“La salud pública debería centrarse en la prevención”

Un café con Gonzalo Basile.El experto, coordinador de Médicos del Mundo, explica que el sistema es “hospitalocéntrico” y, al enfocarse sólo en las enfermedades, “empobrece” sus capacidades de repuesta.

Clarín
7-1-2015

Gonzalo Basile está al frente de Médicos del Mundo Argentina y ahora se encarga de la coordinación regional en América Latina y el Caribe de la organización. Gonzalo no es médico: se formó en Ciencias Políticas y se especializó en salud pública y epidemiología, y eso también es una definición. “Llego a la salud desde el paradigma de la medicina social”, expone. En principio, entender que la salud va más allá de las enfermedades, los medicamentos, los tratamientos y la atención clínica. “La salud tiene una vertiente colectiva poblacional que se entiende como un proceso social y que incluye dimensiones políticas, técnicas, económicas, sociales, ambientales e incluso biológicas”, explica.

–¿Y el entorno?

–La medicina social nace a partir de reflexiones sobre las determinantes sociales de la salud, que tiene que ver con entender que el modo en que nuestras sociedades se organizan, distribuyen poder, espacio y recursos y se generan patrones de enfermedad y de muerte diferenciales. Es probable que una persona empobrecida (porque no se ‘es’ pobre sino que no se tiene posibilidad de no serlo), tenga más chances de presentar determinados problemas de salud-enfermedad que en otros grupos sociales ya están resueltos. Ahora, si además es mujer, va a estar en peores condiciones. Y si además pertenece a una etnia indígena originaria o afrodescendiente, queda más abajo en la escala epidemiológica.

–¿Qué pasa con las urbanizaciones?

–Hemos tenido procesos de urbanización que no fueron planificados, nuestros países pasaron de ser eminentemente rurales a urbanos con desarrollos caóticos, malsanos e inequitativos. El indicador de mortalidad infantil en Buenos Aires varía de Norte a Sur, en menos de 30 minutos de subte. Además de ser inseguro socialmente, el urbanismo de nuestras ciudades genera mecanismos muy violentos.

“Lo que hemos hecho de ellos como víctimas habla de nosotros como sociedad. Hemos naturalizado y banalizado la exclusión social”, define. En Buenos Aires, Médicos del Mundo brinda atención primaria en el espacio público, acompañamiento social y de salud mental y trabaja en la incidencia de estos temas en políticas públicas. “La infantilización de la exclusión y de la pobreza que se generó en los 90 tiene una serie de desafíos que incluyen el abordaje de adicciones y salud sexual y reproductiva sin lógicas adultocéntricas”, expone.

–¿Qué encuentran ahí?

–La situación de calle es la más crítica por la dimensión poblacional que tiene la Ciudad. Hoy hay más de 16 mil personas que sobreviven en el espacio público: no decimos que todas duermen en la calle, la categoría abarca a la gente que está en el programa de hoteles, las más de 2.500 camas de paradores del Gobierno, chicos y adultos que cartonean y duermen en la calle en la semana, y los chicos que trabajan en el espacio público.

–¿Cuáles son los problemas más frecuentes?

–Más del 40% de esa población tiene consumo de sustancias adictivas: alcoholismo en adultos mayores, paco y pasta base en niños y adolescentes. En etapas invernales, tenés un 40% de infecciones respiratorias agudas, cuando en el sistema público pueden estar en menos del 20%. También, infecciones dermatológicas por no tener acceso cotidiano a la higiene personal. Y el tema de traumatismos por las condiciones de supervivencia.

La organización se financia a través de fondos públicos de cooperación internacional y también de donaciones privadas, tanto de particulares como de empresas, como Boston Scientific que desarrolló Monster Fix, un juego didáctico interactivo on line que permite ganar puntos que se convierten en donaciones para la campaña de Chagas.

–¿Qué pasa con el sistema de salud público?

–De alguna manera, nuestros sistemas de salud empobrecieron las estrategias de respuesta, son hospitalocéntricos y todo deriva en la enfermedad y la muerte y no el cuidado y la prevención. El área metropolitana es una sola y debería trabajar estos temas como conglomerado, como pasa con el transporte, por ejemplo. El desafío es complejo porque entran en juego temas políticos.

http://www.clarin.com/ciudades/Medicos_del_Mundo-Gonzalo_Basile-enfermedad-salud_0_1280872306.html