La detección temprana reduce el riesgo de contraer cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal, el tercero más frecuente en Argentina, puede prevenirse con la detección temprana y el tratamiento adecuado de la enfermedad, ya que las posibilidades de curación son superiores al 90 por ciento, informó el Ministerio de Salud de la Nación.

Telam 28.3.2014

Para generar conciencia sobre la problemática, el lunes próximo, cuando se conmemora el Día Mundial de Prevención de esta patología, el Ministerio de Salud lanzará un programa piloto de prevención y detección temprana del cáncer colorrectal en hospitales de la ciudad de San Miguel de Tucumán y se brindarán capacitaciones a los equipos de salud involucrados.

El programa se pondrá en marcha en los hospitales “Zenón J. Santillán” y “Dr. M. Belascuain”, y también en los centros de atención primaria de la capital tucumana; luego se extenderá a toda la provincia, y el mes que viene la iniciativa se replicará en Posadas, Misiones.

El programa piloto comprende la detección de las personas con mayor riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal e incluye la realización de tareas de prevención y detección temprana, el fortalecimiento del circuito de derivación para consulta, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de dichas personas.

El Ministerio de Salud lanzará un programa piloto de prevención y detección temprana del cáncer colorrectal También prevé una estrategia de sensibilización y cuidados destinada a la población general a través de la realización de un test de sangre oculta en materia fecal a las personas de entre 50 y 75 años.

“No queremos que las personas se realicen exámenes sólo cuando presentan síntomas, sino cambiar el eje de atención hacia la prevención y la detección temprana”, sostuvo Ubaldo Gualdrini, coordinador del Programa Nacional de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal.

El médico explicó que “esto nos permite curar a la gran mayoría de los pacientes con tratamientos mucho menos invasivos”.

Con 13.558 nuevos casos diagnosticados en 2012, el cáncer colorrectal es el tercero más frecuente en el país, detrás del de mama y el de próstata; y el segundo en número de muertes -detrás del cáncer de pulmón-, con 6.958 fallecimientos.

El cáncer colorrectal es el tumor maligno que se desarrolla en la última porción del tubo digestivo -el intestino grueso-, que está compuesto por el colon y el recto, y se produce como consecuencia de una compleja interacción de factores hereditarios y ambientales.

En más del 80 por ciento de los casos de esta enfermedad, se produce primero un pólipo (un crecimiento anormal de las células de la pared interna del intestino grueso) denominado adenoma, que puede crecer lentamente durante más de 10 años y también, eventualmente, transformarse en un cáncer colorrectal.

Cuando ya se desarrolló el cáncer, inicialmente el tumor se localiza en la pared del intestino (fase temprana) y si no se detecta y trata a tiempo puede diseminarse hacia ganglios linfáticos u órganos vecinos o a distancia (hígado, pulmón), dando lugar a las llamadas metástasis.

El 90 por ciento de los cánceres colorrectales se producen en personas mayores de 50 años de edad y tiene una incidencia levemente mayor en hombres que en mujeres.

Alrededor del 75 por ciento de los casos de cáncer colorrectal son denominados esporádicos, es decir que se desarrollan en personas que no presentan antecedentes personales ni familiares demostrados.

La lenta progresión de estos tumores favorece la realización de exámenes periódicos para detectar y extirpar los pólipos permitiendo prevenir la enfermedad y reducir su incidencia.

Además, si es detectado en una fase temprana, las posibilidades de curación son superiores al 90%.

http://www.telam.com.ar/notas/201403/57113-la-deteccion-temprana-reduce-el-riesgo-de-contraer-cancer-colorrectal.html