Más del 80% de los porteños acuerda con prohibir fumar cerca de juegos en plazas

Una encuesta realizada por el Centro para la Investigación de Enfermedades no Transmisibles revela que la mayoría aprueba que se incorporen más restricciones de espacios a fumadores incluyendo a todos los vehículos.

Yésica De Santo
Tiempo Argentino – 22.5.2015

El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública en el mundo, es el responsable de 6 millones de víctimas fatales por año, de las cuales 600 mil son fumadores pasivos (expuestos al humo ajeno). A pocos días de celebrarse el Día Mundial sin Tabaco –el próximo 31 de mayo– el Centro para la Investigación de Enfermedades No Transmisibles (CIENTA) dio a conocer los resultados de la encuesta “Percepciones de los porteños sobre el tabaquismo en espacios abiertos y en automóviles”, llevada a cabo en la Ciudad de Buenos Aires y que incluyó la participación de 941 personas mayores de 15 años. De la muestra, el 47,9% eran fumadores, el 17,8% ex fumadores y el 34,2% nunca había fumado.
“Los objetivos de este sondeo fueron describir el grado de acuerdo de la población con la prohibición de fumar en parques y plazas de la ciudad e identificar el grado de concordancia de las personas fumadoras con la legislación actual en materia de control de tabaco”, destacó Marta Angueira, cardióloga, especialista en cesación tabáquica y directora del Proyecto Buenos Aires Ciudad Libre de Humo. En diálogo con Tiempo, la experta afirmó que “en un futuro podría proponerse añadir la prohibición de fumar a menos de 8 metros de los centros de juegos en plazas y parques a la Ley Libre de Humo de la Ciudad”.
Un 62% de la población consultada dijo estar en desacuerdo con la idea de prohibir fumar en parques y plazas, mientras que un 38% está de acuerdo. De los últimos, el 16,70% eran fumadores, 58,80% nunca habían fumado y el 24,5% eran ex fumadores. Sin embargo, al indagar sobre que la prohibición incluyera a los espacios que se encontraran a menos de 8 metros de las áreas infantiles, el 82,5% estuvo de acuerdo contra el 17,5% que se manifestó en contra.
Un artículo publicado en la Revista Tobacco Control en el año 2000 menciona que los niveles de humo por la combustión del cigarrillo en espacios abiertos pueden ser tan altos como en ambientes cerrados. Además, su autor asegura que la dispersión atmosférica del mismo varía según la cantidad de fuentes emanadoras y del viento. Exposiciones infrecuentes e incluso en bajas concentraciones pueden causar afectación del aparato cardiovascular, así como exacerbaciones asmáticas en personas susceptibles.
Una de las problemáticas más claras es la existencia de grandes cantidades de colillas de cigarrillo en las áreas de juego infantiles, tales como los areneros. “Constituyen la principal fuente de envenenamiento accidental en menores de 6 años. En bebés o niños pequeños una cantidad mínima de nicotina causa náuseas y vómitos y dosis mayores provocan debilidad, convulsiones o crisis respiratorias que pueden ser mortales”, sostuvo Ehsan Latif, director regional de control tabáquico de la Unión Europea. Al respecto, Angueira comentó que “los chicos suelen llevárselas a la boca imitando a los adultos. La colilla no sólo contiene lo peor del cigarrillo, sino que es una fuente de gérmenes al contener la saliva del fumador”.
En Estados Unidos entre el año 2006 y 2008, se registraron 13.705 niños menores de 6 años que sufrieron envenenamientos accidentales con productos del tabaco. Casi 10.600 de esos casos fueron por colillas de cigarrillo. En este sentido, Health and Safety Code ubica al humo ambiental de tabaco en la misma categoría que otros tóxicos ambientales como benceno, arsénico y asbesto. En California existe legislación desde el año 2001 que prohíbe fumar a 25 pies (7,62 metros) de areneros y áreas de juego de niños en parques.
En mayo de 2014, legisladores del PRO presentaron un proyecto de ley cuyo objetivo es el de modificar el Código de Tránsito de la Ciudad al añadir la prohibición de fumar al conducir. Al consultar a la gente sobre su postura frente a la prohibición de fumar en vehículos taxis, remises y autos particulares), el 64,9% expresó su aceptación y un 35,1% se manifestó en contra.
“Buenos Aires es una de las pocas ciudades del mundo en que se ha progresado muchísimo en el control de tabaco. La lucha debe continuar porque la industria tabacalera se las está ideando para incluir más de sus productos, lo vemos por ejemplo con la inclusión del cigarrillo electrónico”, dijo Latif. Para Angueira, una de las cuentas pendientes es el cumplimiento total de la ley antitabaco en los boliches donde aún existe un 86% de incumplimiento de la ley 3718 (ver recuadro). La experta agregó que el trabajo presentado “se trató de un gran paso en la larga lucha que llevamos a cabo desde hace años.” «

22,3% de la población porteña es fumadora. Hace ocho años, el porcentaje llegaba al 37 por ciento. La media nacional es del 25 por ciento.

Un hábito peligroso

Niños: La exposición al humo de tabaco ajeno en la niñez aumenta de 2 a 5 veces el riesgo de muerte súbita del lactante, que se produce en niños y niñas menores de un año.
Tóxico: El humo del tabaco contiene más de 4000 productos químicos, de los cuales se sabe que al menos 250 son nocivos, y más de 50 causan cáncer.
Enfermedades: El tabaco aumenta un 25% el riesgo de padecer cáncer de pulmón, y el riesgo de desarrollar asma y la frecuencia de crisis asmáticas. Favorece hasta un 70% el riesgo de cáncer de mama, particularmente cuando la exposición se da en mujeres jóvenes.
Riesgo: La exposición al humo de tabaco en personas adultas que no fuman aumenta un 30% el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Dónde se puede, dónde no

En diciembre de 2010 fue aprobado la Ley Nº 3718, que prohíbe fumar en lugares de trabajo y oficinas, pero también en taxis, en establecimientos de salud y educativos, restaurantes, bares, confiterías y casas de lunch, cybers y locutorios de Internet, salas de recreación, shoppings y paseos de compras cerrados, además de cines, teatros, centros culturales, salas de fiesta en eventos de carácter privado, cajeros automáticos, cabinas telefónicas, terminales de ómnibus, colectivos, estaciones de subte, clubes deportivos, gimnasios. La larga lista también incluyó a clubes para fumadores y tabaquerías, donde podría haber personal no fumador.
Los únicos lugares autorizados para fumar en espacios con acceso público son los patios, terrazas, balcones y demás sitios al aire libre, así como áreas específicas para degustación en clubes de fumadores y tabaquerías sin atención de empleados. También está permitido fumar a las personas internadas en centros de salud mental y de detención, en áreas específicas.
Las personas que detecten que la ley no se cumple pueden realizar una denuncia comunicándose al número gratuito *147 o por e-mail a reclamostabaco@buenosaires.gob.ar.

http://tiempo.infonews.com/nota/153169/mas-del-80-de-los-portenos-acuerda-con-prohibir-fumar-cerca-de-juegos-en-plazas