Toman clases para aprender a ser abuelos sin ‘invadir’ a hijos y nietos

En los talleres, que dictan psicólogos, se comparten dudas sobre los límites, la ‘malcrianza’ y cómo asumir ese rol dentro de las familias.
Perfil
Por Rosalía Draletti | 11/10/2015 |

Cuando nació su nieta, a Graciela Borges le recomendaron asistir a encuentros organizados por una psicóloga especialmente pensados para abuelos. ¿Poner límites a los nietos o dejar esa tarea a los padres?, era la pregunta clave, y ella respondió desde la intuición. “Fue muy divertido porque yo no tenía ningún nieto anterior y todo lo que decía sonaba desafortunado. Finalmente me dieron la razón: ¡hay que hacer lo que uno quiera con los nietos y que se enojen los padres!”, cuenta a PERFIL.

Y por esa misma inquietud acerca de qué hacer con los nietos cuando llegan es que en los últimos años aparecieron talleres dedicados exclusivamente a trabajar el rol de los abuelos en la crianza. “Los vamos organizando en función de la demanda y este año ya hicimos dos. En general vienen mayores que son abuelos por primera vez y están tratando de definir cuál es su lugar, que suele quedar confundido respecto del de los padres”, explica Gabriela Nelli, directora de Alojar. Allí, merienda de por medio, de seis a ocho abuelas comparten sus experiencias junto con la psicóloga. “El intercambio sirve para darse cuenta de que la mayoría está pasando por la misma situación. Les damos lineamientos que les permitan orientarse en su nuevo rol, y elementos para poner en práctica en casa”, agrega. Una de las que asistió a esos encuentros es Graciela Figueiras, abuela de una nena de 5 años y de otro de 2: “Me permitió aclarar algunas de las cosas que me pasaban como abuela primeriza. Lo que más me quedó grabado fue que hay que dejar que los padres vivan su experiencia y no ser invasivo, para no generar conflictos”, cuenta. Algo similar rescató Adriana Magnoli, que acudió en busca de consejos para relacionarse mejor con los más chicos de la casa. “Soy una abuela del corazón, cuido a los hijos de mi sobrino y a los nietos de mi marido, y las reuniones me sirvieron para sentirme contenida. Mi mayor preocupación era cómo contestarles sus preguntas acerca de la muerte”, indica.
También en el programa de salud mental del Hospital Pirovano hay talleres semanales de “abuelos y abuelas en acción”. Su coordinadora, Ester Gold, explica que en las reuniones “se habla de todo, de los hijos, las nueras, los yernos, nietos, y temas diversos que van surgiendo a partir de los intereses en común”. Una de las quince que asisten hace ya varios años es María Bernal, docente jubilada y abuela de cuatro. “Nos apoyamos mutuamente. Como tengo nietos viviendo en el extranjero, y es una situación que comparto con otras personas, hablamos de cómo vincularnos con ellos”, señala.

Espacios. Cómo lidiar con ese nuevo rol es un tema recurrente también en los cursos para la tercera edad que ofrecen distintas universidades. En Maimónides, van a talleres de humor, arte y cine, entre otros, y según indica Graciela Zarebski, directora de la licenciatura en Gerontología, uno de los temas que suele aparecer es el vínculo con hijos y nietos, sobre el que disertan especialistas. “El abuelo hoy cumple un rol específico como transmisor de las generaciones anteriores y reserva del legado cultural”, señala. En La Matanza también hay talleres para personas de 65 y 90 años, donde se trabajan distintas problemáticas de la vejez. “Los mayores de hoy no son los típicos abuelos de dedicación full time: tienen múltiples intereses y ocupaciones que no están dispuestos a abandonar”, concluye Enrique Rozitchner, psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

En el mundo, una práctica frecuente

En el mundo ya existen escuelas de abuelos y libros especializados en la llegada de los primeros nietos. En España, por ejemplo, la academia Emprende ofrece un taller completo que tiene como objetivo “dotar a los abuelos de recursos y habilidades que les permitan desarrollar adecuadamente sus funciones educativas”. También en Estados Unidos, en Colorado, el Center for Family Outreach organiza un grupo de apoyo gratuito, para “discutir tópicos únicos de abuelos involucrados en la crianza de sus nietos”. En las librerías, la oferta es cada vez mayor. Entre los títulos se repiten las experiencias propias: Aprender a ser abuelo, de Gabriel Masfurroll, por ejemplo, explica en primera persona cómo encaró esa nueva etapa.

http://www.perfil.com/sociedad/Toman-clases-para-aprender-a-ser-abuelos-sin-invadir-a-hijos-y-nietos-20151011-0009.html