Maltrato en la vejez: 7 de cada 10 casos son mujeres.

Así lo indican los datos del programa Proteger. Profesionales señalan la necesidad de “desnaturalizar” el maltrato, y afirman que en la mayoría de los casos suele darse “en la casa, en el ámbito privado”.

Por Natalia Muñiz
Diario Popular, domingo 14 de junio de 2015

Unas 1.400 denuncias anuales por abuso financiero, maltrato físico, psicológico, abandono a personas adultas mayores se reciben en el programa Proteger de la Subsecretaría de Tercera Edad porteña.
En los datos suministrados por el área se advierte que de esos casos, 7 de cada 10 víctimas son mujeres mayores de 60 años.
Sin embargo se aclara que “se redujo la brecha de género” dado que en el último tiempo “aumentó la cantidad de hombres mayores que también llaman” a la línea 0800 por distintas situaciones de maltrato.
También se destaca que durante el año pasado se realizaron más de 7.000 asistencias: denuncias, visitas a domicilios, articulación con otros organismos para resolver los casos, entre otras intervenciones.

.- “Ambito privado”
Consultada por este medio, la titular del programa, Mariana Bauni, manifestó la necesidad de “desnaturalizar el maltrato”.
En el marco de conmemorarse mañana el Día de Toma de Conciencia contra el Abuso y Maltrato en la Vejez, Bauni señala que estas situaciones “suelen darse en el ámbito privado, en la casa, por parte de familiares, cuidadores, o incluso de vecinos”.
En este marco señala que las personas mayores “sienten angustia y culpa” de denunciar “porque hay una dependencia emocional” con el o la agresora.
“Es muy difícil denunciar a un hijo/a o a un nieto/a, por ejemplo. Tienen miedo que a esa persona le pase algo. También en algunos casos hay patologías psiquiátricas o adicciones por parte del agresor y los mayores se sienten responsables por lo que está haciendo su familiar, sienten que son ellos quienes los tienen que seguir cuidando”, comenta.
Al respecto afirma que en la mayoría de los casos son los vecinos, amigos u otros familiares quieren llaman a la línea gratuita de la Subsecretaría para advertir el problema.
“Hay que desnaturalizar el maltrato. Hay que estar atentos a distintas señales: si se escuchan gritos, si se observa abandono, si esa persona deja de frecuentar lugares, si no puede decidir por sus bienes o dinero, entre otras situaciones”, detalla.
Respecto a las denuncias, Bauni indica que “las cifras se mantienen estables” y que en “7 de cada 10 casos las víctimas son mujeres”.
Sin embargo aclara que “se redujo la brecha de género, dado que aumentaron las denuncias de hombres” mayores.
“Antes, los hombres no se acercaban a denunciar o cuando llegaba un caso era difícil llegar a ellos. Pero hoy se animan más”, agrega.
La profesional explica que tras recibir una denuncia “se hace un acompañamiento del caso. Cuando el juzgado da las medidas, se acompaña y ayuda para que se puedan hacer efectivas. Primero vamos a lo urgente. Lo ponemos a resguardo en un refugio o, si se excluye a la persona maltratadora, se tramita el botón antipánico. Y se va ordenando todo lo desordenado porque a veces esa persona nunca tramitó la obra social o tiene que hacerse chequeos”. En tanto, indica que se trabaja con un equipo interdisciplinario de trabajador/a social, psicólogo/a y abogado/a.

.- Recuadro: Un grave problema social que está dejando de ser tabú

La Red Internacional para la Prevención del Abuso y Maltrato en la Vejez (INPEA, en sus siglas en inglés) definió al maltrato de las personas mayores como “la acción única o repetida, o la falta de la respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza y la cual produzca daño o angustia a una persona anciana”.
El maltrato puede ser de varios tipos: físico, psicológico/emocional, sexual, financiero, un acto de negligencia intencional o por omisión.
Mañana es el Día Internacional de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.
La conmemoración de esta fecha fue declarada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e impulsado por INPEA. El primer Día Mundial fue convocado por INPEA en 2006.

.- “Nuevo debate mundial”
En un mensaje, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, señaló: “La conmemoración anual ha contribuido a generar un nuevo debate mundial sobre un tema que solía ser tabú, a medida que se suman los apoyos al derecho de las personas mayores a gozar de una vida libre de violencia y abusos”.
En este marco advirtió: “Para muchos, el maltrato en la vejez se encarna en la figura de un cuidador despiadado, que no es bien conocido por la víctima. Si bien este problema deplorable subsiste, es más habitual que los miembros de la familia sean quienes cometen las violaciones, entre las que se incluyen el abandono y el abuso psicológico, financiero y físico”.
Asimismo señaló que “las investigaciones indican que la edad, el género y la dependencia aumentan los riesgos de abusos y que las mujeres sufren las peores consecuencias”.

.- Los tipos
INPEA clasificó los tipos de abusos y maltrato en la vejez:
* Maltrato físico: Uso de la fuerza física que pueda producir una injuria, herida, dolor o discapacidad a una persona mayor. Se manifiesta mediante pellizcones, golpes, quemaduras u otras lesiones, capaces de provocar dolor y/o discapacidad temporal o permanente y, en casos extremos, llegar a provocar la muerte.
* Abuso psicológico: Acción de infligir pena, dolor o angustia a través de acciones verbales o no verbales. Puede manifestarse mediante insultos, amenazas, humillaciones, infantilización -tratar a un adulto mayor como si fuera un niño-, indiferencia a sus sentimientos, falta de respeto a sus creencias, rechazo a sus deseos, silencio peyorativo, falta de respuesta a sus consultas en forma intencionada.
* Maltrato financiero patrimonial, económico-: Explotación, aprovechamiento o despojo de los fondos y/o patrimonio por acción de terceros. Implica daño, pérdida, transformación, sustracción, destrucción, retención o falsificación de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores, derechos o recursos económicos destinados a satisfacer las necesidades de las personas mayores. Ejemplos comunes son la utilización de la jubilación o pensión y/o la apropiación de bienes e inmuebles mediante fraude, engaño o amenazas.
* Abandono y negligencia: Deserción o fracaso, intencional -activo- o no intencional -pasivo-, de un individuo que ha asumido la responsabilidad de proveer custodia física o cuidado de una persona mayor. Esta forma de maltrato se ha referido históricamente a la negligencia o abandono de personas mayores en situación de dependencia. Sin embargo, existen expresiones de este tipo de maltrato que afectan también a personas mayores autovalentes.
Presenta una amplia gama de manifestaciones, desde la no administración de cuidados o supervisión necesaria respecto a alimentación, vestimenta, higiene, cobijo y cuidados médicos, dejar solo a un anciano que no pueda valerse en forma personal, hasta consultas tardías, exclusión forzada o mediante engaño del grupo familiar, entre otros.
* Autoabandono: Conducta de una persona mayor que amenaza su propia salud o seguridad debido a un rechazo o fracaso de proveerse a sí mismo un cuidado adecuado.
* Abuso sexual: Contacto sexual, de cualquier tipo, no consentido con una persona mayor, el que puede manifestarse en forma abierta o encubierta mediante gestos, palabras, insinuaciones, caricias, manoseos, exhibiciones de genitales o hasta la violación.
* Maltrato estructural: Falta de políticas sociales y de salud adecuadas, el mal ejercicio e incumplimiento de las leyes y la presencia de normas sociales o culturales que resultan en perjuicio de la persona mayor.