La actividad física en la tercera edad ayuda a proteger la materia blanca cerebral

Como todo lo demás en el cuerpo, las fibras de materia blanca que permiten la comunicación entre las distintas regiones cerebrales se deterioran con la edad. En un nuevo estudio, se ha comprobado la existencia de una fuerte asociación entre la integridad estructural de esas fibras de materia blanca y el nivel de actividad física diaria de una persona mayor, no solo teniendo en cuenta si dicho individuo realiza o no, y en qué grado, ejercicio físico formal (deporte o gimnasia de algún tipo), sino también si mantiene una actitud sedentaria el resto del tiempo (por ejemplo pasando el resto de la jornada sentado mirando la televisión) o por el contrario realiza actividades que aunque no se puedan considerar gimnasia ni deporte implican al menos un poco de actividad física.

Noticias de la Ciencia y la Tecnología
23/12/2014

A la materia blanca se la puede describir esencialmente como el “cableado” de interconexión entre células cerebrales.

En el estudio, se rastreó la actividad física de 88 participantes sanos con edades comprendidas entre los 60 y los 78 años. Los sujetos aceptaron llevar acelerómetros durante la mayor parte de sus horas de vigilia, a lo largo de una semana, y también se sometieron a escaneos cerebrales.

El equipo de Agnieszka Burzynska, Arthur Kramer y Edward McAuley, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, Estados Unidos, halló que los cerebros de las personas mayores que regularmente llevaban a cabo sesiones de ejercicio físico de nivel entre moderado y vigoroso mostraban por regla general menos lesiones en la materia blanca.

En particular, estos individuos, en comparación con quienes pasaban más tiempo sentados, disfrutaban de una integridad estructural más grande en los tractos de materia blanca de los lóbulos temporales, que se encuentran detrás de los oídos y desempeñan un papel clave en la memoria, el lenguaje y el procesamiento de la información visual y auditiva.

Los resultados de este estudio subrayan que además de realizar actividad física lo bastante intensa como para poder considerarse ejercicio, es igualmente importante evitar pasar muchas horas de sedentarismo absoluto. Realizar actividades que no se suelen considerar ejercicio pero que implican un cierto grado de movimiento físico, desde por ejemplo cuidar un jardín pequeño a jugar al billar, pueden ser de gran ayuda.

http://noticiasdelaciencia.com/not/12274/la-actividad-fisica-en-la-tercera-edad-ayuda-a-proteger-la-materia-blanca-cerebral/

http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0107413