El ruido aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares

Un estudio afirma que por cada decibel que excede el límite suben 5,3% las internaciones.

Clarín
LA VANGUARDIA. 28/04/13

Millones de habitantes de las grandes ciudades conviven a diario con ruidos que sobrepasan los 65 decibeles (dB), el umbral de ruido diurno establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y por cada decibel que supera ese límite aumentan el 5,3% los ingresos hospitalarios, sobre todo por causas cardiovasculares.

Según el informe Ruido y Salud, elaborado por el Observatorio Salud y Medio Ambiente español, estar sometido a ruido genera estrés, ansiedad, alteraciones del sueño y problemas cardiovasculares que acortan los años de vida.

Según datos de la OMS, se calcula sólo que en Europa cada año se pierden 587.000 años de vida por las molestias que produce el ruido. “A estos hay que sumar hasta un millón de años perdidos por trastornos del sueño provocados por el ruido o 61.000 por cardiopatía isquémica”, según Jesús de la Osa, coordinador del informe.

El informe recoge estos datos que ponen en evidencia que la exposición a altos niveles de ruido puede provocar problemas de salud, como alteraciones del sueño o pérdida auditiva, pero cada vez más los especialistas alertan de la relación entre la exposición al ruido y la aparición de otras enfermedades como estrés, ansiedad y problemas cardiovasculares.

Según De la Osa, si nos exponemos a niveles de ruido diurno por encima de los 65dB de forma continua, puede generarnos “estrés crónico, con las consecuencias que esto puede tener sobre la salud”.

La principal molestia producida por el ruido es “la alteración del sueño, además de la aparición de trastornos psicológicos como estrés o ansiedad”, según el especialista, quien añade que “por la noche la OMS marca un nivel de ruido inferior a 30dB durante 8 horas para garantizar el sueño”.

“En zonas con altos niveles de ruido se ha comprobado que aumentan los ingresos hospitalarios un 5,3% por cada decibel que se sobrepase el límite de los 65dB, principalmente por problemas cardiovasculares, según un estudio del Instituto de Salud Carlos III”, ha señalado De la Osa.

“Hay evidencia científica de que algunas afecciones –como cardiopatías isquémicas, hipertensión, e incluso algunos infartos cerebrales– podrían tener su origen en la influencia del ruido sobre nuestro organismo”, añade.

Aunque la principal causa de pérdida de audición ha sido hasta ahora la exposición al ruido en el entorno laboral, en los últimos años han aparecido otras fuentes de ruido como causantes de un alto número de trastornos auditivos en la población. El uso de reproductores de música con auriculares, el gran volumen del sonido en conciertos, cines, boliches o bares se han convertido en una fuente de daño acústico, que afecta principalmente a los jóvenes.

Según diversos estudios recopilados en el informe Ruido y Salud, entre el 5% y el 10% de las personas que escucha música con auriculares acaba experimentando pérdida auditiva u otros trastornos. Muchos de estos jóvenes acabarán sufriendo presbiacusia (pérdida auditiva por la edad) ya entre los 40 y 45 años, en vez de ser entre los 60 y 65 años habituales.

http://www.clarin.com/sociedad/ruido-aumenta-riesgo-problemas-cardiovasculares_0_909509182.html