económica. Pero la extraordinaria importancia y la fuente de oportunidades que supone el colectivo de personas mayores queda de manifiesto en cada uno de los seis ejes en los que se centra el informe. Uno de los cambios más llamativos se sitúa en el consumo de las nuevas tecnologías.

En ese sentido, más del 68,5% de los mayores de 60 años tiene conexión a internet y su utilización para actividades de tipo funcional (relación con el banco, o citas médicas) es alta también a partir de esa edad, lo que implica una importante apertura para cambiar o complementar el canal físico con el electrónico. «Si los bancos han conseguido que el 55% de clientes de más de 60 años que utilizan la red hagan operaciones a través de este canal, las organizaciones médicas públicas y privadas, por analogía, tienen un margen por delante para aumentar aún más su relación a través del canal electrónico», establecen los autores del informe.

En cuanto a los hábitos de compra, el estudio asegura que las personas mayores de 60 años participan más en las compras de productos que los menores de esa edad, y que el formato comercial en el que gastan la mayor parte de su presupuesto para productos de alimentación y hogar en España es el supermercado. Tras este formato, son los hipermercados los que recaudan la mayor parte del presupuesto de los hogares. La explicación puede venir dada, puntualiza Garrido, «por el hecho de que, aunque los mayores de 60 años valoran en mayor medida que los jóvenes que el establecimiento tenga un horario amplio de apertura, están dispuestos a pagar un mayor precio para obtener ventajas muy valiosas para ellos, como que el local se encuentre cerca de su domicilio o que cuente con una atención más personal».
Adictos a las marcas

Respecto a los productos adquiridos, este segmento de la población no escapa del fenómeno de las marcas. «No se aprecian diferencias en la elección o preferencia de marcas propias en función de los años, por lo que todos los grupos de edad pueden ser considerados como clientes potenciales de la misma forma por las cadenas distribuidoras», asegura el catedrático Pablo A. Muñoz. Este punto lo corrobora Toni Segarra, director creativo y socio de SCPF, al asegurar que«en el mundo, el 50% del gasto en consumo es de los mayores de 50 años, lo que hace que las marcas tengamos una enorme oportunidad y responsabilidad con este colectivo»

Viajes y ocio

Estos mismos mayores, prosiguen en el informe de la Universidad de Salamanca, gastan más que los jóvenes cuando viajan, y buscan claramente la comodidad y la facilidad a la hora de elegir, contratar y disfrutar del destino y el alojamiento. «Nadie duda ya de que viajar es una forma de hacer la vida más agradable e interesante, y los datos de esta muestra nos indican que en parte esa satisfacción con la vida y con los logros alcanzados está relacionada con el número de viajes realizados a lo largo del año que, en el caso de los mayores de 60 años, es mayor que los realizados por personas de menor edad, aunque la diferencia no sea en exceso significativa», matizan.

También es verdad que dicha evolución de número de viajes y edad no sigue una tendencia lineal: De 25 a 39 años se viaja mucho, luego hay una disminución en esa actividad de los 40 a 49 años (posiblemente por el cuidado de los niños pequeños en la familia), y luego vuelve a tener una senda creciente hasta llegar a los 75 años, momento en el que posiblemente un miembro de la pareja pueda ver mermado el grado de autonomía y el ánimo para encarar este tipo de actividades.
Emprendedores

Así pues, los mayores son tecnológicos, viajan, compran… e invierten en negocios. Según el estudio, alrededor del 12% de los encuestados coloca su dinero en algún tipo de negocio. Cabe resaltar que el rango de edad que más invierte en empresas es el comprendido entre 66 y 70 años, que llega hasta un 16,22%. La encuesta resalta, a su vez, que 7 de cada 10 mayores de 60 años son los sustentadores principales de sus hogares. Eso sí, hogares de dos personas, con una media de 1,21 personas a cargo.

Estos datos indican, a su vez, que aunque el nivel de ingresos sea menor a medida que avanza la edad, las cargas familiares también son menores y, por tanto, la dificultad para llegar a fin de mes de los mayores de 60 años es algo menor que la de los más jóvenes. De hecho, los hogares con más dificultades para llegar a fin de mes son aquellos sostenidos por personas de entre 40 a 59 años, que son los que más personas tienen a su cargo.
Satisfacción

Los mayores de 60 años están, en definitiva, «más satisfechos que los menores con su vida en general y con los logros alcanzados a lo largo de ella», concluye el profesor Garrido. Respecto a la satisfacción con su salud, no existen diferencias entre las distintas edades y lo más destacable es que, de nuevo, aunque ligeramente, los menos satisfechos en este aspecto son las personas de entre 50 y 59.

El estudio refuerza, por tanto, la concepción de la población de los mayores como un segmento de población que presenta cada vez una actitud más positiva y activa hacia este estadio de la vida, que ya no se concibe como una fase de retiro, sino como una fase de cambio en la que priman el aprovechamiento del tiempo, las actividades de ocio o la formación. «Y aunque es verdad que algunos tienen necesidades específicas derivadas del envejecimiento, queda claro que son un grupo de población económicamente diferenciado y proactivo, que conlleva grandes oportunidades», concluyen los autores del estudio.

http://www.abc.es/familia/mayores/abci-tecnologicos-viajeros-inversores-satisfechos-y-mayores-60-201602022245_noticia.html