La “vecina ilustre” de El Mondongo que a los 102 colecciona orquídeas

Tiene 102 años y hace las tareas diarias.

Dolores “Lola” Pérez vivió casi toda su vida en ese barrio de La Plata y dice que de ahí no la saca nadie. Con la lucidez intacta, tiene una vitalidad envidiable que todavía le permite hacer las actividades domésticas.

Clarín 7.7.15

Cocina todos los días en una mesa para dos, pero no esquiva armar un banquete si llegan las visitas. Mantiene la huerta y cuida como a un tesoro su colección de orquídeas. Y hasta tienen que esconderle la pala, porque alguna vez se lastimó trabajando en la huerta. Dolores Pérez, “Lola”, tiene una vitalidad que le permite realizar las actividades domésticas. Tiene 102 años (y 6 meses, aclara) y también mantiene la lucidez intacta.

Docente por más de 45 años, Lola asegura que “educar sigue siendo la pasión de mi vida”. Hoy comparte con su hermana Elsa (88) una clásica casona del barrio Mondongo, de La Plata. Un rincón a resguardo y protegido celosamente por Lola es la biblioteca. Allí conserva juegos de té centenarios, libros que le regaló su padre cuando comenzó a estudiar y algunos cuadros pintados por su hermana menor.

Esa casa es su vida: allí está desde hace 95 años. “Hace un tiempo mis sobrinos me recomendaron venderla para irnos a un departamento más moderno. Pero de acá no me saca nadie”, contó a Clarín esta mujer que es nieta de un obrero que llegó a estas tierras con Dardo Rocha, para trabajar en la construcción de la futura capital provincial. Y nunca más se fueron. En El Mondongo nacieron los cinco hermanos, Nélida, Julio César y Néstor –ya fallecidos– y Elsa. “En esta casa le festejamos los 102 años a mamá”, recuerda emocionada Lola. Parece que la longevidad es una marca que traen en el ADN de la familia.

http://www.clarin.com/sociedad/lola_testimonio-longevidad_0_1389461056.html