Un mundo con terapia antiage

ENTRE 1990 Y 2012, LA ESPERANZA DE VIDA GLOBAL AUMENTO SEIS AÑOS

La expectativa media de las mujeres es de 73 años y de los hombres, 68. En la Argentina es de 79 y 73, respectivamente. Los datos pertenecen a un informe de la OMS. En el país, la mortalidad infantil bajó en la última década de 16,5 por mil nacidos vivos a 11,1.

Página/12
Viernes, 16 de mayo de 2014

La esperanza de vida en el mundo aumentó un promedio de 6 años entre 1990 y 2012, mientras que las tasas de muertes entre los niños pequeños se redujo a casi un 50 por ciento en el mismo período, según un informe presentado ayer en Ginebra, Suiza, por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De acuerdo con las estadísticas presentadas, la media de las niñas nacidas en 2012 vivirá hasta los 73 años y los niños hasta los 68, aunque se mantienen las disparidades ya que, sin importar el género, un niño nacido en un país rico puede vivir 16 años más que el nacido en una nación pobre. En el caso argentino, la expectativa de vida es de 79 años para las mujeres y de 73 para los hombres. En tanto, el indicador de mortalidad infantil en el país pasó de 16,5 por mil nacidos vivos en 2003 a 11,1 en 2012. “La expectativa de vida (en Argentina) avanza a la par de los países desa-rrollados y en los últimos años hemos tenido un aumento considerable en ese indicador, que es lo esperable para un país en desarrollo”, destacó el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur.

Según el Informe Estadístico Mundial de Salud 2014, que cubre información de 194 naciones, los países de bajos ingresos hicieron importantes progresos, con un incremento de 9 años en la esperanza de vida. Los países que más avanzaron fueron Liberia, donde entre 1990 y 2012 la expectativa aumentó en 20 años; Etiopía y las Maldivas, donde creció en 19 años; Camboya, en 18 años; Ruanda, en 17, y Timor Leste, en 16.

El responsable de Estadísticas de la OMS, Ties Boerma, señaló que los progresos fueron posibles gracias al impulso que significaron las metas de desarrollo del milenio en el ámbito de la salud, que también redujeron la mortalidad infantil en casi un 50 por ciento desde 1990. Según el organismo internacional, los motivos de estos logros en algunos de los países más pobres son la reducción de los índices de la mortalidad infantil en niños menores de cinco años.

Sin embargo, el experto señaló que la brecha entre los distintos países del mundo es aún alta. “Si comparamos a los niños de los países de renta alta con los de baja renta, veremos que hay una brecha de expectativa de vida de 15 años entre los niños y de 19 años entre las niñas”, dijo Boerma.

Mientras Japón, con 84 años de promedio, es el país donde más viven los hombres y las mujeres, en buena parte de Africa Subsahariana la esperanza de vida general es de menos de 55 años. En los países ricos se amplió la esperanza de vida gracias a una reducción de los problemas cardíacos. Hay menos personas que fuman y más controles de la presión arterial, según la OMS.

Este informe refleja además que las mujeres tienen una vida más prolongada que los hombres, cualquiera sea la zona del mundo que habiten. En el caso de los países de renta alta, las mujeres viven un promedio de seis años más que los hombres, en tanto que en los de baja renta la diferencia es de unos tres años.

Las mujeres japonesas, con 87 años, son las que mayor esperanza de vida tienen, seguidas de las españolas y las suizas, con 85. Entre los hombres, la mayor longevidad se registra en Islandia, con 81 años, seguida de Suiza y Australia, con 80.

Por otro lado, según las estadísticas de la OMS, presentadas como antesala de la asamblea anual que se inaugura el lunes en Ginebra, las tres primeras causas de muerte prematura son las enfermedades coronarias, las infecciones respiratorias del tracto inferior, como la neumonía, y el infarto cerebral.

Sin embargo, en una veintena de países africanos, la mayor cantidad de casos de muerte prematura se atribuye a la incidencia de enfermedades infecciosas. En tanto, en los países desarrollados, el 90 por ciento de estas muertes se debe a enfermedades crónicas y heridas.

En la Argentina, la expectativa de vida pasó de 69 años para los hombres en 1990 a 73 en 2012, mientras que para las mujeres aumentó de 76 a 79 años. Manzur señaló que este indicador “tiene relación con la mejora de las condiciones de vida en general, donde también influye la mejora de los servicios de salud y todas las estrategias de prevención de enfermedades”. En tanto, el secretario de Promoción y Programas Sanitarios de la Nación, Jaime Lazovski, remarcó que “el impacto principal lo tenemos con la mejora en la mortalidad infantil”. Este indicador pasó de 16,5 por mil nacidos vivos en 2003 a 11,1 en 2012, según informó la OMS.

“La expectativa de vida es un cálculo que se obtiene con respecto de los años de vida que se ahorra la población en general, entonces cuanto más mejora la mortalidad infantil, se eleva sustancialmente el promedio general”, explicó.

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-246346-2014-05-16.html