El drama cotidiano del Alzheimer a través de historias mínimas

La conmovedora película Siempre Alice y la historia de Nelson Dellis, el inglés experto en memoria que visita la Argentina, desnudan la trastienda de un mal que transforma la vida de una persona y la de su familia. En diálogo con InfobaeTV, Dellis explica cómo entrena su memoria y por qué cree que el Alzheimer ” puede variar” según el estilo de vida de los países. Un experto argentino explica la importancia de la reserva cognitiva para la salud del cerebro

Por: Daniela Blanco
Infobae.com
SÁBADO 11 DE ABRIL 2015

Hay muchos puntos en común entre la historia conmovedora, dramática y verdadera del film Siempre Alice, protagonizado magistralmente por Julianne Moore, ganadora del Oscar 2015 como mejor actriz y la historia del actual cuádruple campeón de memoria en Estados Unidos, Nelson Dellis, de visita en la Argentina.

Tanto el personaje de Moore como Dellis vivieron de cerca el drama silencioso y progresivo de un mal como el Alzheimer que se introduce de manera intempestiva en la vida de una persona y también en la de una familia.

De Dellis a esta altura puede decirse que es un verdadero personal trainer de la mente. Este inglés de 31 años obtuvo hace pocos días el último de los cuatro títulos de “superdotado en memoria” en Nueva York, y quedó octavo en el mundial de diciembre del año pasado.

Moore en “Still Alice” interpreta a Alice Howland, una catedrática recibida en Harvard, casada, madre de tres hijos y doctora en psicología. La trama del guión describe magistralmente cómo a partir de que le diagnosticaron Alzheimer se derrumba y a la vez se fortalece y transforma su vida,y sus vínculos familiares y profesionales.

En el caso de Dellis, el Alzheimer lo conoció y transitó junto a su abuela Josephine, quién murió a causa de la enfermedad, y para él fue un verdadero punto de inflexión en su vida. La hermosa y exitosa académica Howland, un día comenzó a olvidar las cosas más pequeñas y cotidianas de la vida, y esos fueron los primeros avisos de la enfermedad neurodegenerativa que ya estaba en ciernes.

Alice con la enfermedad ya declarada y el apoyo incondicional de su familia, se dedicó a “vivir el momento”. Y Nelson se dedicó a entrenar su cerebro, con tanta disciplina como si fuera uno de sus músculos.

Una mente activa

Las declaraciones de Dellis ponen blanco sobre negro la importancia de desarrollar una mente activa. “Hay que entrenar el cerebro” es una de las premisas que los expertos en neurociencias siempre apuntan. No hay que cultivar un cerebro perezoso.

La enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de demencia en el mundo y hoy se sabe que los cambios cerebrales comienzan hasta 25 años antes de que aparezcan los primeros síntomas. Así es como la prevención adquiere un lugar preponderante.

El aumento de la expectativa de vida llevó a que aquellas patologías neurológicas poco frecuentes como la enfermedad de Alzheimer (EA) pasen a ser altamente prevalentes (2% a los 60 años, 40% a los 80 años).

En la Argentina, se estima que aproximadamente unos 500.000 pacientes la padecen y la tendencia es que va a ir aumentando exponencialmente en los próximos años.

Consultado por Infobae el médico especialista en neurología y psiquiatría, Ricardo Allegri, jefe de neurología cognitiva de FLENI e investigador CONICET destaca el concepto de “reserva cognitiva”: “Todos los sistemas del ser humano tienen una reserva funcional para situaciones de emergencia y, en tanto las demandas no superen los recursos, el sistema se mantiene equilibrado. Cuando sí lo hacen se descompensan o se agotan y aparece la sintomatología”.

Según el doctor Allegri, para explicar la reserva funcional de nuestro cerebro se han postulado dos modelos. El primero es el “modelo de la reserva cerebral” que implica una forma pasiva de reserva, que toma características del individuo tales como la inteligencia innata, el número de neuronas o la densidad sináptica. Los mecanismos por los cuales se establece esta reserva cerebral en cada individuo estarían genéticamente determinados y serían poco modificables.

Y el segundo modelo es el de “reserva cognitiva”. Y ocurre cuando el sujeto enfrenta “activamente” la patología cerebral mediante la utilización de nuevas estrategias basadas en la plasticidad y en las redes neuronales alternativas.

Fitness cerebral

En entrevista con Infobae TV, Nelson Dellis se refirió a las técnicas concretas que él practica para entrenar su cerebro. Dellis puede memorizar largas listas de palabras al azar, nombres y números, y recitar versos de poesía.

Dice Dellis: “Son básicamente cuatro cosas que yo intento hacer todos los días. Y las incorporo como una rutina de entrenamiento para ejercitar la mente. Una especie de gimnasio para la mente. Lo primero es memorizar cosas: intento memorizar cartas, números, nombres, todos los días. La segunda cosa es el ejercicio físico, soy muy activo, voy al gimnasio todos los días una hora, me gusta escalar montañas, por ejemplo. La tercera es comer bien. Por eso, como algunos alimentos para mantener mi cerebro sano. Específicamente, el más importante es el Omega 3 que obtengo por una píldora o por el pescado. Finalmente la cuarta es ser social, interactuar con la comunidad, amigos y familia”.

El Alzheimer actualmente es una de las enfermedades neurodegenerativas más cruciales de este siglo XXI. ¿Cuál es su opinión al respecto ?

-Sí, no sé mucho sobre el tema en América Latina pero en Estados Unidos es un problema enorme. Es una de las enfermedades mortales más comunes. Y es, de hecho, la única que todos los años empeora y no tiene cura. Todas las otras enfermedades crónicas están disminuyendo, pero no ocurre con el Alzheimer. Es peligroso y aterrador. Lo que es una locura es que no es algo que la gente puede entender claramente. No es algo que podes ver, no es como el cáncer que vos ves que tenés cáncer. El Alzheimer es un proceso lento y mucha gente no quiere afrontar la realidad. Pierden la memoria lentamente, es muy difícil de comprender.

¿Piensa que existen diferencias geográficas o culturales entre los países en cómo se desarrolla la enfermedad de Alzheimer?

– Sí, creo que sí. Hay países que tienen un estilo de vida más sano y yo no soy médico, por lo tanto no sé exacto los números; pero la percepción que tengo es que tanto las ciudades de alrededor del Mediterráneo, como en Europa, la gente vive más tiempo y en condiciones más saludables. Creo que tiene que ver con el estilo de vida y sus dietas.

Tiempos longevos

El doctor Allegri es presidente del comité científico de ALMA (Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer) y refuerza a Infobae: “Hoy se sabe que existen variables que influyen en el desarrollo, mantenimiento y potenciación de la reserva cognitiva a lo largo de la vida de un sujeto. Si bien hay una carga genética y capacidades innatas que no podemos modificar, es clave el rol de las influencias tempranas, los factores socioeconómicos, la nutrición, la educación, la ocupación, el ocio, el compromiso social e intelectual y la actividad física a lo largo de toda la vida”.

De paso por Buenos Aires, Dellis se declaró como un gran deportista, amante del montañismo y la escalada. Escaló el Everest en Asia y también el Aconcagua en el sur argentino, entre varios picos famosos en el mundo.

Y en pos de aunar sus pasiones, Dellis es la cara visible y trabaja para la ONG Climb For Memory (Ascenso por la memoria) que combina el montañismo y la concientización por un cerebro activo y saludable. El mismo reune fondos para la prevención y el tratamiento del Alzheimer

A lo largo de la vida de una persona, aspectos como la escolaridad alcanzada, el tipo de ocupación, los hobbies y el cociente intelectual del paciente influyen sobre la forma en que el cerebro enfrenta los efectos de un daño cerebral.

La foto de época de las sociedades futuras incluye un gran crecimiento de la gente añosa en la pirámide poblacional; se prevé llegar a una expectativa de vida de 90 años en el 2040.

La clave parece ser entonces pensar en cómo potenciar la reserva cognitiva a través de la prevención y a lo largo de toda la vida.

http://www.infobae.com/2015/04/11/1721502-el-drama-cotidiano-del-alzheimer-traves-historias-minimas