La importancia de tomar conciencia sobre el autismo

La Asamblea General de las Naciones Unidas determinó que el 2 de abril se declarara como el Día Internacional de la Toma de Conciencia sobre el Autismo.

A partir de esto, durante todo el mes de abril se intenta atraer la atención de todos hacia este trastorno del desarrollo, alertar sobre su creciente prevalencia e informar sobre los avances de esta condición. Esta columna tiene también ese sentido.

Dr Facundo Manes
Clarín

El autismo es un trastorno del desarrollo que impacta esencialmente en tres áreas: la comunicación, la socialización y la conducta.

Los trastornos del espectro autista están referidos a diferentes cuadros clínicos ligados a dificultades socio-comunicacionales y conductas repetitivas y se diferencian entre sí por la severidad de los síntomas, el coeficiente intelectual y la adquisición del lenguaje.

Uno de los primeros síntomas que puede alertar a los padres -en general, los primeros en notar las conductas inusuales en sus niños- es la manera en que el hijo responde a ellos.

Cuando a un niño no le gusta que lo abracen o no mira a los ojos cuando lo miran a él, o cuando no responde a su nombre o a las expresiones de cariño, a las caricias o a las sonrisas, debería ser un motivo de alarma.

El niño con trastorno del espectro autista puede tener dificultades para aprender a hablar o puede tener un lenguaje muy limitado. También para jugar de forma interactiva con otros niños y suelen establecer un juego solitario.

Pueden tener una baja sensibilidad al dolor o la temperatura pero son especialmente sensibles a ciertos sonidos, a ciertas texturas, a ciertos olores o a otros estímulos sensoriales. Tienen rigidez ante los cambios en la rutina e intereses restringidos.

Algunos padres describen que su niño se fue desarrollando normalmente y luego comenzó a perder habilidades adquiridas. El trastorno del espectro autista se puede detectar desde los 18 meses de edad o incluso antes y los pediatras tienen un gran rol en la detección temprana.

Aproximadamente, 1 de cada 150 niños tiene un trastorno del espectro autista.

La causa es todavía desconocida y actualmente no existe cura ni prevención , aunque existe mucho por hacer por los niños y sus familiares.

Los programas de tratamiento integrales y planificados de forma individualizada – que destaquen las fortalezas, ayuden a contrarrestar las debilidades de cada niño y que involucren a padres, profesionales de la salud, escuelas y maestros- ayudan a reducir considerablemente muchas de las dificultades experimentadas por la persona con autismo y, además, logran mejorar la calidad de vida de la familia.

Con el apoyo adecuado, el niño con este trastorno del desarrollo puede aprender a comunicarse mediante sistemas verbales o visuales y también puede recibir asistencia para el desarrollo de muchas de las habilidades sociales necesarias para la vida diaria.

Las personas que participan en el apoyo a la persona con autismo necesitan comprender cómo utilizar estrategias adecuadas para ayudar a superar muchas de las dificultades de estos niños en situaciones cotidianas.

Sin un diagnóstico, alguien con un trastorno del espectro autista no puede recibir la intervención especializada y la educación que se necesita para desarrollar o aprovechar al máximo sus habilidades.

Cuanto antes se haga el diagnóstico, mayores serán las posibilidades de que el niño y su familia reciban ayuda y apoyo adecuados.

Existen asociaciones de padres que cumplen una función muy importante en la contención de los familiares , en la divulgación de información y en la defensa de los derechos de las personas que padecen esta condición.

En la medida en que comprendamos más lo que es autismo se podrá lograr una mayor integración social, con mayor tolerancia y sin prejuicios.

Las comunidades tienen, por cierto, ese fin de corresponderse unos a otros para que todos podamos potenciar las habilidade s y superar las dificultades.

* www.facundomanes.com Director del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO) y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro. Presidente del Grupo de Investigación en Neurología Cognitiva de la Federación Mundial de Neurología.

http://www.clarin.com/opinion/importancia-tomar-conciencia-autismo_0_691130996.html