La hermosa historia de una anciana y su gato

Por más de 13 años, el fotógrafo japonés, Miyoko Ihara, ha estado tomando fotografías de su abuela, para tener un bonito recuerdo de la vida de ella.

Esta historia de amor comienza cuando Fukuramu aparece en el cobertizo de la casa de Misao cuando él era un pequeño minino, ella se enamoró al instante de sus ojos de distintos colores (heterocromia), y lo bautizó Fukumaru, una mezcla de Dios de la suerte y la palabra circulo. De ahí en mas ellos no se separaron ni un instante, viven el uno para el otro y hasta Fukumaru la acompaña a Misao realizar los trabajos de campo.

Miyoko logra transmitir calidez y sentimiento a través de las fotos que fue tomando a esta pareja hace ya tres años. Misao no parece ser una persona adinerada que vive en las mejores condiciones pero se la puede ver sonriente en todas sus fotos, hasta cuando trabaja duramente en el medio del campo y eso solo puede deberse a que un ángel de cuatro patas la acompaña a todos lados. Te lleva a reflexionar de que uno a veces pierde su tiempo buscando amo y felicidad en cosas materiales, cuando el año es tan simple como una caricia a un gato.

http://www.ecc.hol.es/la-hermosa-historia-de-una-anciana-y-su-gato-en-19-fotografias/