La sal como factor de riesgo

La ONU celebra cada 7 de abril el Día Mundial de la Salud, que este año se ha consagrado a promover mayor conciencia preventiva sobre el consumo del cloruro de sodio -la sal común-, uno de los determinantes del 45 por ciento de los infartos que ocurren globalmente.

Editorial de La Nación
Domingo 28 de abril de 2013

El infarto, como la insuficiencia renal o la trombosis cerebral, son parte de los riesgos a los que se expone quien hace empleo excesivo de sal en los alimentos que ingiere. Ese consumo no debería exceder los 5 gramos, según sostiene la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero en nuestro país el promedio sobrepasa los 11 gramos, de acuerdo con una evaluación de la cartera de Salud de la Nación.

Ese plus incrementa los factores de riesgo cardiovascular. Uno de ellos es la hipertensión arterial, enfermedad que, al no ser tratada, cuando se revela, lo hace con complicaciones severas. Por ese motivo, se aconseja preventivamente controlarla periódicamente. Su correcto diagnóstico exige tomarla en diferentes días y momentos, pues los datos aislados no son significativos. También conviene tener en cuenta que la presión puede aumentar en condiciones normales: cuando se realizan esfuerzos físicos, se soportan bajas temperaturas, se padecen emociones intensas o situaciones de estrés. Un tercio de los adultos son hipertensos y anualmente fallecen 50.000 personas en el país por este factor de riesgo cardiovascular, cifra que se reduciría en un 25% si se lograra que la población redujera en 3 gramos el consumo diario de sal.

Es preciso destacar que el Estado debe ocuparse de regular la cantidad de sal en los alimentos procesados. En ese sentido, el Ministerio de Salud propuso a la Coordinadora de la Industria de Productos Alimenticios la reducción de ese condimento en aquello que elabora. La ciudadanía, por su parte, debe aprender a conocer lo que ingiere y a familiarizarse con la lectura de la composición de los alimentos procesados..

http://www.lanacion.com.ar/1577035-la-sal-como-factor-de-riesgo