Mitos y verdades sobre las formas de bajar de peso

El Ministerio de Salud, a través del Plan Nacional Argentina Saludable, destierra mitos sobre los alimentos light y los sacrificios innecesarios para combatir el sobrepeso y la obesidad, que actualmente afectan a más de la mitad de la gente y lleva muchas veces a adoptar tratamientos “mágicos”.

Según datos de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, elaborada en 2009 por el Ministerio de Salud a cargo de Juan Manzur, el 35,4 por ciento de la población padece sobrepeso y el 18 por ciento obesidad.

Y muchas veces, la necesidad de bajar de peso lleva a las personas a buscar tratamientos mágicos, a creer que es necesario hacer sacrificios mediante dietas extremas o a consumir alimentos light con la falsa creencia de que éstos no aportan calorías.

Por eso, el Ministerio de Salud de la Nación, a través del Plan Nacional Argentina Saludable, brinda información respecto de una serie de mitos y verdades de una adecuada alimentación para lograr un peso saludable y evitar enfermedades como diabetes, hipertensión y afecciones cardiovasculares, entre otras.

Mito 1: “Puedo comer alimentos light libremente y no engordar”

Respuesta: Antes que nada, es importante aclarar que un producto light es aquel que ha sido reducido en al menos un 25% en el contenido de calorías o en algún nutriente (carbohidratos, grasas totales, grasas saturadas, colesterol y sodio).

El hecho de que un alimento sea “light” no significa necesariamente que sea reducido en calorías. Por ejemplo, el dulce de leche light ha sido reducido en grasas pero tiene el mismo aporte de calorías debido a que posee un mayor porcentaje de hidratos de carbono. Por eso, es necesario que en el rótulo se especifique si está reducido en calorías o en algún nutriente y cuál es el porcentaje de reducción.

“Es un error muy común sobrepasarse en la ingesta de productos light pensando que no engordan y, en esos casos, la persona termina consumiendo más calorías que si hubiera elegido la versión tradicional”, explica Sebastián Laspiur, director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles de la cartera sanitaria nacional.

Mito 2: “Para bajar de peso es necesario eliminar el pan y las pastas”

Respuesta: Este mito surgió a partir de la creencia popular de que los hidratos de carbono engordan y que los tenemos que suprimir si queremos bajar de peso.

Los hidratos de carbono son la principal fuente de energía y, al restringirlos, podemos sentir cansancio, fatiga, irritabilidad y menor resistencia cuando se realiza actividad física. Por eso, lo importante es controlar el tamaño de las porciones. “En el caso de las pastas, por ejemplo, lo ideal es combinarlas con verduras cortadas en juliana, que pueden ser cocinadas al wok, o si las queremos consumir con salsa, es importante que sea liviana, de tomate, en lugar de las de cuatro quesos o de crema”, detalla Emilia Barrionuevo, nutricionista del equipo del Plan Argentina Saludable.

Mito 3: “Para bajar de peso no tengo que mezclar carne con papas o pastas”

Respuesta: Esta es una afirmación que carece de evidencia científica, ya que el aparato digestivo cuenta con enzimas capaces de digerir al mismo tiempo los hidratos de carbono y las proteínas y, por otra parte, al combinar estos nutrientes, la comida brinda mayor saciedad.

Mito 4: “Para bajar de peso tengo que abandonar todos los dulces”

Respuesta: Los alimentos, además de nutrientes, nos brindan placer, por lo tanto, no es recomendable eliminarlos completamente. Se pueden consumir productos dulces siempre y cuando sean en la porción justa y, para lograrlo, se deben seleccionar aquellos que se venden por unidad.

“Cuando prohíbo un alimento, aumentan mis deseos de consumirlo. Entonces, si en lugar de prohibirlo lo incluyo dentro de mi alimentación, el deseo disminuye porque sé que al otro día puedo volver a consumir una porción”, aclara Barrionuevo.

Mito 5: “Tengo que comenzar la dieta el lunes”

Respuesta: Esta es la clásica frase con la que postergamos la acción, dejando para después algo que podríamos comenzar hoy. “Muchas personas que quieren bajar de peso comienzan la dieta el lunes a la mañana y la terminan a la noche, o adelgazan de lunes a viernes y suben de peso los fines de semana”, analiza Barrionuevo y agrega: “un desafío que nos podemos plantear es tomar la decisión de cuidarnos a partir de la próxima comida. No es necesario empezarla un lunes”.

Mito 6: “Si quiero bajar de peso tengo que pasar hambre”

Respuesta: Seguir dietas muy bajas en calorías, como las que están de moda, no se puede sostener en el tiempo, por lo que llevan a recuperar el peso perdido. Además, el gasto energético disminuye y el metabolismo de las personas se hace más lento.

En la misma línea, Barrionuevo explica que “cuando pasamos períodos de hambre, el organismo detecta esa falta de alimentos y para lograr su objetivo, que es comer, aumentan los niveles de una hormona llamada grelina, conocida como la hormona del hambre, que hace que tengamos ganas intensas de comer. Entonces, para que esta hormona se mantenga en niveles normales no deben pasar grandes períodos de tiempo sin ingerir alimentos”.

Además, estas dietas tienen como objetivo el adelgazamiento rápido, que lleva a la persona a perder más músculo que grasa. “Si se baja un 1% por semana, se pierde alrededor de un 75% de grasa y 25% de músculo. Si se supera esa velocidad, se pierde alrededor de 50% de cada uno”, detalla por su parte Jonatan Konfino, coordinador del Plan Nacional Argentina Saludable.

Mito 7: “Comer sólo frutas durante el día es una buena alternativa para bajar de peso”

Respuesta: Ningún plan basado en un solo grupo de alimentos puede tener éxito. La alimentación debe ser variada y completa. Para eso, es necesario consumir frutas, verduras, carnes y legumbres en proporciones equilibradas. Una dieta exclusiva en frutas, como por ejemplo la dieta de la manzana, debilita al organismo y provoca el efecto contrario al deseado una vez que se la deja de consumir.

Mito 8: “No debo cenar porque engorda”

Esto no es así, ya que el motivo que realmente provoca un aumento de peso es consumir mayor cantidad de calorías que las que se gastan a lo largo de todo el día, y nada tiene que ver con el momento del día en que se come. Por eso, es importante no saltear ninguna comida, ya que esto disminuye el metabolismo –el organismo quemará menos calorías–, y hace que la persona llegue a la siguiente comida con mucha más hambre.

http://www.prensa.argentina.ar/2013/10/06/44763-mitos-y-verdades-sobre-las-formas-de-bajar-de-peso.php