Dormir siete horas al día reduce en un 65% el riesgo cardiovascular

La Fundación Española del Corazón recuerda la importancia de llevar una vida saludable para evitar enfermedades cardiovasculares

14.03.14 –
– B. MANZANO | BILBAO
El Correo de Vizcaya

Los expertos siempre nos recuerdan que llevar una vida sedentaria puede causar graves problemas cardiovasculares. Pero dormir poco o dormir mal, también. Según un estudio publicado por European Journal of Preventive Cardiology, dormir entre siete y nueve horas al día reduce hasta en un 65% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Dormir poco se asocia con problemas de sobrepeso, obesidad, hipertensión, colesterol y triglicéridos.
Pero con un buen descanso no basta, debemos acompañarlo con unos buenos hábitos de vida saludable como realizar diariamente algún tipo de actividad física, mantener una dieta equilibrada, moderar el consumo de alcohol y, sobre todo, no fumar.
Con la celebración del Día Europeo de la Prevención del Riesgo Cardiovascular y del Día Mundial del Sueño, la Fundación Española del Corazón nos recuerda los beneficios que aporta a la salud cardiovascular un buen descanso nocturno. “Un sueño reparador ayuda a disminuir la presión arterial, mejora la función endotelial y, en definitiva, es un factor a tener en cuenta para la prevención de las enfermedades cardiovasculares”, explica el Dr. Enrique Galve, presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y miembro de la FEC. “Mientras dormimos se produce una relajación muscular que también afecta a las arterias.”, matiza Galve.
No solo cantidad sino calidad
Para conseguir un descanso reparador no solo influye el numero de horas que dorminos sino la calidad de ese sueño. Las personas que duermen de una forma más deficiente, tienen una peor función endotelial y esta función está relacionada con la capacidad vasodilatadora de las arterias y venas. Por ello, las personas que no descansan bien, tienen riesgo de aumentar su presión arterial.
La FEC da algunas recomendaciones para ayudarnos a descansar correctamente: evitar cualquier alimento estimulante a última hora de la tarde, entre los que se encuentra el café, té y chocolate. Por otra parte, nos aconsejan evitar alimentos pesados y diuréticos en la cena. Otro mito erroneo es que el alcohol nos ayuda a conciliar el sueño y por el contrario, puede alterar sus etapas.
El ejercicio físico es fundamental para un buen descanso pero se desaconseja practicarlo a última hora del día porque puede aumentar nuestra temperatura corporal y por ello, dificultar el sueño.
Bendita siesta
En contra de lo que muchos puedan pensar, una siesta de entre 20 y 30 minutos después de la comida ayuda a recuperar fuerzas y permite afrontar el resto del día con mayor vitalidad, especialmente tras una comida copiosa y siempre y cuando nuestros horarios laborales lo permitan.

http://www.elcorreo.com/vizcaya/20140314/mas-actualidad/sociedad/dormir-siete-horas-201403141124.html