Se celebra en todo el país el Día del Jubilado

jubilado

Un día como hoy, en 1904, se sancionaba en Argentina la Ley 4.349 de Jubilaciones para Empleados del Estado.

Por ese motivo, cada 20 de
setiembre se celebra el Día del Jubilado.

En la actualidad, 111 años después de la sanción de esa
normativa, datos del último censo del Instituto Nacional de Estadística y Censos
(INDEC) indican que el país, el 95 por ciento de las personas mayores de 65 años
tiene jubilación o pensión.
Asimismo se registra que el 75 por ciento de los
adultos y adultas mayores cuenta con una obra social; el 12 por ciento, con una
medicina prepaga; y el 2 por ciento, con planes de salud. También se destaca que
el 85 por ciento de la población adulta mayor reside en viviendas propias; el 86
por ciento habita en casa o departamento; y el 55 por ciento vive en hogares
unipersonales.

De igual forma, los datos demuestran que el índice de
institucionalización -residencias de larga estadía- es bajo: sólo lo está el 1,5
por ciento, desterrando uno de los tantos prejuicios que aún social y
erróneamente siguen circulando acerca de la vejez.En tanto, el 96 por ciento
cuenta con redes de apoyo familiar. Y el 98 por ciento sabe leer y
escribir.Desde la década del ’70, Argentina comenzó a evidenciar un
envejecimiento de su población, dada la caída de las tasas de natalidad y
mortalidad y los movimientos migratorios.

Este proceso se acentúo y consolidó en las décadas
siguientes y se profundizará en las próximas.En el censo de 2010 se registró que
el 14,3 por ciento de la población argentina tiene 60 años o más.
Dentro de ese
grupo, el 30,4 por ciento tiene 75 años y más.

Mientras el 2,4 por ciento del total de la población
argentina tiene 80 años y más. La esperanza de vida al nacer -proyecciones
2010-2015- es de 76 años para ambos sexos: 80 años para las mujeres y 73 para
los varones.

En este marco se indica que a los 60 años, la expectativa de
vida es de 20 años para ambos sexos: 23 años para las mujeres; 18 para los
varones.

Asimismo se evidencia la feminización de la vejez: en el
grupo de personas de 60 a 64 años hay 88 hombres por cada 100 mujeres; de 65-69
años, 83 hombres por cada 100 mujeres; de 70-74 años, 76 hombres por cada 100
mujeres; de 75-79 años, 67 hombres por cada 100 mujeres; de 80-84 años, 55
hombres por cada 100 mujeres; de 85-89 años, 45 hombres por cada 100 mujeres; de
90-94 años, 35 hombres por cada 100 mujeres; de 95-99 años, 25 hombres por cada
100 mujeres; de 100 años y más, 29 hombres por cada 100 mujeres. Con esta
revolución demográfica también somos partícipes de nuevos modelos de vejez.

De
esta forma, los adultos y adultas mayores derrumban los modelos obsoletos de
vejez que asociaban a esta etapa del curso de vida con enfermedad, deterioro y
atentaban contra un envejecimiento activo y saludable y moldean otros, nuevos,
modernos, en los cuales se puedan sentir identificados