¿Nos lavamos bien las manos?

Suena raro hacerse esta pregunta entre adultos. Pero a veces, los errores se cometen precisamente en las cosas más sencillas, ya que debido a su sencillez bajamos la guardia ante ellas. Una de esas cosas es lavarse las manos. Es un acto tan simple que a menudo lo hacemos de modo automático, sin casi darnos cuenta. Esto y las prisas hacen que lavarse las manos sea por regla general una acción muy rápida. Demasiado rápida a juzgar por los resultados de una nueva investigación.

Noticias de la Ciencia y la Tecnología
Miércoles, 24 julio 2013

En este estudio, realizado en una muestra de población de Estados Unidos pero cuyos resultados a buen seguro reflejan la realidad en muchos otros países, los resultados indican que solamente el 5 por ciento de las personas que usaron un cuarto de baño se lavaron las manos el tiempo suficiente para matar a los gérmenes que pueden causar infecciones.

Por si eso no fuera lo bastante desalentador, el 33 por ciento no usó jabón y el 10 por ciento directamente no se lavó las manos. Los varones fueron en particular los peores en cuanto a lavarse las manos correctamente.

El estudio, basado en observaciones de 3.749 personas en lavabos de locales públicos, lo ha efectuado el equipo de Carl Borchgrevink, JaeMin Cha y SeungHyun Kim, de la Universidad Estatal de Michigan, en Estados Unidos.

Lavarse las manos es la más eficaz de las acciones sencillas que pueden realizarse para reducir la propagación de enfermedades infecciosas. La sabiduría popular ya lo dice desde hace mucho tiempo, pero también lo corroboran las autoridades sanitarias, incluyendo por ejemplo las de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en Estados Unidos. Desde esta red sanitaria se hace hincapié en el hecho de que son necesarios de 15 a 20 segundos lavándose las manos con jabón vigorosamente para lograr una eliminación eficaz de gérmenes. El no lavarse lo suficiente las manos contribuye a casi el 50 por ciento de los brotes epidémicos de enfermedades que se transmiten a través de la alimentación. A pesar de ello, en el nuevo estudio se ha constatado que, en esa muestra de población, en promedio, las personas se lavan las manos durante tan solo unos 6 segundos.

El estudio es uno de los primeros de su tipo en los que se toman en cuenta factores tales como la duración del lavado de manos y si las personas usan o no jabón.

Entre los hallazgos específicos sobre la higiene de la gente en los cuartos de baño de locales públicos, destacan los siguientes:

El 15 por ciento de los varones no se lavó las manos. En las mujeres, ese porcentaje fue del 7 por ciento.

Cuando se lavaron las manos, sólo el 50 por ciento de los hombres usó jabón. En las mujeres, ese porcentaje fue del 78 por ciento.

Las personas fueron menos proclives a lavarse las manos si el lavabo donde iban a hacerlo estaba sucio.

El lavado de manos fue más común en las horas más tempranas del día. Borchgrevink cree que esto puede denotar que las personas que salieron a cenar o a tomar unas copas por la noche se encontraban más relajadas y que por eso el lavarse las manos les resultó menos importante.

Las personas fueron más proclives a lavarse las manos en presencia de carteles que alentaban a hacerlo.

http://noticiasdelaciencia.com/not/7789/_nos_lavamos_bien_las_manos_/
http://msutoday.msu.edu/_/pdf/assets/2013/hand-washing-study-1.pdf