¿Cuanto maltrato sufren los pacientes de Alzheimer?

Uno de los principales problemas que se da entre los mayores es que en ocasiones puede sufrir maltratos, ya sean verbales o físicos.

Una situación que tiene escasa repercusión en los medios de comunicación, salvo excepciones dado la gravedad del caso, o cuando se abandona al anciano en una gasolinera o un hospital, para no hacerse cargo del mismo.
Un maltrato del que todavía existe poca conciencia social, a diferencia del maltrato de género o del maltrato al menor, pero que es tanto o más grave que cualquiera de los dos, ya que se produce sobre una población indefensa, debilitada por el paso del tiempo y que en muchos casos sufre alguna enfermedad.
Este maltrato sobre los ancianos suele provenir tanto desde el círculo más próximo de la familia como desde los cuidadores cuando lo tiene.
La forma de expresarse este maltrato puede ser tanto verbal, a través de insultos o menosprecio, o física ya sea mediante agresión directa o impidiendo que el anciano realice alguna actividad, como por ejemplo salir a la calle.

Que conozca, todavía no existe un perfil claro del agresor, ni los “motivos” que le impulsan a maltratar al anciano, ya puedan provenir estos de problemas sociales, familiares o económicos.
Las consecuencias de dicho maltrato son igual o más graves que las del maltrato de género o del menor, ya que en estos dos existe tiempo para “recuperarse” e incluso poder llevar una vida normalizada con posterioridad, pero los ancianos no tienen ese tiempo.
El maltrato ya sea físico o verbal va a tener importantes efectos tanto a nivel psicológico en el estado de ánimo de la persona y en su autoestima; como a nivel físico, tanto por las consecuencias de la agresión, como por que se ve afectado el sistema inmunitario con una reducción de las defensas y como consecuencia con una peor salud.
A ello hay que unir un clima de tensión, ansiedad e incluso temor que desarrolla el anciano, cuando debe de convivir con su maltratador, sin saber cuándo volverá a agredirle, o si esta vez lo hará con una mayor gravedad.
Pero cuando este maltrato lo viven ancianos que ya están sufriendo alguna enfermedad, la situación es más grave, ya que va a ir en detrimento de la recuperación de su enfermedad y en el agravamiento de su sintomatología.
Una de las enfermedades más graves que pueden sufrir loa ancianos es el del Alzheimer, tanto por sus consecuencias cognitivas como de calidad de vida del paciente, pero ¿Qué influencia tiene el maltrato en el Alzheimer?

¿Cuanto maltrato sufren los pacientes de Alzheimer?   Novedades en Psicología

Por: MCCchurch

Esto es precisamente lo que trata de investigarse desde la Universidad de Florida del Sur, la Universidad Estatal del Sur de Connecticut (USA) publicado recientemente en la revista científica Aging Science.
Los datos que se analizan en este estudio se extrajeron de uno mayor denominado Aggression and Violence in Community Based Alzheimer’s families grant (AV_CAD), en el que participaban más de 6000 personas.
De los participantes se hizo una primera criba atendiendo a los siguientes criterios: ser mayor de 60 a?os, estar diagnosticado con Alzheimer siguiendo los criterios NINCDS/ADRD al menos tres años antes del estudio, tener un nivel de normal de habilidades cognitivas según el Folstein Mini Mental Status Exam (MMSE.).
Con lo que al final se registraron las respuestas de 254 cuidadores y 76 pacientes diagnosticados con Alzheimer.
A todos ellos se les administró un cuestionario estandarizado sobre la resolución de la conflictividad intrafamiliar denominado Conflict Tactic Scale (CTS), que evalúa tres estrategias de resolución de conflictos intrafamiliares, el razonamiento, la agresión verbal y la física.
Los resultados indican que el razonamiento es el medio más habitual de resolución de conflictos tanto por parte de cuidadores como de los propios pacientes con el 91,4% y 89,% respectivamente, situación que se reduce en el último año de la enfermedad, pasando al 66,3% y al 45,3% respectivamente. Lo que muestra que el avance de la enfermedad va a tener una influencia directa en el deterioro del uso del razonamiento como vía de solución de conflictos.
En cambio en el último año de estudio se elevaron los niveles de resolución mediante agresión verbal hasta el 59,3% y 68,7% respectivamente; siendo en menor medida, aunque no por ello menos preocupante la agresión física, en un 16,8% y un 24,2% respectivamente.
Los datos no dejan lugar a dudas de la preocupante situación que sufren los enfermos de Alzheimer, en cuanto que son receptores de maltrato por parte de sus cuidadores y familiares.
Destacar que parece existir un círculo vicioso de violencia que se instaura a medida que la enfermedad avanza, ya que los niveles de agresividad verbal y física han aumentando desde los cuidadores hacia el anciano, pero en mayor medida desde este hacia sus cuidadores y familiares, tanto verbal como físicamente.
El estudio a pesar de ser claro en sus resultados no entra a valorar las motivaciones que pueden estar detrás de este cambio de tendencia hacia la violencia.
Igualmente el escaso número de pacientes que han participado y que no existe un grupo control de igual edad, ambos factores hacen que no se pueda concluir al respecto, ya que se desconoce si es un efecto que acompaña a la enfermedad de Alzheimer, o es propio de la ancianidad.
A pesar de las limitaciones de estudio, queda evidente de que se precisa de programas de intervención tanto en ancianos como en sus cuidadores a la hora de encontrar las herramientas necesarias para poder solucionar la conflictividad familiar sin necesidad de llegar a la agresión.
Igualmente se requeriría de una mayor conciencia social sobre esta problemática, tanto a la hora de denunciar como para poder mecanismos preventivos y paliativos, tal y como se hace en el caso del maltrato de género o del maltrato al menor.

Bibliografía Usada:


VandeWeerd, C. y cols. (2014). Changes in Conflict Resolution Style over Time: The Risk for Persons with Alzheimer’s Dementia. Aging Science, 2: 12.