Los riesgos para la salud de seguir una dieta hipocalórica

Las hay de 600 calorías diarias, 800 o de 1200. Lo cierto es que ese tipo de plan alimentario, si no es personalizado o bien no responde al gasto calórico de cada persona, casi nunca resultan bien. Problemas hormonales, desbalances en el organismo y el odiado “efecto rebote”, algunas de las consecuencias. Qué tener en cuenta a la hora de buscar perder kilos

Por: Valeria Chavez
infobae.com
viernes 06 de septiembre 2013

Ante los primeros calorcitos, aun en una primavera anticipada, los “portadores” de kilos de más suelen comenzar una loca carrera contra el reloj en pos de llegar en línea al verano. Y en ese camino, muchos suelen incurrir en dietas “milagrosas”, que les sugirió un amigo de un amigo, o peor, que encontraron en una revista o página web de belleza. Error. Esas dietas no sólo suelen ser muy reducidas en calorías, sino que no están hechas “a medida” de quien la realiza, condición básica que debe cumplir un plan de alimentación.

Consultado por Infobae, el doctor Ricardo Muzzio (MN 54482), médico endocrinólogo y especialista en medicina estética explicó que “las calorías que debe tener una dieta dependerán de la superficie corporal de cada paciente”.

Así, no será lo mismo una dieta de 600 calorías para una mujer de 1,60 metros con 75 kilos de peso, que otra para un hombre de 1,80 metros que pesa 125 kilos.

Es que cada persona tiene un gasto calórico medible llamado metabolismo basal, acorde a su superficie corporal. Para una mujer de 1,60 de altura con 75 kilos se calculan 2000 calorías aproximadamente y obviamente un hombre de 1,80 que pesa 120 kilos no gastará lo mismo: se calculan de 2500 a 3000 calorías. Por lo tanto, dar dietas “universales” de 600 calorías es ciertamente desacertado.

“Poder entender el manejo fisiológico del organismo es pensar un balance entre las calorías que entran y las que se gastan. Si entran 600/ 800/ 1200 calorías y se gastan 2000/ 2500/ 3000 calorías acorde a la superficie corporal de cada individuo, la diferencia entre éstas se obtiene de las reservas energéticas (grasa corporal) que se transportan desde el lugar de depósito (grasa de depósito) hacia el hígado, donde son transformadas (metabolizadas) en el elemento que utiliza el organismo (glucosa). Esta actividad se llama gluconeogénesis y genera cetonas circulantes, que llevan a un cuadro de cetoacidosis metabólica, muy peligroso para la salud”, sintetizó el especialista, quien detalló que “no es lo mismo que el paciente pase horas con este cuadro de ayuno, a que pase días o semanas con este balance energético descompensado. En ese caso, las probabilidades de descompensación aumentan en la medida que pasa más tiempo. Se sabe desde hace muchos años que dietas de 600 / 800 calorías son muy peligrosas, y hasta pueden llevar a la muerte a la persona que las llevan a cabo”.

En segundo lugar, el elemento a tener en cuenta por todo profesional que indique un tratamiento dietético es qué contenido nutricional se le da al paciente, qué cantidad de proteínas, hidratos de carbono, de grasas, vitaminas y minerales se le están dando. “El organismo en condiciones de balance negativo, a lo largo de mucho tiempo, empieza a utilizar elementos de sostén (músculo, tendón, hueso) para transformarlos en glucosa y ocurre lo que se conoce como desnutrición proteica y puede llevar al desmoronamiento del organismo”, destacó el especialista.

En tercer lugar, “si se sigue con balances tan negativos, comienzan a generarse transformaciones hormonales en las que disminuyen las hormonas tiroideas, aumentan los glucocorticoides, y descienden la testosterona y el estradiol, generando disminución de la libido y la potencia sexual”, sintetizó.

El paciente con sobrepeso debe bajar de peso con dietas no inferiores a las 1200 calorías, que son eficientes y no conllevan a complicaciones durante el tratamiento ni después de terminado el mismo. Además -según Muzzio- “una dieta de 600 escasas calorías es insostenible en el tiempo y la tendencia al abandono de las mismas son muy altas”. Otro tema fundamental es que las dietas se deben acompañar con actividad física, ya que es mucho más sano y ayuda a perder más rápido, no sólo el sobrepeso, sino la grasa corporal.

Tras asegurar que las dietas hipocalóricas completas que tienen un buen aporte nutricional no generan ninguna consecuencia negativa, el especialista destacó que eso sí ocurre cuando son incompletas. “Por ejemplo en vegetarianos puros, el consumo de proteínas debe ser esencial; el aporte proteico puede ser del reino animal o vegetal, pero salvo la soja el reino vegetal no aporta aminoácidos esenciales, imprescindibles para el ser humano, por lo tanto toda dieta debe aportar proteína animal. Las carencias de vitaminas y minerales pueden generar complicaciones a lo largo de la dieta”, aseguró.

Consultado acerca de qué debe tener en cuenta una persona al encarar un plan de adelgazamiento, Muzzio destacó que “el momento oportuno para adelgazar incuestionablemente lo debe poner el paciente, no sirve que el médico o algún familiar o amigo le diga al paciente que debe bajar de peso, es necesario el ‘click’ que dice cuándo quiero y debo bajar de peso, ni antes ni después”. Esto es porque, según el especialista, “para hacer un tratamiento efectivo el paciente debe estar anímicamente preparado para realizar un esfuerzo de dejar de lado todo aquello que le apasiona comer y disfrutar. Al estar abierto a realizar un tratamiento para adelgazar no se necesitarán medicamentos anorexígenos como anfetaminas o derivados, sólo el estar preparado y consultar con un buen profesional que lo sepa guiar es suficiente, los resultados harán el resto”.

Sobre alimentos prohibidos y efecto rebote

“En una dieta no hay alimentos prohibidos, sólo alimentos que tienen muchas calorías o pocas calorías y eso implica que con pocas cantidades el aporte diario estará cubierto y eso llevará a no poder comer el resto de los alimentos necesarios para completar un adecuado balance nutricional”, explicó Muzzio, y destacó: “Es por eso que una dieta debe contener alimentos que aporten pocas calorías en mucho volumen, ya que así se genera saciedad digestiva”.

De lo contrario, si alguien hace una dieta muy restrictiva y baja de peso, al abandonarla y volver a comer lo que estaba acostumbrado y agregar el mecanismo de ansiedad contenido “eso lleva a recuperar el peso perdido”.

http://www.infobae.com/2013/09/06/1507094-los-riesgos-la-salud-seguir-una-dieta-hipocalorica