Leer y escribir hace que el cerebro se deteriore hasta un 48% menos

Leer hace bien porque no sólo nos vuelve más inteligentes sino que es bueno para el cerebro y nos preserva del riesgo de deterioro cognitivo, de la pérdida de memoria y de la demencia en general, sobre todo en la gente mayor. Por eso, los que siempre se burlaron de este buen hábito de las “r atas de biblioteca” o los “devoradores de libros” tendrán que cambiar de idea

LA STAMPA. 09/07/13
Clarín

Esto es respaldado por un nuevo estudio recientemente publicado en Neurology, la revista médica de la Academia de Neurología de los EEUU, en el cual se prueba que las actividades que involucran y estimulan el cerebro como la lectura –pero también la escritura u otras actividades afines– pueden resultar beneficiosas a todas las edades pero, sobre todo, pueden preservar las funciones cognitivas con el avance de la edad.

“Nuestro estudio –explica Robert Wilson, del Centro Médico de la Rush University de Chicago– sugiere que mantener en ejercicio el cerebro, participando en actividades de este tipo a lo largo de toda la vida de una persona, desde la infancia hasta la vejez, es importante para la salud del cerebro a edad avanzada”.

En este trabajo se reclutó a 294 personas de edad avanzada, que fueron seguidas durante un promedio de 6 años, desde el inicio del estudio hasta la fecha de su muerte, a una edad media de 89 años. Antes del inicio del experimento, los participantes respondieron a un cuestionario para declarar si habían leído libros y si habían escrito y participado en otras actividades estimulantes para la mente en la infancia, adolescencia, mediana edad y su edad actual. Posteriormente, durante los años que duró el estudio, fueron sometidos a tests para evaluar la memoria y el pensamiento. Después de su muerte, se examinaron sus cerebros por medio de autopsias para detectar pruebas de signos físicos de demencia como lesiones, placas cerebrales y ovillos.

Los resultados de la investigación demostraron que las personas que tomaron parte en actividades estimulantes para la mente, tanto durante la infancia como el resto de su vida, presentaron una tasa más lenta de deterioro de la memoria que aquellas que no participaron –o participaron poco– en esas actividades a lo largo de su vida.

Los datos fueron evaluados también después del ajuste basado en los distintos niveles de placas y ovillos hallados en el cerebro durante la autopsia.

Específicamente, los científicos descubrieron que la actividad mental representó casi 15% de la diferencia en el deterioro cognitivo, por encima de lo que podía deducirse de la presencia de placas y ovillos del cerebro. La tasa de deterioro mental se redujo un 32% más en las personas con actividad mental frecuente, aun más tarde en la vida, que en personas con actividad mental media. Para las personas que tenían una actividad mental poco frecuente, la tasa de deterioro fue 48% más veloz que en el caso de las personas con actividad media, lo que demuestra la importancia de mantener el cerebro ocupado con este tipo de actividades.

“En base a lo que hemos descubierto, no debemos subestimar los efectos de actividades cotidianas como la lectura y la escritura, en nuestros hijos, en nosotros mismos, y en nuestros padres y abuelos”, subraya Wilson.

Traducción: Cristina Sardoy
http://www.clarin.com/sociedad/Leer-escribir-hace-cerebro-deteriore_0_952704747.html