Llegan espléndidos a los 70 años y son cada vez más

Fueron jóvenes en los 60 y desafían el calendario con plenitud. El ícono es Mick Jagger, pero sobran ejemplos. En el país, 2 millones de personas tienen setenta y pico

POR MARIANA IGLESIAS
Clarín
18/8/13

Mick Jagger cumplió 70 en plena gira y mostró que sus contorsiones son las de siempre. Bob Dylan pasó los 70 sin bajarse de su gira interminable. Lo mismo Leonard Cohen. En breve llegará al Luna Park Ringo Starr con su banda de mayores de 70. Paul Simon sacó Songwriter post 70 y aseguró que era uno de sus mejores discos. Estos tipos no se asemejan a la imagen clásica de los setentones. Será que están rompiendo con eso. Y no es casual. Fueron los jóvenes que en los 60 patearon el tablero. Y aquí están, una vez más, poniendo las cosas en orden, o en desorden. Como a ellos les gusta.

Los nuevos 70 muestran seres activos, creativos, inquietos, movedizos, saludables, esperanzados (claro, quienes tienen los recursos para lograrlo y viven en los lugares apropiados. La esperanza de vida en el Chaco es de 70 años, esta nota no habla de ellos). Pero lo cierto es que hay casi dos millones de argentinos de setenta y pico, y ya representan el 4,5% de la población. En general se los ve muy bien.

Los especialistas dicen que los 70 de hoy son como los 50 de ayer. De hecho en el censo de 1960 la esperanza de vida no los alcanzaba: era de 66 años. Ni hablar de un siglo atrás, cuando se aspiraba a vivir hasta los 48 años y los mayores de 70 no llegaban ni al uno por ciento de la población.

“Quienes hoy tienen 70 años forman parte de un grupo particular. Nacieron en los 40, y fueron educados en los gloriosos 60. Los modernos de aquella época son los abuelos modernos de hoy -explica a Clarín Ricardo Iacub, titular de la Cátedra Psicología de la Tercera Edad y Vejez de la Universidad de Buenos Aires (UBA)-. Entran a los 70 con mucha esperanza, y la filosofía de vida cambia el cuerpo. Esta nueva tendencia de seguir siendo activos mantiene muy bien a la gente. Los viejos hoy tienen cuerpos juveniles porque hacen actividad física mientras que antes los adultos no hacían actividad física. Eso es nuevo”.

Los de 70 no sólo se mueven. También son tecnológicos, mandan mails, tienen Facebook. Manejan en las rutas, organizan viajes. Además, son abuelos cariñosos, porque fueron padres cariñosos, los primeros, los que cortaron con la educación rígida y autoritaria de sus propios padres. Son los que enarbolaron el sexo por placer de una buena vez.

También fueron la primera generación que se animó al psicoanálisis, y muchos hoy siguen acudiendo a la terapia para enfrentar esta nueva etapa que los encuentra jubilados, con tiempo libre, varios nietos y ciertos achaques que tratan de soslayar, porque si hay algo que no quieren es ser una carga para nadie.

“Son la vanguardia de lo que es ser mayor. Siguen siendo la generación revolucionaria. Tienen una mirada diferente de la vida. Por eso se permiten disfrutar y su relación con el ocio es distinta a la de las generaciones anteriores, metidos en la lógica del trabajo. Hoy se llega a los 70 con la perspectiva de que es una etapa que vale la pena. Es el derecho a la pereza”, sostiene Iacub.

El especialista hace hincapié en el nivel de instrucción de esta generación, en la que todos terminaron el secundario, y muchos, un terciario o la universidad. “La formación incide mucho en la salud y en el cuidado personal”. También en el espíritu. Muchas de estas mujeres siguieron carreras o al menos han trabajado, con lo cual, se sienten realizadas. “Han vivido muchos cambios en la vida. Por eso son flexibles. Es una generación que se construye permanentemente”, agrega Iacub.

Graciela Zarebski, directora de la carrera de Gerontología de la Universidad Maimónides, trasmite un pensamiento prototípico de hombres de 70 que hacen actividades en la universidad: ¨ Mi papá no llegó a los 70 y la imagen que tengo de él a los 67 era de un viejo enfermo y jubilado de la vida productiva, con grandes limitaciones físicas. En mi caso siento que si bien tengo algunos achaques propios del desgaste del cuerpo, estoy en plenitud, en mi mejor productividad, cosechando lo que sembré en lo familiar, disfrutando de vínculos de hijos y nietos, viendo su crecimiento y sus logros. Las enfermedades crónicas están controladas por los avances de la medicina. Me quedan por delante proyectos de viaje y disfrute”.

Zarebski creó el cuestionario “Mi Envejecer”, que empieza “Cuando tenga 70 años…”. “Hace 15 años muchos respondían: ‘si llego’… Hoy en día no se pone en duda, la expectativa es que se llega. La cuestión es cómo: hay expectativas positivas y negativas”, dice Zarebski, y cita a Lewis Wolpert, un reconocido biólogo inglés: “Quienes temprano en la vida ven la vejez como una pesadilla tienen, cuando viejos, más riesgo de infarto y otros problemas cardíacos. Por el contrario, quienes la ven con buenos ojos viven, en promedio, siete años más”.

Aleluya .

http://www.clarin.com/sociedad/Llegan-esplendidos-anos-vez_0_976702477.html