CIDH urge a Estados a garantizar los derechos humanos de personas mayores

Washington, D.C. – En el contexto del Día Internacional de las Personas de Edad, que se celebra el 1 de octubre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urge a los Estados a adoptar medidas urgentes a fin de garantizar el respeto de los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas mayores.

“La región está viviendo un cambio en la estructura etaria de la población”, dijo el Comisionado Paulo Vannuchi, encargado de la Unidad sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. “En 2009 había en el mundo 700 millones de personas mayores de 60 años, y la proyección es que aumentarán a 2.000 millones en 2050. Una transformación demográfica de este tipo requiere necesariamente una adaptación de nuestra sociedad y de nuestras políticas públicas”, agregó.

Las personas mayores enfrentan frecuentemente abuso, abandono, negligencia, maltrato y violencia, y existen muchos obstáculos en el ejercicio de sus derechos humanos.

“Reafirmamos el principio fundamental de igualdad y no discriminación por motivos de edad”, señaló el Comisionado Vannuchi. “Se debe reemplazar la concepción históricamente predominante de las personas mayores como objetos de asistencia, y sustituirla por una en la que sean vistas como sujetos de derechos.”

A fin de avanzar en la agenda de derechos de las personas mayores, los Estados Miembros deben tomar todas las medidas necesarias legislativas y de otra índole, lo cual implica eliminar todas las normas internas que pudiesen dar lugar a una discriminación formal o sustantiva.

En la última Asamblea General, la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó la Convención para la protección de los derechos de las Personas Mayores con el objetivo de “promover, proteger y asegurar el reconocimiento y el pleno goce y ejercicio, en condiciones de igualdad, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor, a fin de contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad”. La Comisión exhorta a los Estados a ratificar esta Convención, cuyo objeto “es promover, proteger y asegurar el reconocimiento y el pleno goce y ejercicio, en condiciones de igualdad, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor, a fin de contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad”. Establece asimismo que las personas pueden presentar denuncias a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre presuntas violaciones a los derechos humanos de las personas mayores reconocidas en este instrumento.

Los Estados deben combatir los estereotipos predominantes y generar imágenes positivas y realistas sobre el proceso de envejecimiento. Así mismo, se debe generar una mayor conciencia sobre las muchas contribuciones de las personas de edad a la sociedad y reconocer su autoridad y su sabiduría.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2015/111.asp