Reflexión del Dr. Facundo Manes

El optimismo y los desafíos intelectuales son factores de protección cerebral. No hay que hacer más de lo mismo. Cuando nos jubilamos de lo que nos gusta, de lo que nos apasiona, aumenta el deterioro cerebral. Hasta el último día de nuestra vida el cerebro es plástico y se reorganiza.