Cumplió 93 y volvió a saltar en paracaídas desde 3 mil metros

Carlos Roque Beltrán es un integrante más del cielo pero está más vivo que nunca. Ayer, en el Aeródromo de Alta Gracia, este abuelo cordobés de 93 años, con espíritu de aventurero juvenil, sopló las velitas tirándose en paracaídas desde 3 mil metros de altura.

POR LUCAS CRUZADO
Clarín
01/12/13

Ya lo había hecho hace un año, para los 92, con otro salto desde las nubes, y ahora, para tranquilidad de sus parientes, prometió poner una pausa hasta los 100. “Arriba me siento vivo. Necesito de estas cosas para ser feliz”, le contó a Clarín el audaz nono que, con el salto de ayer, ya registra 1252 vuelos.

Nacido en 1920, Roque conoció el cielo por primera vez en 1944, cuando el Ejército Argentino creo su primera división de paracaidistas. Desde entonces, nunca paró de saltar. Pero no siempre concluyó con éxito sus empresas temerarias por el firmamento. Una vez, en los años ‘50, el paracaídas no se abrió correctamente y Beltrán sufrió una conmoción cerebral por la que debió pasar 10 días internado. “Pese al golpazo no me apichoné –recordó–, si uno salta con las medidas de seguridad en orden este es uno de los deportes más seguros”.

Entusiasmado como un chico, este abuelo al que no lo paran ni siquiera los tres stent que tiene en el corazón agregó: “Hoy cumplo 69 años consecutivos saltando. Prometo no tirarme más. Eso sí, si llego a los 100, los festejo allá arriba”.

En el salto de ayer, el paracaidista más antiguo que tiene nuestro país, estuvo acompañado por el instructor Javier Masín. Bajo un cielo soleado y diáfono, la caída libre –a unos 200 kilómetros por hora– duró alrededor de 30 segundos. Durante esa “eternidad” suspendido en el aire, Carlos, canchero, hasta se dio el lujo de hacer morisquetas.

Después de un aterrizaje “soñado y único”, el dueño del cielo cordobés se abrazó con María del Carmen. Se trata de su compañera en gran parte de la vida, la mujer que lo describió como un intrépido y que reveló que Roque hasta tiene una palestra en su casa “para trepar por la pared en vez de subir escaleras”. “Cumplí otro sueño. ¿Qué más puedo pedir?”, concluyó el atleta ayer, abrazado a su mujer.

http://www.clarin.com/sociedad/Cumplio-volvio-saltar-paracaidas-metros_0_1039696158.html