Contra la discriminación hacia los adultos mayores

DIARIO POPULAR, lunes 1° de julio de 2013

ADVIERTEN LA NECESIDAD DE DESNATURALIZAR ESTE TIPO DE MALTRATO

CONTRA LA DISCRIMINACIÓN HACIA LOS ADULTOS MAYORES

Especialistas destacan los daños que provocan los prejuicios contra la vejez, que atentan en la mirada que el adulto mayor tiene sobre sí mismo y pares, y no permite una identificación saludable para las futuras generaciones.

POR NATALIA MUÑIZ

Cuando se habla de maltrato contra las personas adultas mayores se suele pensar en el abuso psicológico, físico y económico, que si bien aún están invisibilizados socialmente -y de ahí la importancia del Día de Toma de Conciencia contra el Abuso y Maltrato en la Vejez- no se considera el daño que provocan los prejuicios, la falta de consideración, valoración y la discriminación en una época donde se exalta el valor de la juventud, muchas veces, en detrimento de la vejez.
Consultado por el tema, el doctor en Psicología, especialista en Mediana y Vejez, Ricardo Iacub, explica que hay tres niveles de violencia: la estructural, la directa -psicológica, la física, la extorsión- y cultural.
Respecto a la última destaca que “socialmente no se da cuenta que el grupo de adultos mayores tiene altos niveles de discriminación. Se naturalizó de tal manera que hasta se dice ‘crema anti-age’, o frases como ‘que feo que es ser viejo’, ‘no quiero decir mi edad’”.
“La gente dice ‘no es para tanto’, pero hay una lectura negativa dela vejez. Y uno de los factores que tienen los adultos mayores es que son parte de sus propios discriminadores porque dicen ‘no me quiero sentir viejo’, ‘estar con viejos’. La palabra viejo está mal vista y es un grave problema si la propia palabra que me distingue la veo como algo negativo o la cosifico, la ligo a cosas en desuso. Esto habla que no terminamos de tomar conciencia de la importancia de reafirmarse y sentir orgullo” de lo que se es, afirma Iacub,titular de la cátedra de Psicología de la Tercera Edad y Vejez, dela Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires.
Asimismo manifiesta: “Tenemos que desnaturalizar estas cuestiones; por suerte hemos ganado muchas batallas respecto a la violencia contra los mayores y hay que ir cada vez más a fondo, desterrar prejuicios,distinguir que envejecimiento no es enfermedad -porque aún hay gente que lo sigue confundiendo- y una cosa es combatir cierta patología que puede ser más habitual a una edad y otra es tener que combatirlas arrugas que no son una enfermedad sino una cuestión meramente estética ligada a los imperativos culturales de una época”.
Al respecto señala que “hay que generar conciencia que la vejez es una buena etapa de la vida a pesar de algunos aspectos que quizá complique a algunos, puede haber un poco más de ñañas, dolores,pero es una buena etapa y hay que construirla culturalmente”.

.-El empoderamiento

Para esta reconstrucción del significado de la vejez, la educación permanente, el empoderamiento de las personas mayores, las relaciones intergeneracionales y la visibilización de los nuevos modelos es fundamental.
En este sentido, Iacub señala: “El empoderamiento personal es poder deshacer la opresión interiorizada, sacarse los prejuicios y cuestiones negativas que uno tiene dentro como adulto mayor porque termina generando violencia contra sí mismo. Si yo pienso que estoy viejo para o no sirvo para nada estoy violentándome a mí mismo. Y el empoderamiento implica una mayor autoestima y autonomía”.
“Yo sigo el ejemplo de las grandes luchas del siglo XX y las que se siguen aún como es la de la mujer (por la igualdad de derechos), hay que recuperar el orgullo de ser viejo, la seguridad, armarse en grupo como un conjunto que sepa defenderse, tener herramientas, y si bien estamos en una construcción social que muchas genera violencia cultural y los invisibiliza, ellos van a ser más capaces” de contrarrestarla.

.-Recuadro: Programa de empoderamiento

El INADI y la cátedra de Psicología de la Tercera Edad de la Facultad de Psicología de la UBA firmaron un convenio para trabajar en un programa de inclusión de los adultos mayores en colectividades y organizaciones comunitarias. “Armamos una mesa intersectorial para formar a los adultos mayores y referentes en el tema de empoderamiento y discriminación a fin que ellos mismos puedan visibilizar qué lugar se les da dentro de las instituciones”,destacó el titular de la cátedra, Ricardo Iacub. Participan las comunidades de pueblos originarios, afrodescendientes, judía,armenia, rusa, alemana, danesa, españoles, paraguayos, peruanos y uruguayos.
El interventor del INADI, Pedro Mouratian, indicó: “los adultos mayores son actores fundamentales en el quehacer cotidiano y no solo tienen mucho por transmitirnos, contarnos y enseñar sino que ellos también son promotores de muchos temas”.
Entanto, la decana de la Facultad, Nélida Cervone, señaló que se apunta a “un cambio cultural”.

.-Recuadro: Prejuicios que atentan contra la vejez

Cotidianamente escuchamos comentarios y observamos actitudes atribuibles a prejuicios y estereotipos negativos que atentan contra un envejecimiento activo. Estas imágenes erróneas que aún circulan socialmente afectan contra la imagen que la persona mayor tiene sobre sí misma y sus pares y no permite una identificación saludable -ni real- para las otras generaciones.
La vejez es una enfermedad: Falso. El envejecimiento comienza desde el nacimiento. Es un proceso gradual, natural, universal e inexorable.

Las personas mayores son como los niños: Falso. Se infantiliza a este colectivo social.

No tienen nada para aportar: Falso. Los adultos mayores, así como todos los grupos etáreos tienen mucho para aportar a la sociedad. Lo vemos en el barrio, la familia, las instituciones educativas, deportivas, artísticas, recreativas, gremiales, políticas, entre otras.

No pueden manejar bienes ni dinero: Este prejuicio permite el abuso financiero -explotación, aprovechamiento o despojo de los fondos y/o patrimonio-, uno de los que más crece.

No se puede aprender nada nuevo: Falso. Numerosas son las investigaciones que demuestran los beneficios de una educación permanente. Asimismo, cada año crece la demanda de los cursos y talleres para adultos mayores, y entre los más solicitados se encuentran las de Tecnologías de Información y Comunicación.

Vamos a terminar en un geriátrico: Falso. El índice de institucionalización es bajo, el 1,5%. El 86% de los adultos mayores argentinos habita en casa o departamento; el 85% reside en viviendas propias.
No tienen sexualidad. Con este prejuicio se coarta la libertad sexual de las personas mayores y se impide realizar una correcta tarea de prevención contra enfermedades de transmisión sexual.

Los adultos mayores se asemejan: Falso. Este grupo poblacional es el más heterogéneo dado que cada envejece como ha vivido y entran en juego distintas variables.
.-Dato: 25% de la población argentina tendrá 60 años o más en los próximos 35 años.