Con ritmo argentino

La Semana del Corazón propone conocer los métodos para reducir factores de riesgo y saber cómo cuidarnos; los índices del país, de los más altos del mundo

Por Florencia Vidal | Para LA NACION
Domingo 06 de octubre de 2013

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el país. Sobre trescientas mil personas que fallecen en un año, un tercio es debido a una insuficiencia cardíaca, infarto agudo de miocardio, enfermedad coronaria o accidente cerebro vascular. “La enfermedad cardiovascular en la Argentina es de las más altas del mundo -explica el doctor Jorge Belardi, presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC)-. Se ubica entre los primeros veinte países con mayor mortalidad, quizá debido a los hábitos de vida. Esto no tiene relación directa con el desarrollo o el subdesarrollo. Sí afecta mucho más a las personas de menores recursos que a las de mayores.”

El 29 de septiembre fue el Día Mundial del Corazón. Diferentes asociaciones buscan promover medidas preventinas. La SAC se plantea para 2020 un objetivo muy importante: trabajar para reducir en un 20% la mortandad por enfermedad del aparato cardiovascular en el país. Lo primero que se debe hacer, afirma Belardi, es observar los países que trabajan en disminuir esos índices. “Por un lado se trata de trabajar sobre los enfermos y las enfermedades. Es fundamental el rol de los médicos para bajar la mortalidad de los infartos, para trabajar sobre la insuficiencia cardíaca y que los pacientes tengan el diagnóstico y el tratamiento adecuados. También, para realizar prevención secundaria a los pacientes que ya son cardiovasculares, como los hipertensos, los diabéticos o quienes tienen elevado colesterol, para que tengan el tratamiento y los chequeos adecuados”, agrega.

El otro campo para un cambio sustancial son las políticas de salud que incluyen el acceso a la medicación y a los tratamientos y la divulgación de hábitos para evitar el sedentarismo, el aumento de peso y el tabaquismo. “Hay que trabajar en acciones más adecuadas en lo que se conoce como campañas públicas en reducción de factores de riesgo”, continúa Belardi.

En cuanto a los avances de la ciencia, el cardiólogo asegura que son continuos y se dan en distintos espacios. Por ejemplo, en el mejor conocimiento de la fisiopatología, es decir, de las razones por las cuales la gente se enferma. Hay progresos también en los medicamentos, cada vez más efectivos, y en tratamientos menos invasivos. A su vez, las cirugías avanzan para ser menos cruentas.

La prevención y el cuidado del corazón, las venas y las arterias van de la mano de la buena nutrición. Se trata de comer en distintos momentos del día con el suficiente reparto entre hidratos de carbono, grasas y proteínas; incorporar vegetales, frutas y verduras, pescado, aceite de oliva y todo lo relacionado a la dieta mediterránea. Si se come carne debe ser magra y en pequeñas porciones. La actividad física contribuye: caminar, trotar, nadar, andar en bicicleta o cualquier otra actividad debe realizarse al menos una hora por día.

Para la prevención, dice Belardi, es importante que la gente conozca sus números: presión arterial, colesterol, índice de diabetes. Con esos datos se puede hacer mucho para bajar la mortalidad. Y hay que insistir en lo nocivo del tabaquismo.

Respecto del estrés, Belardi afirma que hay dos maneras de catalogarlo. “Una cosa es el estrés de estar muy ocupado, hiperactivo. Otra es la angustia de quien tiene un problema grave, por ejemplo. Eso sí tiene relación directa con el aumento de las enfermedades. A partir de la crisis de 2001 hubo durante esos años un aumento de la mortalidad”, explica.

El presidente de la SAC hace hincapié en la gente que cree que no le pasará nada, porque conoce otras personas que fuman o tienen sobrepeso y no tienen diagnósticos negativos. “Esos factores influyen absolutamente sobre la salud. Otro mito es el que dice que un chequeo anual es suficiente, y esto no es así. En general, un día de 365 no reemplaza a los 364 viviendo con la mayor salud posible. O sea, si tengo sobrepeso, fumo, como cualquier cosa y me hago un chequeo por año, evidentemente, eso no me va a prevenir de la mortalidad cardiovascular de ninguna manera”, concluye Belardi.

30% de los argentinos muere por causas cardiovasculares, según Salud Pública
42% entre 35 y 75 años es hipertenso. El 40% lo ignora
9,6% es diabético
27,1% es fumador
8 CONSEJOS QUE VALEN

1- Cumplir una dieta saludable que incluya cinco porciones de frutas y verduras al día.

2- Reducir el consumo de sal a menos de cinco gramos diarios (una cucharadita de té).

3- Realizar actividad física.

4- Mantener un peso saludable.

5- Evitar el exceso de alcohol.

6- No fumar.

7- Manejar el estrés de manera saludable y efectiva.

8- Realizar chequeos médicos periódicos..

http://www.lanacion.com.ar/1626404-con-ritmo-argentino