Los diez mandamientos para evitar en tu hogar las enfermedades alimentarias

Limpiar, separar, cocinar y refrigerar, son los cuatro ámbitos clave para evitar las enfermedades alimentarias en el hogar, según señalan desde la web del Centro de Promoción de la Nutrición del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

ECOticias.com / 09/06/2015,

Una parte crítica de comer de forma saludable es mantener los alimentos en buen estado. Es posible reducir en el hogar los contaminantes y mantener seguros los alimentos que se van a comer mediante una correcta manipulación de alimentos. 10 CONSEJOS PARA MANIPULAR LOS ALIMENTOS CORRECTAMENTE Limpiar, separar, cocinar y refrigerar, son los cuatro ámbitos clave para evitar las enfermedades alimentarias en el hogar, según señalan desde la web del Centro de Promoción de la Nutrición del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Infosalus recoge diez consejos que los especialistas de este centro estadounidense para la promoción de la salud pública ofrecen para una correcta manipulación de los alimentos en estas cuatro esferas: 1. Lávate las manos con agua y jabón Moja las manos con agua corriente limpia y aplica jabón. Utiliza agua templada siempre que sea posible. Frota las manos juntas para hacer espuma y limpia todas las áreas de las manos durante 20 segundos. Enjuaga tus manos bien y sécalas usando una toallita de papel limpia. Si es posible, utiliza una servilleta de papel para cerrar el grifo. 2. Sanea las superficies Las superficies deberían limpiarse con agua jabonosa caliente. Se puede emplear una solución de una cucharada sopera de lejía sin perfume por 3,75 litros de agua para sanear las superficies. 3. Limpia el refrigerador de comida una vez a la semana Al menos una vez a la semana, hay que tirar los alimentos refrigerados que no se van a comer. Los restos de alimentos cocinados deberían tirarse después de 4 días, el pollo y las carnes picadas en crudo, después de uno o dos días. 4. Mantén limpios los electrodomésticos Limpia el interior y exterior de los electrodomésticos. Hay que poner especial atención a los botones y manillas en los que se puede producir contaminación cruzada a las manos. 5. Limpia los alimentos Limpia los vegetales y frutas frescos bajo el agua corriente antes de comer, cortar o cocinar. Incluso si se planea pelarlos o cortarlos antes de comer, es importante pasarlos por agua a fondo primero para prevenir que los microbios pasen del exterior al interior del producto. 6. Separa los alimentos al hacer la compra Hay que colocar los productos marinos, la carne de vacuno, cerdo o aves en bolsas de plástico. Mejor almacenarlas en el refrigerador debajo de los alimentos que se vayan a consumir antes. 7. Separa los alimentos cuando los prepares y sirvas Siempre utiliza una tabla de cortar limpia para los productos frescos y una distinta para pescado y carne crudos. Nunca coloques los alimentos cocinados de nuevo en el mismo plato o tabla de cortar en los que previamente haya habido alimentos crudos. 8. Utiliza un termómetro para alimentos cuando cocines Debería utilizarse un termómetro para la comida para asegurar que los alimentos se cocinen con seguridad y que los alimentos cocinados se mantienen a una temperatura segura hasta que se tomen. 9. Cocina los alimentos a temperaturas internas seguras Una forma eficaz de prevenir las enfermedades alimentarias es comprobar la temperatura interna de los alimentos marinos, la carne roja o de ave y los platos con huevo. Cocina toda la carne cruda de vaca, ternera, cerdo y cordero en filetes o troceada hasta alcanzar una temperatura interna mínima de 62,7 grados centígrados. Por seguridad y calidad, deja reposar la carne al menos tres minutos antes de cortarla o comerla. Cocina toda la carne picada de vaca, cerdo, cordero y ternera hasta una temperatura interna de 71,1 grados centígrados. La carne de ave, incluyendo el pollo y el pavo picados, debería alcanzar al ser cocinada hasta una temperatura interna de 73,8 grados centígrados. 10. Mantén los alimentos a una temperatura segura Mantén los alimentos fríos a 4,4 grados centígrados o por debajo. Los alimentos calientes deberían mantenerse a una temperatura de 60 grados centígrados o por encima. Los alimentos no se consideran ya seguros para comer cuando se han mantenido en la zona de peligro (entre 4,4 y 60 grados centígrados) durante más de 2 horas (1 hora si la temperatura es superior a los 32,2 grados centígrados).

Fuente: http://www.ecoticias.com/alimentos/104201/diez-mandamientos-evitar-hogar-enfermedades-alimentarias