La obesidad como problema mundial

De acuerdo con un informe del Instituto Mundial McKinsey, con sede en Nueva York, dedicado a investigaciones de carácter económico, el aumento anormal de peso en el organismo por excesiva acumulación de tejido adiposo constituye actualmente una de las cargas sociales más costosas en el orden mundial. En efecto, se calcula que la atención de los problemas de salud que ocasiona la obesidad obliga a los sistemas de salud de los distintos países a gastar dos billones de dólares, sin sumar los que producen las afecciones que se asocian al exceso de peso. Por lo tanto, según el citado Instituto, este problema de salud se ubica en tercer lugar por los gastos que genera, luego del tabaquismo y la violencia armada, si bien el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria, afiliado a la UBA, coloca en primer lugar las afecciones cardiovasculares y sus consecuentes gastos por encima de los que produce el tabaquismo.

Editorial de La Nación
Domingo 04 de enero de 2015 |

La obesidad suele comenzar en la infancia como sobrepeso y constituye con frecuencia una característica de índole familiar (genética). El aumento de peso corporal se denuncia por la acumulación de tejido graso en la cintura, para extenderse luego a otras regiones del cuerpo. Ese aumento se relaciona con el hábito de una excesiva ingesta de calorías y sus efectos no sólo reducen la actividad física, sino que afectan severamente el funcionamiento del organismo, creando condiciones para las cardiopatías y las alteraciones del metabolismo como la diabetes.

En nuestro país, han crecido los casos de obesidad de una manera llamativa en los últimos años, probable efecto del abuso de la llamada “comida chatarra”. Así, también, ha crecido el número de jóvenes mayores de 18 años con sobrepeso. Al respecto, un estudio realizado por el Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada de la UNLP y el Conicet ha considerado que las muertes prematuras por exceso de peso han significado un costo de 190,5 millones de pesos sólo en el año 2010.

El conocimiento de los riesgos que genera la obesidad obliga lógicamente a cuidar la dieta que se ingiere. Para ello se emplean diversas metodologías aquí y en el mundo. Para proveer la información adecuada, hay diversos caminos; entre ellos, la educación alimentaria, enseñanza que provee naturalmente la familia primero; luego, los aportes de la escuela y de las campañas publicitarias dirigidas a la prevención de los excesos en las comidas, que desalientan la ingestión de alimentos con alta carga de calorías o procuran evitar los excesos en el consumo de sal y azúcar.

Debe quedar en claro, entonces, que la obesidad es un factor de riesgo para el organismo que, en primer lugar, se refleja en el abdomen, pero que se manifiesta también con síntomas de hipertensión, de alteración del colesterol o de hiperglucemia..

http://www.lanacion.com.ar/1757311-la-obesidad-como-problema-mundial